Necrológicas

Funcionarios marcharon por inminente despido de 56 personas en el Hospital Clínico

Miércoles 13 de Septiembre del 2023

Compartir esta noticia
425
Visitas
  • En la región, se proyecta que, en total, serán más de 120 profesionales y técnicos los que serán echados.

 

Con globos y pancartas, funcionarios marcharon en el Hospital Clínico de Magallanes ante la molestia que se ha generado por el despido de funcionarios contratados en la pandemia, esos que hoy se encuentran resolviendo brechas. Los manifestantes se apostaron en el frontis del principal recinto médico de la zona y también protestaron en la intersección de Avenida Frei con Los Flamencos.

La coordinadora regional de la Federación Nacional de Profesionales (Fenpuss) Magallanes, María José Olivares, comentó: “Hemos señalado insistentemente que una medida claramente economicista como el término de estos contratos afecta gravemente el desempeño de la red asistencial, lo que nos parece incomprensible si recordamos que parte del programa de gobierno del Presidente Gabriel Boric apunta precisamente al fortalecimiento de la salud pública. Coinciden con nuestra mirada las y los senadores y diputados de las comisiones de Salud de ambas Cámaras, quienes, ante la inminencia de los despidos, han sido claros en manifestar que es una medida errónea y perjudicial para nuestros usuarios y usuarias”.

Son 56 los funcionarios que serán despedidos en el Hospital Clínico de Magallanes al 31 de octubre de este año, siendo esto parte del impacto que tendrá en Magallanes el plan de “desescalada” implementado por el Ministerio de Salud en todo el país, donde son más de 12 mil los trabajadores que serán desvinculados, como una medida que busca ajustar el presupuesto.

“El compromiso se rompió a nivel nacional y, claro, estos compañeros contratados bajo la modalidad de honorarios Covid quedarían sin trabajo y eso afectaría directamente al funcionamiento del hospital y a la población en general”, comentó la dirigenta de Fenpruss.

La presidenta de la Asociación de Enfermeros (Asenf) Magallanes, Karen Antiquera, dijo: “Rechazamos rotundamente el despido de cualquiera de nuestros funcionarios. Todos son necesarios y todos sabemos que ellos vienen a cubrir una brecha histórica que tiene el establecimiento. Si bien en algún momento algunos de ellos ocuparon cargos
Covid para poder en el fondo atender la alerta sanitaria, hoy en día eso no es real. Hace más de un año que este personal está cubriendo esta brecha y está haciendo funciones habituales en los servicios de Medicina, Cirugía, Urgencia, Rehabilitación, Hospitalización domiciliaria. Por lo tanto, ninguno de los funcionarios hoy día tiene que dar respuesta a lo que tiene que ver con la alerta Covid”, comentó.

 

Hospital Clínico: “Se están barajando todas las
opciones para mantener la calidad asistencial”

Respecto de la molestia que se ha generado por las desvinculaciones, Ricardo Contreras, director del Hospital Clínico de Magallanes, señaló: “La subdirección de Gestión y Desarrollo de las Personas se encuentra revisando la nómina de aquellos funcionarios y funcionarias que, producto de la alerta sanitaria, comenzaron a prestar servicios a la institución en modalidad de honorarios por refuerzo Covid. Este levantamiento de antecedentes se realiza para poder dar cumplimiento a la instrucción derivada desde el nivel central debido al fin de la alerta sanitaria. Nuestro compromiso en la atención de salud que entregamos a la comunidad usuaria se mantiene intacto y, por lo mismo, se están barajando todas las opciones para mantener la calidad asistencial”.

Por su parte, la directora del Servicio de Salud, Verónica Yáñez, en una entrevista previa, reconoció que estos funcionarios están cumpliendo funciones esenciales en la red y explicó que se ha planteado al nivel central la necesidad de mantener a estos funcionarios.

 

El impacto
en la atención 

Los profesionales de la Salud explicaron que, en la practica, estos despidos en rehabilitación (10 kinesiólogos) implican que no habrá rehabilitación kinésica en camas criticas. (Uci-Uti). Con ello, aumentará la posibilidad de complicaciones y secuelas con la pérdida de esta atención y se incrementará el tiempo de hospitalización en dichas unidades.

En la Unidad de Paciente Crítico se proyecta echar a 6 enfermeros, 8 kinesiólogos, 1 terapeuta ocupacional, 2 fonoaudiólogos, 8 auxiliares de apoyo. Esto implicará el cierre de 6 camas críticas de la Unidad de Tratamientos Intermedios del quinto piso por falta de personal, además de la sobrecarga laboral en otras unidades del hospital. También estará el riesgo de una posible merma en la atención programada que requiere hospitalización crítica y aumento de lista de espera.

En urgencias, se contempla el despido de 16 enfermeros, 8 técnicos en enfermería, 6 médicos y 6 auxiliares de apoyo. Esto se traducirá en la disminución de 10 box de atención (30%), y caída de los ritmos de atención médica, además implica que el servicio de Urgencia Pediátrica quedará sin atención de enfermería de forma permanente. Igual conllevará la detención en el de Urgencia en caso de requerir box de reanimación y el aumento en el tiempo de espera en general (categorización, atención médica, procedimientos, entrega medicamentos, exámenes, etc.).