Necrológicas

Los 3 datos del oso polar, el popular mamífero del Artico

Martes 12 de Marzo del 2024

Compartir esta noticia
93
Visitas

Este gigante se encuentra vulnerable y el cambio climático es una de sus principales amenazas. ¿Cuál es el color real de su piel, cuánto mide y por qué no vive en la Antártida? Descúbrelo a continuación.

Popular en campañas publicitarias, el oso polar (Ursus maritimus) es un mamífero sin depredadores naturales y es conocido por capturar una variedad de presas, señala la Enciclopedia Britannica. Vive en todas las aguas cubiertas de hielo del Artico circumpolar y se encuentra vulnerable a la extinción.

El dato de su estado de conservación proviene de la Lista Roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que advierte que, de continuar la pérdida de hielo marino debido al cambio climático, es probable que se produzcan grandes reducciones en la población mundial de osos polares.

Otros desafíos de conservación de este mamífero son las actividades humanas, advierte el Grupo de Especialistas en Osos Polares (PBSG, por sus siglas en inglés) de la UICN, un grupo de profesionales especializados en la investigación y manejo de este animal.

Entre esas actividades, el PBSG menciona: la caza, el desarrollo de petróleo y gas, y las actividades industriales en el Ártico que aumentan el riesgo de exposición a contaminantes y sustancias tóxicas.

Frente a esta situación, el 27 de febrero se conmemora el Día Internacional del Oso Polar, un evento mundial para llamar la atención sobre la situación de este carnívoro. Descubre a continuación algunos datos memorables de este animal.

1. Los osos polares cambian el color de su piel

Tal como indica Polar Bears International, una organización de conservación de este animal, los osos polares recién nacidos tienen la piel rosada, la cual se deja ver a través de una corta pelusa blanca. Incluso, las almohadillas de la nariz y las patas son rosa.

No obstante, cuando los cachorros crecen y alcanzan los 3 ó 4 meses de vida (lo cual coincide con el momento en que la madre y sus pequeños hijos salen de la guarida) la piel rosa se vuelve negra, al igual que su nariz, los labios y las almohadillas de las patas.

Se cree que el tono de su piel se debe a que los colores más oscuros absorben mejor el calor del sol. Por lo tanto, sería una ventaja para este mamífero y le ayudaría a mantenerse caliente en el Ártico. Además, señala la fuente informativa, el color oscuro probablemente protege al oso contra la dañina radiación UV del sol.

Pero esta piel oscura no se observa a simple vista. De hecho, las imágenes de osos polares los muestran siempre blancos. Es que esa piel está cubierta por dos capas de pelo. La capa de pelo exterior, hueca, mide casi 15 centímetros y refleja la luz, por lo que parece blanca, indica Oceana, una organización internacional de defensa dedicada a la conservación de los océanos.

Curiosamente, el cambio de color de la piel del oso polar también se aplica a su lengua y boca. Estos animales nacen con una lengua rosada que, al cabo de unos meses, empieza a estar moteada de negro.

Asimismo, el color blanco del oso también le sirve de camuflaje, asegura el grupo de expertos de la UICN. “Esto les ayuda tanto a cazar focas como a escapar de los cazadores humanos”.

2. El oso polar es un animal muy grande

Los osos polares son los cuadrúpedos (animales con cuatro patas) carnívoros más grandes que existen, subraya el Grupo de Especialistas en Osos Polares, que también ofrece datos precisos sobre las dimensiones del animal.

Específicamente, los machos adultos miden entre 2.4 y 2.6 metros y suelen pesar entre 400 y 600 kilogramos (kg), aunque pueden llegar a pesar 800 kg e incluso más. No obstante, alcanzan el tamaño máximo entre los 8 y los 14 años.

Por su parte, las hembras adultas miden aproximadamente la mitad que los machos y alcanzan su tamaño adulto a los 5-6 años, cuando la mayoría pesa alrededor de 150 y 250 kg.

La esperanza de vida normal de este animal es de 25 años para los machos y 30 para las hembras. Sin embargo, un pequeño número de individuos puede vivir más. En cautiverio, algunos individuos han sobrevivido más de 40 años.

Otras cualidades que caracterizan a este animal ártico son: cuerpos fornidos, cuello largo, cabeza relativamente pequeña, orejas cortas y redondeadas y cola corta, detalla Britannica.

Además, agrega el grupo de la UICN, las plantas de los pies tienen pequeñas protuberancias y cavidades que actúan como ventosas y les ayudan a no resbalar en el hielo.

3. El oso polar sólo se encuentra en el Artico

Tal como señala el PBSG, la distribución de todos los animales depende de la suerte y de la historia. En el caso del oso polar, se conoce que evolucionó hace muy poco (hace entre 200 000 y 500 000 años) a partir de los osos pardos, en algún lugar del este de Rusia o de Alaska.

Dado que este mamífero depende totalmente del hielo marino como hábitat principal para obtener su alimento y que los océanos del mundo nunca se han congelado de norte a sur, el oso polar nunca ha tenido la posibilidad de llegar a la Antártica.

Aunque es un gran nadador, el oso polar no es lo suficientemente fuerte como para trasladarse hasta el extremo sur del planeta.

“Algunas especies tienen distribuciones más amplias porque sus hábitats estuvieron conectados en algún momento de un pasado lejano. Por ejemplo, los osos pardos (Ursus arctos) viven en Estados Unidos, Canadá, Rusia, España, Italia e incluso Noruega. Cruzaron un puente terrestre entre Rusia y Alaska. Lo mismo ocurre con los lobos, los linces y muchas otras especies”.

En el hielo marino del Artico, donde pasa la mayor parte del año, este oso caza focas oceladas y crías de foca barbuda. Algunos individuos también comen animales acuáticos grandes, como las belugas, agrega Oceana.

Según el PBSG, el frío del Artico no es un problema para este animal, ya que está adaptado al entorno. Su denso pelaje de invierno y la gruesa capa de grasa debajo de la piel le conceden protección contra las bajas temperaturas. Además, su pelo elimina el agua fácilmente, de modo que después de nadar puede sacudirse (como hacen los perros) para disminuir el frío y secarse con bastante rapidez.

Los osos polares también escarban en la basura por culpa
de la crisis climática

Los osos polares hambrientos están recurriendo a los vertederos de basura para llenar sus estómagos a medida que desaparece su hábitat helado.

Así lo informó un artículo publicado en el El Periódico, el que dio cuenta que un equipo de científicos canadienses y estadounidenses advirtió que la basura representa una amenaza emergente para las poblaciones de osos polares, que ya son vulnerables, a medida que los animales dependen cada vez más de los vertederos cerca de las comunidades del norte. Esto está generando conflictos mortales con las personas, según un informe publicado en la revista Oryx.

“Los osos y la basura son una mala asociación”, dijo el coautor Andrew Derocher, biólogo de la Universidad de Alberta. “Lo sabemos muy bien desde la perspectiva del oso pardo y el oso negro, y ahora es un problema que se está desarrollando con los osos polares”.

Los osos polares dependen del hielo marino para cazar focas. Pero con el calentamiento del Ártico cuatro veces más rápido que el resto del mundo, el hielo marino se derrite antes en el verano y se congela más tarde en el otoño. Esto obliga a los osos a pasar más tiempo en tierra, lejos de sus presas naturales.

Para engordar, el informe dice que los osos polares ahora se están reuniendo en masa alrededor de vertederos abiertos en lugares del Ártico y subártico, como Belushya Guba en Rusia, y montones de huesos de ballena que quedaron de las cacerías de los esquimales cerca de Kaktovik, Alaska.

Tal comportamiento es arriesgado, porque pueden causar problemas de seguridad pública y además consumir basura puede enfermar a los osos.

Consumo de plástico

Los envoltorios a menudo se congelan en restos de comida, por lo que los osos polares terminan comiendo plástico y otros materiales no comestibles. Esto puede causar obstrucciones fatales.

“Los osos no conocen todos los aspectos negativos que vienen con la ingestión de plástico y las enfermedades y toxinas a las que probablemente estén expuestos en un entorno (de vertedero)”, dijo el coautor Geoff York, director senior de conservación de Polar Bears International, un grupo de defensores.

La situación, dijeron los científicos, es probable que empeore. Las poblaciones humanas están aumentando en el Ártico. Se prevé que Nunavut, Canadá, donde viven miles de osos polares, crezca casi un 40% para 2043.

Mejorar la gestión de residuos sigue siendo un desafío para las comunidades remotas. El suelo a menudo está congelado, lo que dificulta enterrar la basura. Y transportarlo en camiones es caro. Se requerirán fondos federales para solucionar el problema, dijeron los científicos.