Necrológicas
  • Carlos Alberto Cárdenas Bahamonde

Con fervor y entusiasmo niños y niñas vivieron su Primera Comunión

Por La Prensa Austral Viernes 9 de Diciembre del 2022

Compartir esta noticia
575
Visitas

La fiesta de la Inmaculada Concepción, se vivió ayer con mucho fervor y entusiasmo en parroquias y capillas, a través de la ceremonia en que niños y niñas recibieron el sacramento de la Primera Comunión. En distintas iglesias era posible ver que los escolares vestidos de blanco esperaban emocionados el momento de comulgar por primera vez.

En el Santuario María Auxiliadora Don Bosco fueron 23 los que recibieron el Cuerpo de Cristo, mayoritariamente niñas. Todos se prepararon durante todo este año en sesiones que se realizaban los días sábado. En esta parroquia fueron cinco los catequistas a cargo de la preparación, según explicó Jonathan González: “Comenzaron alrededor de 18 y se fueron sumando hasta llegar a 23, desde que estoy siempre son entre 20 y 30 niños. El año pasado, la catequesis la hicimos de manera online, aunque la ceremonia fue presencial, pero este año retomamos el proceso completo”.

Hace una semana comenzaron a ensayar para la ceremonia religiosa, que fue oficiada por el párroco Germán Balboa. En el grupo destacaron las hermanas venezolanas Gusmairy Campos, de 14 años, y Naimah Naim, de 11, ambas estudiantes de la Escuela España. “Fue muy bonito, porque desde muy pequeña esperaba este día, desde los 9 años no había podido hacer mi Comunión, porque un año me tuve que ir a Colombia a vivir con mi abuela. Estuvo muy hermoso, sentí que me acercaba más a Dios”, expresó Gusmairy. En tanto, Naimah añadió que “sentí mucha emoción, casi lloré cuando me dieron el cuerpo y la sangre de Cristo, siempre esperé este momento”. Las dos niñas fueron acompañadas de sus padres, Keila Campos y Edward Villasmil.

Para Ricardo Naimán Alvarado, “fue muy emotivo, no esperaba tanta gente y me puse muy nervioso. Sentí felicidad, una emoción muy grande. Sobre el proceso, fue divertido, incorporaron juegos, actuaciones y aprendí algunos rezos”, recordó el estudiante de sexto básico en la Escuela Juan Williams, quien estuvo acompañado de sus padres Jacqueline y Ricardo.

En tanto, Vicente Calisto reveló que “sentí que lo que hice estuvo bien, para poder llegar al cielo y estar con mi hermano y que Jesús entrara a mi corazón. Aprendí de las cosas de Dios, el credo, el Ave María”, apuntó el estudiante del Colegio Punta Arenas, cuyos padres Vanessa y Mauricio comentaron que “él quiso inscribirse, fue un proceso muy bonito y agradecidos de la acogida de la parroquia y los catequistas. La ceremonia fue muy amena y familiar”.

Acompañado de su madre Sandra Maulén, la estudiante de cuarto B del Liceo María Auxiliadora, Rocío Queipul reconoció que tras recibir la Comunión “sentí que estaba nerviosa, porque no sabía cómo iba a saber la pastilla (en referencia a la hostia), no me gustó mucho, sabe a cereal Zucarita, y el vino no es bueno”.

Finalmente, Javiera Peña Muñoz, de la Escuela Juan Williams engañaba con su altura, pero sólo tiene 11 años. Acompañada de sus papás Antonia y Osvaldo, expresó: “Me gustó, me sentí feliz y alegre. Nos preparamos todo este año, y nos enseñaron a respetar a los demás y creer en Dios”.