Necrológicas

Las razones de Arabia Saudita para invertir una fortuna en el deporte

Lunes 14 de Agosto del 2023

Compartir esta noticia
143
Visitas
  • El reino dice que ayudará a diversificar su economía. Los críticos
    hablan de una monumental operación para “lavar” su imagen.

 

El 11 de agosto dará comienzo la temporada 2023-2024 de la mayor competición futbolística de Arabia Saudita, la Saudi Pro League. El torneo de la temporada pasada no fue precisamente un éxito de público. Sólo 9.300 aficionados asistieron de media a los partidos. En tres de las últimas cinco temporadas, el máximo goleador ha sido Abderrazak Hamdallah, un marroquí que no ha jugado en ninguno de los mejores clubes del mundo.

Pero esta temporada puede ser diferente. El equipo del Sr. Hamdallah, el Al Ittihad, acaba de fichar a Karim Benzema, ganador del Balón de Oro 2022 al mejor jugador del mundo, procedente del Real Madrid, y a N’Golo Kante, centrocampista estrella del Chelsea. Cristiano Ronaldo, cinco veces ganador del Balón de Oro, fichó en enero por el Al Nassr, otro club saudí, procedente del Manchester United. El ex extremo del Liverpool, Sadio Mané, se unió a él allí, mientras que el capitán del Liverpool, Jordan Henderson, fichó por el Al Ettifaq. La lista continúa. Los equipos de la liga saudí se han gastado este verano más de 480 millones de dólares en fichajes, lo que los ha catapultado entre los que más gastan en el fútbol mundial.

Los movimientos de la Pro League son sólo una parte de un impulso multimillonario de Arabia Saudita en el deporte mundial, respaldado por Muhammad bin Salman, conocido como MBS, príncipe heredero del país y gobernante de facto. La ambición de MBS es utilizar el deporte para modernizar Arabia Saudí y transformar la percepción que el mundo exterior tiene de este reino desértico de 36 millones de habitantes.

El despilfarro saudí se produce justo cuando la industria mundial del deporte se ve sacudida por la disrupción digital y una nueva ola de inversiones de capital privado. Los cínicos acusan a MBS de proyectos de vanidad y de “lavado de imagen deportivo”, es decir, de utilizar el deporte para blanquear la reputación del país por sus violaciones de los derechos humanos. Los funcionarios saudíes no aceptan estas críticas. Fahad Nazer, de la Embajada saudí en Washington D.C., afirma que la idea de que el país está lavando el deporte “no podría estar más lejos de la verdad”. A su juicio, tales afirmaciones apestan a “etnocentrismo”: todo se ha hecho pensando en Arabia Saudita y en sus ciudadanos, no en los occidentales.

Muchos observadores creen que estas medidas cambiarán no sólo Arabia Saudita, sino el deporte mundial en sí mismo, arrebatando la iniciativa a los estirados guardianes occidentales de equipos y torneos e introduciendo una nueva fuerza dinámica. El gasto se viene realizando desde hace varios años, pero hasta hace poco su alcance quedaba oculto por un enfoque disperso. Se han llevado a cabo inversiones y negociaciones en múltiples estratos de la industria deportiva, incluyendo la compra de jugadores, la adquisición de clubes extranjeros, el desarrollo de clubes nacionales y la compra o desarrollo de torneos en el país y en el extranjero.

Estos acuerdos han sido llevados a cabo por un grupo de entidades saudíes, entre ellas el propio gobierno, el Fondo de Inversión Pública (Pif), un fondo soberano, e incluso Saudi Aramco, la empresa petrolera más rentable del mundo. El alcance es impresionante, con al menos 10.000 millones de dólares gastados en media docena de deportes importantes.

Fútbol, golf,
automovilismo, tenis

En 2021, un consorcio liderado por Arabia Saudita se hizo con el control del Newcastle United, un equipo de la Premier League inglesa con historia pero en apuros, por 391 millones de dólares. Además de desarrollar su liga nacional, se especula intensamente con la posibilidad de que Arabia Saudí presente una candidatura para albergar la Copa Mundial de Fútbol, quizá en 2030, siguiendo los pasos de su vecina Qatar en 2022. Se cree que el dinero del Golfo apoyó en 2021 un intento de crear una superliga europea, que fracasó tras la oposición de los aficionados.

En el golf, el principal circuito estadounidense, el PGA Tour, acaba de acordar una fusión con el LIV Golf, un torneo saudí de nuevo cuño que provocó el caos en este deporte al ofrecer a los mejores jugadores cientos de millones de dólares por cambiar de afiliación. El DP World Tour europeo, otro organismo organizador, también forma parte del acuerdo. Donald Trump, en cuyos campos se celebran eventos LIV, lo describe como un “acuerdo hermoso y glamuroso”. Elizabeth Warren y Ron Wyden, dos senadores de izquierdas, condenaron recientemente “el último intento del régimen saudí de sanear sus abusos” en una carta pública al Departamento de Justicia estadounidense.

Arabia Saudita alberga un nuevo Gran Premio de Fórmula 1 en Jeddah y está construyendo un circuito cerca de la capital, Riad; el año pasado se informó de que los inversores saudíes habían considerado la posibilidad de pujar 20.000 millones de dólares por la totalidad de la Fórmula 1. El ministro saudí de Deportes rechazó estas informaciones, calificándolas de “meras especulaciones”. Aramco sigue siendo uno de los principales patrocinadores de la F1.

Un responsable de la gira masculina de tenis ATP ha admitido conversaciones “positivas” con posibles inversores, PIF entre ellos. El circuito de tenis femenino, la WTA, está considerando la posibilidad de celebrar un evento en Arabia Saudita, y un funcionario visitó recientemente el país. En la actualidad, el reino acoge grandes combates de boxeo, lucha libre y eventos de deportes electrónicos. A pesar de su clima, también ha sido seleccionado para albergar los Juegos Asiáticos de Invierno en 2029.

Una liga propia

¿Por qué derrocha el país en deportes? La vanidad y la envidia juegan un papel importante. Muchos miembros de la realeza saudí son aficionados. Han invertido en equipos de otros países y ahora quieren tener el suyo propio. También quieren que se les tome en serio en la élite mundial del deporte. Yasir Al-Rumayyan, gobernador del PIF, es un loco del golf. Los documentos publicados en el marco de las recientes audiencias del Congreso sobre el acuerdo PGA Tour-LIV sugieren que una de las ideas propuestas como parte de la transacción era que podría hacerse socio de Augusta, el club más exclusivo de Estados Unidos.

Los saudíes han observado cómo sus vecinos han dado un paso adelante. La carrera comenzó en 1993, explica Danyel Reiche, de la Universidad de Georgetown, en Qatar. Fue entonces cuando Qatar acogió por primera vez un torneo de tenis masculino ATP (ganó Boris Becker). Qatar gastó 200.000 millones de dólares en prepararse para albergar el Mundial de 2022. Uno de sus miembros de la realeza es también propietario del París Saint Germain, uno de los principales clubes franceses. El Manchester City, propiedad de un miembro de la realeza de Abu Dhabi, es ahora la marca de fútbol más valiosa del mundo.

Pero el plan saudí va mucho más allá de las prebendas para sus élites y de estar a la altura de sus vecinos. Se espera que sus exportaciones de petróleo superen los 166.000 millones de dólares este año, es decir, el 16% del PIB. Ante la inminente transición energética mundial, el plan “Visión 2030” del reino pretende diversificar su economía, alejándola del petróleo, mediante el desarrollo de nuevas industrias y la liberalización de la economía, incluida la incorporación de más mujeres al mercado laboral. El PIF es un actor clave, que utiliza sus más de 700.000 millones de dólares de fondos para redistribuir capital en nuevas áreas de la economía y realizar inversiones estratégicas en marcas y tecnología.

El reino quiere que la Saudi Pro League atraiga inversiones y aficionados. Su objetivo es recibir 100 millones de visitantes al año en 2030 (en 2021 eran 64 millones). Las autoridades esperan que la liga cuadruplique sus ingresos hasta los 480 millones de dólares para entonces, aunque esta cifra sigue siendo insignificante comparada, por ejemplo, con el epl, que generó diez veces más el año pasado.

Se espera que el deporte repercuta en el resto de la economía. En parte, se trata de un ejercicio de cambio de imagen en una región conocida por las luchas religiosas, el extremismo y la guerra. “Es mejor que todos trabajen juntos por la prosperidad de la región, no en conflicto, y los saudíes quieren que se les vea a la vanguardia”, explica Steven Cook, del Consejo de Relaciones Exteriores, un grupo de reflexión de Nueva York.

Una mejor marca y más eventos pueden impulsar el sector turístico, que el gobierno espera que pase del 3% del PIB en 2019 al 10% en 2030. Cuando quieres convertirte en un destino turístico, el poder de las estrellas ayuda: Lionel Messi, quizá el mejor jugador de fútbol del mundo, es embajador del turismo saudí y publica fotos bañadas por el sol para sus 482 millones de seguidores en Instagram.

El deporte puede ser incluso útil como mecanismo complementario de la reforma social. En los últimos años, el Gobierno saudí ha aceptado mejor que los sexos se mezclen en público y ha tomado algunas medidas para frenar a su excesivamente celosa policía religiosa. En 2018 se permitió por fin a las mujeres conducir. Ahora respalda los deportes femeninos al igual que los masculinos. El equipo de fútbol femenino saudí obtuvo su primera clasificación de la Fifa en marzo. Todo esto puede hacer que el país sea más atractivo para las turistas mujeres.

En toda la región, la celebración de acontecimientos deportivos “ha sido percibida generalmente de forma positiva por los residentes”, afirma Wadih Ishac, profesor adjunto de gestión deportiva en la Universidad de Qatar. Nazer, de la embajada saudí en Washington, señala que el 70% de la población saudí tiene menos de 35 años y que a los jóvenes les encantan los acontecimientos deportivos.

El plan maestro se enfrenta a dos grandes riesgos. El primero es que sus modelos de negocio no funcionen. Está claro que los propietarios del Golfo pueden dirigir bien empresas deportivas. El Manchester City ha prosperado bajo su inversor saudí (aunque en febrero el EPL le acusó de incumplir supuestamente las normas financieras, acusación que el club niega). Durante el primer año de propiedad saudí, el Newcastle United gastó unos 100 millones de libras (126 millones de dólares) y salió de la zona de descenso. En el segundo, el club quedó cuarto y se clasificó para la Liga de Campeones, la principal competición europea de clubes, por primera vez en 20 años.

Sin embargo, en Arabia Saudita, el deporte es un asunto más estatal que empresarial, con los problemas que ello puede acarrear. En junio, algunos de los principales clubes de fútbol, antes bajo el control del Ministerio de Deportes, fueron privatizados en teoría. Pero el PIF tiene una participación del 75% en cuatro equipos. Aramco, la empresa petrolera, tiene otro equipo y NEOM, una metrópolis que se está construyendo en el desierto, también tiene uno en segunda división. “Es casi como si los clubes de fútbol se hubieran convertido en quangos [acrónimo de organizaciones no gubernamental cuasi autónomas] en Arabia Saudí”, afirma Simon Chadwick, de la Skema Business School de París. Más que un nuevo motor dinámico de la economía, el deporte podría convertirse en una manifestación de su antiguo sistema de patrocinio estatal.

Para atraer a las estrellas, los salarios deben ser enormes. Benzema firmó un contrato de dos años por valor de 440 millones de dólares y se rumorea que Ronaldo gana 200 millones al año. Al Hilal ofreció este verano una oferta récord de 300 millones de euros (330 millones de dólares) al París Saint Germain por Kylian Mbappé, estrella francesa, que hasta ahora ha declinado. Phil Mickelson, golfista, se embolsó 200 millones de dólares de LIV Golf a pesar de haber calificado una vez a los saudíes de “hijos de puta que dan miedo” (más tarde se disculpó). Los enormes costes salariales hacen que incluso los equipos europeos más exitosos tengan dificultades para ganar dinero. Más de la mitad de los equipos de la EPL tuvieron pérdidas en 2022, y en general las ligas de Italia, Alemania y España están en números rojos. (Exor, que tiene una participación en la empresa matriz de The Economist, también es inversor en la Juventus, club de fútbol italiano, y en Ferrari, fabricante de automóviles italiano).

Gracias a su riqueza petrolera, el experimento saudí no hará saltar la banca. Según el informe anual de PIF en 2021, el ocio y el entretenimiento representaron sólo el 1,6% de sus activos. Pero la combinación de bajos ingresos nacionales y altos costos puede significar que muchas empresas deportivas saudíes no puedan sostenerse o competir a nivel mundial sin subsidios.

Arabia Saudita puede enfrentarse a algunos de los mismos problemas con el fútbol que China, que intentó aumentar la fortuna de su Superliga china en la última década. Las caras estrellas importadas pueden quejarse del nivel del fútbol y habrá mucho escepticismo sobre la sostenibilidad del actual nivel de gasto. Pero el respaldo del Estado a la liga anulará los problemas financieros y el escrutinio político que han obstaculizado el proyecto chino. Los saudíes también intentan atraer a jóvenes talentos, y no sólo ser como Estados Unidos, donde muchos de los mejores jugadores de los clubes europeos han ido tradicionalmente a jugar sus últimos años.

Pero el escaso público nacional saudita también puede obstaculizar sus ambiciones. Existe un ejemplo de una economía emergente que asume un papel dominante en las operaciones comerciales de un deporte mundial. En 2008, India puso en marcha la Indian Premier League (IPL), un torneo de críquet. El año pasado se vendieron los derechos para retransmitir partidos durante los próximos cinco años por más de 6.000 millones de dólares, lo que la convierte en la segunda liga deportiva más lucrativa del mundo por partido después de la NFL, una competición de fútbol americano. El peso financiero de la India le ha dado una poderosa voz sobre el críquet en todo el mundo. Pero la base del éxito indio ha sido la magnitud de su audiencia, con 1.400 millones de ciudadanos aficionados al críquet. Arabia Saudita no puede competir con ellos.

Pero incluso si algunos acuerdos no transforman el país de la manera que MBS espera, Arabia Saudita forma parte de un cambio más amplio que está transformando el deporte mundial. El aumento del capital procedente del reino forma parte del auge de una nueva cohorte de fondos soberanos y de capital riesgo que están invirtiendo en el deporte a gran escala. Según Bloomberg, las empresas de capital riesgo invirtieron 51.000 millones de dólares en transacciones deportivas en 2021, casi el doble que en 2017.

Las normas de propiedad se están liberalizando a medida que los clubes y torneos buscan nuevas fuentes de capital para seguir siendo competitivos. Las ligas deportivas estadounidenses son las que mejor recaudan del mundo. Desde 2019, varias grandes ligas estadounidenses han flexibilizado sus normas para permitir inversiones minoritarias por parte de inversores institucionales. En julio, la autoridad de inversiones de Qatar llegó a un acuerdo para comprar el 5% de la empresa matriz de los Washington Wizards, un equipo de baloncesto estadounidense.