Necrológicas
Luego de las denuncias formuladas por el principal sindicato de la concesionaria

Gerente general de Ascendal descarta que el servicio de locomoción mayor esté “en la Uci”

Lunes 4 de Marzo del 2024

Compartir esta noticia
1,982
Visitas
  • Máximo ejecutivo de la compañía llamó a la tranquilidad de los usuarios.

En la víspera del “súper lunes” o “súper martes” (este 5 de marzo se inicia el año escolar en los colegios públicos) el gerente general de Ascendal Punta Arenas, Marcelo Cornejo Godoy, descartó que el servicio de locomoción mayor de la ciudad esté “en la Uci” y llamó a la tranquilidad de los usuarios, ello luego de que el principal sindicato de trabajadores, denunciara que el sistema de mantención y mecánico de las máquinas se encuentra colapsado, poniendo en riesgo la vida de los pasajeros y conductores que viajan a bordo, al igual que acusan una vulneración de sus derechos laborales.

Cornejo Godoy se encuentra por estos días en Punta Arenas, donde este domingo fue entrevistado por La Prensa Austral.

– ¿Cuál es el diagnóstico que hace de la operatividad del servicio de locomoción mayor en Punta Arenas?

– “Estamos con toda la flota lista. Durante la época de verano, como se sabe, la empresa tenía un plan de reducir su servicio, y esto se ha aprovechado para hacer recuperación de flota y estar mejor preparados para enfrentar esta nueva temporada”.

– Más allá de los cuestionamientos y aprensiones formuladas por uno de los sindicatos…

– “Respecto de las críticas que puedan tener los sindicatos no me voy a referir al respecto, sólo decir que tenemos mesa abierta con ellos, y ellos saben, que en lo particular, somos absolutamente puertas abiertas, y si ellos tienen alguna información que entregarnos nunca nos hemos cerrado a absorber la misma, y buscar las alternativas de poder trabajarlas. Independiente de ello, en diciembre del año pasado, se definió un plan de trabajo producto del estado de la flota que, no sólo preocupaba a muchos, sino que obviamente a la misma propiedad de la empresa. El plan también apuntaba a recuperar algunos buses que teníamos detenidos por un tiempo. Ya hemos llegado al término del plan, lo que nos tiene tranquilos, pero sabemos que el día a día de una flota que cumplió cuatro años, también tiene ciertos desafíos. Y para eso estamos trabajando, ese es nuestro foco, recuperar la flota y tenerla disponible para poder entregar un buen servicio”.

– Frente al estado mecánico de algunos de los buses y su permanente falla, ¿está en los planes inyectar nuevas máquinas de reemplazo?

– “Esos buses que en algún momento se pensó que no se podían recuperar, sí se consiguió hacerlo. En este caso hubo un plan de trabajo, incluso con la marca, con el concesionario Marcopolo, que permitió recuperar motores, se pusieron cajas de cambio, y algunos otros repuestos que acá no se encuentran, a excepción de un bus, sometido a un tratamiento en profundidad de su motor, pero los buses que estuvieron detenidos por algún tiempo, hoy están disponibles para seguir operando”.

– Digamos, entonces, para tranquilidad de los usuarios, ¿hoy cuentan con la flota y la dotación de choferes óptima para enfrentar este “súper martes” y los restantes días del año?

– “Con la dotación de choferes siempre hemos estado bastante ajustados. Nosotros, como cualquiera otra empresa, tenemos que darle vacaciones al personal, y así lo hicimos desde diciembre hasta febrero, y con algunas vacaciones también durante marzo, pero tampoco estamos exentos a algunas incidencias, como licencias médicas y ausentismo por diferentes razones, por lo que hemos hecho ciertos esfuerzos de traer más personal lo cual no ha sido lo esperable, pero estamos tratando de poner toda la ‘carne sobre la parrilla’ y así poder enfrentar el súper lunes y el súper martes”.

Salir más temprano

– ¿Cuál es el balance que hace luego de más de tres años de operación del contrato en Punta Arenas, sobre todo en la cifra de pasajeros movilizados?

– “Cuando uno mira las estadísticas permite visualizar que el servicio se ha mantenido en el tiempo. Nosotros entramos en plena pandemia y definitivamente sí hay un incremento en la ocupación de pasajeros, pero ha llegado algún minuto en que este índice se ha estancado. Cuando uno empieza a evaluar los motivos sobre el comportamiento del usuario, hemos sostenido, de cierta forma, en el semestre pasado, horarios de extensión hasta las 12 de la noche, para tratar de captar más pasajeros, pero esto no rindió el resultado que esperábamos, por lo que con la autoridad estamos evaluando un nuevo plan, donde la idea es iniciar el servicio un poco más temprano, de sur a norte por ejemplo, desde la población Panicucci y el barrio Chilote, hacia el Hospital Clínico, como para cerrar en la noche de norte a sur. La autoridad deberá hacer la evaluación de nuestra propuesta. Estamos esperando respuesta, pero nuestro objetivo es responder particularmente a la necesidad básica, y para eso estamos trabajando”.

– ¿Qué impacto genera en la concesionaria este aumento de tarifas del pasaje adulto, de 330 a 370 pesos, aplicado desde el 15 de febrero?

– “Podría decirle que el impacto es neutro, porque la tarifa ha venido sostenidamente al alza desde antes de la pandemia, y obviamente ha sido el Estado de Chile que ha contenido esta tarifa, siendo la autoridad quien ha venido asumiendo esta diferencia. Cuando ahora se alza la tarifa hacia el público, claramente el Estado deja de subvencionar gran parte de esa diferencia, sino que una parte menor. Para nosotros en términos puros y duros, el impacto es neutro”.

– Como andan en materia de cumplimiento del contrato, ¿han sido multados muchas veces por la autoridad fiscalizadora?

– “Reitero que nuestro foco es mantener una flota bastante estable, pero dentro de eso no estamos exentos a daños, a destrozos y actos vandálicos. En el tercer trimestre de 2023 hicimos algunas denuncias al respecto. Y, bueno, la autoridad tiene que hacer su trabajo, de fiscalizar. Esto nos obligar a estar siempre pendiente del estado de nuestra flota. Las multas generalmente se traducen por la falta de algún elemento dentro del bus y debemos hacernos cargo de ello. Y si caemos en incumplimiento, debemos hacernos responsables de volver a reparar”.

– ¿Cuánto tiempo le resta a la compañía de contrato con el Estado?

– “Estábamos con un trato directo hasta el 1 de octubre de 2023, el cual se extendió por un año más con el objetivo que la autoridad tenga el tiempo y plazo para poder levantar la licitación del próximo servicio. Y estamos a la espera de que salgan las bases de licitación”.

Van por la repostulación

– ¿Y Ascendal se repostulará por un nuevo periodo?

– “Absolutamente. La empresa está interesada en seguir con este proyecto. Cuando asumimos el compromiso, allá por mayo de 2020, lo hicimos pensando en que nos acompañara la vida útil de los buses, que es hasta el 2028. Y para eso haremos todos los esfuerzos para poder ganarnos esta nueva licitación”.

  Conforme a su evaluación del servicio y su actual flota de buses, entonces ¿usted descarta que el sistema de locomoción esté en la Uci?

– “Para nada, yo lo descarto tajantemente. Vuelvo a insistir que tenemos un cuerpo humano con defectos y virtudes, con el que estamos trabajando. Hemos, también, aprendido la experiencia de lo que es trabajar desde la zona logística central, porque mal que mal estos son buses únicos en Chile”.

– Y por último, ¿cuál sería su llamado a los usuarios del servicio?

– “Mi llamado es a la tranquilidad, que haremos todos nuestros esfuerzos para entregar el servicio para el cual fuimos mandatados por el Ministerio de Transportes. Mi llamado, también, es que nos ayuden a cuidar la flota, no porque sea un activo que la empresa está colocando a disposición por su contrato, sino que por el bienestar de ellos mismos. Cualquier tipo de daño que se le provoque a un bus, definitivamente no tiene que ver con un sentido económico, sino que tiene que ver con que la máquina debe entrar al taller, se demora en salir, y esa logística complica, porque un bus que se daña hoy día, falta mañana, no es tan simple recuperarlo.