Necrológicas

– Ramón Alberto Carrasco Fuentealba

– Perina Yankovic Kuscic

A la cárcel sujeto que delinquió haciéndose pasar por su hermano

Viernes 6 de Enero del 2023

Compartir esta noticia
2,056
Visitas

Ayer fue formalizado por tres hechos, uno de ellos dio cuenta de la violenta irrupción a un inmueble, pistola en mano.

Se identificó con dos nombres distintos, aunque manteniendo los apellidos, los mismos con los que -cédula de identidad en mano- había comparecido en diciembre pasado ante el tribunal y logrado recuperar su libertad por no mantener antecedentes

Llegar hasta la decisión de imponer la prisión preventiva significó un largo transitar debido a la cantidad de antecedentes con que cuenta el imputado.

De hecho, a las tres causas que registró como menor de edad, suma otras dos por asalto y varias otras por delitos similares. A ello, se agrega lo revelado en la audiencia de ayer en el Juzgado de Garantía, donde -a diferencia de lo que se señaló durante su detención el pasado martes- las imputaciones en su contra eran aún más graves de lo que se presumía.

Rodrigo Lara Aguilar mantenía tres órdenes de detención vigentes, y aunque no por homicidio como se informó en algún momento, sí por usurpación de nombres, por robo con violencia y porte de arma de fuego. También mantiene tres causas abiertas, por hurto, hurto simple y amenazas.

La aprehensión de este aún joven de 26 años ocurrió en circunstancias que fue sometido a un control por parte de Carabineros en horas de la madrugada. Se identificó con dos nombres distintos, aunque manteniendo los apellidos, los mismos con los que -cédula de identidad en mano- había comparecido en diciembre pasado ante el tribunal y logrado recuperar su libertad por no mantener antecedentes.

El fiscal Felipe Aguirre Pallavicini expuso que al, menos en ambas oportunidades, Rodrigo Lara actuó utilizando la identidad y la documentación de su hermano, quien no mantiene temas pendientes con la justicia, no tiene relación con su familiar y sufrió la sustracción de su carné hace algunas semanas (desde el cajón de la vivienda que comparte con la madre de ambos). La similitud física y la diferencia mínima de edad también fueron factor.

Sin embargo, el ilícito quedó en evidencia luego que tras el control de Carabineros, Lara cometiera el error de llevar un arma de fuego en su cinturón. El hecho fue observado por el personal policial, procediéndose a la aprehensión y a tomar los recaudos necesarios durante su permanencia en el cuartel de la Primera Comisaría.

Las tres imputaciones

Eran tantos los antecedentes, que la Fiscalía se vio en la necesidad de solicitar la ampliación de la detención por 48 horas.

De esta manera, ayer el abogado Felipe Aguirre formalizó por tres hechos. El primero ocurrido hace algunos meses, luego que una persona conociera a través de redes sociales que los artículos fotográficos que le habían sido sustraídos (avaluados en $4 millones) estaban a la venta. Un contacto telefónico y un encuentro con el vendedor, el propio Lara, llevaron a su detención. Su comparecencia se daría bajo la identificación de su hermano. Por tal razón, fue formalizado por recepción de especies, usurpación de identidad y obstrucción a la justicia.

El segundo hecho

El segundo delito tiene que ver con un violento incidente, el cual se pudo conocer a través de las pruebas aportadas al tribunal, entre las cuales figura un registro de cámaras donde se observa el actuar de Lara junto a otras dos mujeres, su pareja y una amiga.

El fiscal señaló que los dos primeros arrendaban un departamento, el que el pasado 5 de diciembre entregaron a su propietaria luego de mantener una serie de diferencias que terminaron de la peor manera.

Un llamado telefónico a la joven pareja del imputado por parte de su arrendataria alertó que sus pertenencias estaban afuera del inmueble y que debían ser retiradas de inmediato. La reacción no se hizo esperar. La mujer, acompañada de la amiga y el imputado, se apersonaron destruyendo dos cámaras de seguridad e irrumpiendo en el domicilio de la propietaria. La exigencia de un televisor que no estaba entre las pertenencias, y del dinero de la garantía, generaron un violento altercado que llegó a los golpes y a que Lara extrajera su arma para intimidar y amenazar a la arrendataria. La llegada de vecinos motivó la huida del trío.

El tercer incidente

El tercer hecho es el que dice relación con su detención por Carabineros en la intersección de calles Suiza con José González, oportunidad en que además de identificarse con el nombre de su hermano, portaba la misma arma de fuego, marca argentina, calibre 22 y sin registro en Chile, que había utilizado al momento de irrumpir en la casa de la mujer antes mencionada.

Con los antecedentes expuestos, el fiscal Aguirre solicitó la prisión para el imputado en base al peligro que su libertad representa para la sociedad y para sus víctimas, además del peligro de fuga.

Además, se fijó un plazo de investigación de 120 días.

Sus causas más recientes
En octubre de 2015 Lara Aguilar fue condenado a 5 años de privación de libertad. Cuatro meses antes junto a otras dos personas golpearon a un joven de 18 años para sustraerle especies. El hecho ocurrió en calle Jorge Montt con Manantiales

Tras esto, el trío se dirigió hasta el Punto Copec de Avenida Bules con José González, donde intimidaron a un trabajador y sustrajeron $181.000, artículos y objetos personales de esta nueva víctima. Al huir del lugar, uno de ellos agredió con arma blanca al trabajador. Horas después fueron detenidos por Carabineros.

En noviembre de 2018, cuatros reclusos protagonizaron una riña al interior de la cárcel de Punta Arenas, oportunidad donde éste propinó una certera estocada a un compañero de módulo. El resultado fue una herida penetrante en la zona lumbar que lo dejó grave.

Lara fue formalizado por homicidio frustrado y fue sentenciado sólo a pagar una multa por lesiones menos graves y corte de arma cortante. Sin embargo, al establecerse que no contaba con recursos para cumplir con lo anterior, se le reemplazo por trabajados comunitarios, los que cumplió sólo a medias.

En medio de esto, cumplió la sentencia de 5 años y quedó en libertad.