Necrológicas

Enólogos destacan al vino más vendido en el verano europeo

Lunes 14 de Agosto del 2023

Compartir esta noticia
214
Visitas

Cuando las temperaturas alcanzan los 26 °C en Gran Bretaña, ocurren algunas cosas. La gente se quita la ropa y acude en masa a parques y piscinas. Y compran rosado. Según Majestic, el mayor minorista británico de vinos, los 26 °C son el punto exacto en el que las ventas de rosado superan a las de tinto y blanco. El año pasado, durante una ola de calor, la empresa vendió una botella cada 12 segundos.

El rosado es la bebida del verano por excelencia. Al igual que un margarita fuerte y picante, una copa fría de rosado pálido es el aperitivo perfecto. La gente lleva milenios bebiendo versiones de vino rosado, empezando por los antiguos griegos. Hace más de 2.000 años, los antiguos romanos empezaron a cultivar viñedos en la Provenza, en el sureste de Francia.

La Provenza sigue siendo el corazón del rosado. Con un 35% de la producción, Francia es el primer productor mundial de rosado. También es su principal consumidor: un tercio de las botellas de vino que se beben allí son de color rosado. En los últimos 15 años, las exportaciones de rosado provenzal han aumentado alrededor de un 500%. Cha teau d’Esclans vende cada año 10 millones de botellas que hacen la boca agua. lvmh, grupo de lujo propietario de varias casas de champán y bodegas de renombre, ha comprado en los últimos años Chateau Galoupet y ha adquirido participaciones en Château d’Esclans y Château Minuty, dos gigantes del rosado. En Estados Unidos, Whispering Angel, un vino rosado producido por Château d’Esclans, es el vino francés de cualquier tonalidad que más botellas vende.

Los viajes y las redes sociales ayudan a explicar la expansión mundial de este vino. Antes de la pandemia, Francia era el principal destino turístico del mundo. El vino pálido llegó a considerarse sofisticado gracias a eventos ostentosos como el Festival de Cine de Cannes. Homenajes en las redes sociales como #roséallday (una celebración de la bebida de día) y #brosé (un hashtag utilizado por los hombres que disfrutan del vino) han llamado la atención sobre la bebida. Los consumidores también se han dado cuenta de la versatilidad del vino, coincidiendo con Julia Child, una popular cocinera televisiva, en que “el rosado se puede servir con cualquier cosa”. Los rosados secos, agradablemente ácidos y refrescantes (a diferencia de las notas empalagosas que dan fama al rosado, habituales en variedades más baratas), pueden acompañar bien a muchas cocinas.

El rosado sigue siendo objeto de burla entre los enófilos. Se ha ganado el apodo ofensivo de “bitch diesel” (llamado así porque es rosa y se ha comercializado para mujeres). Según Sacha Lichine, presidente de Chateau d’ Esclans, cuando se acercó por primera vez a posibles distribuidores se encontró con un portazo en la cara: la gente tradicional “piensa que no es un vino de verdad. Creen que es un vino de Coca-Cola”, explica.

Barbara Drew, experta en vinos de Berry Bros & Rudd, el comerciante de vinos más antiguo de Gran Bretaña, sugiere que el rechazo del rosado por “no ser un vino serio” se debe en parte a que no suele envejecer tan bien como el tinto, por lo que no interesa a algunos coleccionistas e inversores. Pero estas disputas sobre su valor ignoran el papel central del rosado en la cultura veraniega. Disfrutarlo no es motivo de rubor.