Necrológicas

 – Alejandra Marzi Aravena

Incursión rusa en la Antártica: explorador advierte que tratado es “bastante frágil”

Jueves 16 de Mayo del 2024

Compartir esta noticia
216
Visitas

El doctor Elie Poulin, director del Instituto Milenio Base en Biodiversidad de Ecosistemas Antárticos y Subantárticos, advirtió que las acciones de Rusia en la Antártica son para “encender las alarmas”, ya que el Tratado Antártico es “bastante frágil” en materia de explotación minera.

Esta semana se reveló que la agencia geológica rusa Rosgeo descubrió una gran reserva de petróleo en el mar de Weddell, específicamente en un sector de la Antártica que es reclamado tanto por Chile como por Argentina y Reino Unido, cuyos territorios se superponen en el continente blanco.

Poulin señaló que la línea entre “investigación científica en geología y prospección minera es muy delgada”, y aseguró que “se sabe desde décadas que se están realizando, por lo menos por parte de Rusia, algunos estudios de ese tipo dentro del campo de la geología”.

“Lo nuevo es que ahora se traduce por una información de una evaluación de reservas, que obviamente da un tono muy distinto a la investigación de reservas enormes de gas y de petróleo”, lo que finalmente “prende la alarma saber qué tan científicos son esos estudios y qué tanto se están evaluando posibles reservas”, dijo.

En esta línea, indicó que “se sospecha que hay una cantidad de recursos en ese continente, en los mares que lo rodean, que son muy importantes, y obviamente eso fragiliza aún más ese tratado, ese consenso que existe en mantener Antártica fuera de la actividad extractiva”.

Marco normativo

El Tratado Antártico de 1959 es un marco normativo en relación al uso pacífico de la Antártica; la cooperación para la investigación científica; intercambio de informaciones; el régimen de inspecciones de las actividades que se realizan en esta zona, y las normas y convenciones para la conservación de los recursos y del ambiente.

El científico puntualizó que los países que adhieren al tratado de forma “totalmente voluntario y, finalmente, una vez adherido al tratado, uno se compromete y Rusia ha repetidamente dicho que toda su investigación era solamente científica. En ese caso, no han violado, entre comillas, el tratado”.

Sin embargo, advirtió que los países “pueden salir cuando lo desean, y entonces ya no está regido por esas limitaciones. Es realmente algo bastante frágil ese acuerdo internacional en torno a la no explotación minera de los recursos”.

Cooperativa