Necrológicas

 – Alejandra Marzi Aravena

Vivienda, la necesidad de un diálogo fluido

Por La Prensa Austral Jueves 7 de Septiembre del 2023
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
67
Visitas

En julio del año pasado, el gobierno presentó el Plan de Emergencia Habitacional, que se fijó como desafío  construir 260 mil viviendas durante la presente administración.

El país enfrenta un déficit habitacional cifrado en 650 mil casas/departamentos, cifra superior al dato de 1996, año en que se midió por primera vez y se estimó en 564 mil viviendas. A esto se agrega que ha sido exponencial el crecimiento de campamentos.

Magallanes también vive un aumento de la demanda habitacional y, al igual que en el resto del país, se aprecia un crecimiento de familias que viven en campamentos ubicados en el cordón periurbano de Punta Arenas.

La pandemia, el cambio de gobierno, el encarecimiento de los materiales de construcción, la falta de terrenos y, puntualmente, un traspié en cuanto al uso de suelos en la capital regional han aportado lo suyo, ralentizando la construcción de viviendas y la entrega de las soluciones habitacionales que se habían comprometido en la administración pasada.

Ello ha derivado en que algunas agrupaciones de vivienda de la zona han estado manifestándose frente a dependencias del gobierno regional y de la municipalidad, exigiendo que se les dé una pronta respuesta a sus necesidades.

En la manifestación desplegada el martes ante las oficinas del Serviu, directivas de once agrupaciones lograron ser recibidas por las jefaturas de Vivienda. También concurrió el alcalde Claudio Radonich, pues dichos grupos se conformaron a instancias de la Entidad Patrocinante Municipal y aún no hay proyectos en desarrollo para ellos.

El encuentro fue importante, pues permitió responder a muchas de las inquietudes que tienen dichas agrupaciones.

El déficit habitacional es uno de los grandes problemas que hay que enfrentar y ello sólo se podrá hacer a través de una política de puertas abiertas, diálogo franco y total transparencia y responsabilidad respecto de las promesas que se realizan. Resulta totalmente desaconsejable usar tal necesidad humana para sacar ventajas políticas de corto plazo.