Necrológicas
  • José Germán Cariñanco Mansilla

“Jaula”

Por La Prensa Austral Sábado 26 de Noviembre del 2022

Compartir esta noticia
89
Visitas

Guillermo Muñoz Mieres
Periodista

 

2022, España

Dirección: Ignacio Tatay

Protagonistas: Elena Anaya, Pablo Molinero, Eva Tenear, Carlos Santos

En Netflix

Paula y Simón lo tienen casi todo para ser felices. Tienen una vida acomodada en un barrio residencial alejado de la ciudad y protegido por el bosque. De vez en cuando frecuentan y son frecuentados por vecinos y amigos en su amplia casa, quizás demasiada para dos, y el “casi todo” es la imposibilidad por años de concretar ser padres y decir por fin que son una familia. 

Por eso, cuando en la mitad de la noche una niña descalza se les atraviesa en la carretera- y en sus vidas- la posibilidad de ensayar como padres se les presenta como una señal del destino. De la niña no saben nada, las autoridades policiales tampoco, no habla, sólo que responde al nombre de Clara, y se desplaza siguiendo líneas marcadas por tiza, las cuales no atraviesa porque quizás algún monstruo la puede atacar. Cuando Paula y Simón deciden acogerla en su hogar, el futuro de ellos se vuelve tan oscuro y desconocido como el pasado mismo de Clara. 

Esta es la trama de “Jaula”, la ópera prima del realizador español Ignacio Tatay y que viene apadrinada en la producción por Alex de la Iglesia, uno de los más notables realizadores que haya legado España en las últimas décadas y cuya firma es un sello de garantía y calidad para el espectador.

En su tratamiento de la historia, a  través de su atmósfera, fotografía y música, “Jaula” se desplaza y confunde entre el cine de terror y el thriller, los cuales sin ser lo mismo, pueden llegar a ser igual. Desde los primeros minutos, el relato replica las convenciones de aquellas películas de terror donde el personaje infantil de origen desconocido se convierte en la perturbación del hogar familiar, para después avanzar por el territorio del thriller psicológico donde un personaje, casi siempre mujer, puede estar confundiendo las fronteras de su imaginación con la realidad.

Esta manipulación se rompe a los 76 minutos  para ingresar de forma abrupta a una manipulación mayor como es el territorio del suspenso,  donde la verdad de todo es sólo revelada para los espectadores. Es el territorio del cineasta y maestro del suspenso, Alfred Hitchcock, sea “Vértigo”, “Psicosis”, “La ventana indiscreta” o “Frenesí”. Es el ejemplo de la bomba bajo la mesa mientras dos tipos conversan. Ellos no lo saben, pero el público sí. He allí el suspenso.

Pero en el fondo, y bien en el fondo,   “Jaula” esconde en su forraje de película de género una idea sobre el pedregoso y confuso camino a la maternidad, reflejada en Paula, personaje intensamente interpretado por Elena Anaya, quien, con la misma obsesión por querer ser madre, a costa incluso de ocultárselo a Simón, decide confiar en Clara hasta las últimas consecuencias. Paula es la protagonista que, sea cual sea el resultado, ya decidió.

“Jaula” es una película de escenarios acotados y precisos, donde nada sale más allá de la casa de Paula y Simón, el recinto policial, la carretera, la casa de los amigos. En todos ellos avanza el relato sin contratiempos ni esfuerzos por explicar y encontrar razones del origen de todo. Es manipulación pura y entretenida. Bueno, así es el cine. Simplemente ocurre el día menos pensado y, como sea, hay que llegar a un final.