Necrológicas
Se anunció en el Comité de Integración Austral

El próximo 30 de agosto Monte Aymond retoma modalidad de control integrado y ahora se sumará San Sebastián

Miércoles 29 de Mayo del 2024

Compartir esta noticia
1,106
Visitas

Cruzar al lado argentino por cualquier paso fronterizo, en especial Monte Aymond, ya no es tan simple, con la pandemia, se acabó la integración fronteriza. Esta consistía en que los trámites migratorios, fitosanitarios y aduaneros se podían realizar al mismo tiempo, lo cual reducía significativamente los tiempos. Hoy esto se debe efectuar en ambos lados de la frontera. La región cuenta con el tercer cruce más utilizado del país, Monte Aymond. 

La Dirección de Fronteras del Ministerio de Relaciones Exteriores confirmó a La Prensa Austral que la avanzada de Integración Austral que funciona en la zona de Monte Aymond, 196 km al norte de Punta Arenas, retomará el próximo 30 de agosto la modalidad de control integrado, con cabecera única. Esta atención se suspendió en marzo de 2020 a raíz de la pandemia por el Covid-19. Desde ahora también se sumará San Sebastián, en Tierra del Fuego. Más allá del anuncio, la fecha podría correrse, ya que para brindar este tipo de atención se requiere de un nuevo vehículo para Aduanas y contratar tres funcionarios más.

Durante el encuentro el gobernador Jorge Flies insistió en la necesidad de que el paso fronterizo Integración Austral opere las 24 horas del día. Según él, su administración ha solicitado en reiteradas ocasiones que vuelva a funcionar la integración fronteriza en Monte Aymond, ya que muchos magallánicos tienen familia en el lado trasandino y viceversa.

La baja demanda de estos cruces en algunos horarios y la alta accidentabilidad que tienen los caminos producto de las condiciones climáticas, son los puntos que suscitan dudas en el equipo de pasos fronterizos para extender el horario o que estos operen todo el día.

Patricia Guzmán, encargada de Pasos Fronterizos de la provincia de Tierra del Fuego, señaló que la experiencia del año pasado demostró que no era necesario extender el horario. Esta postura fue reforzada por el personal de la PDI presente en la mesa que trató este asunto.

Integración fronteriza

“Creo que entre todos podemos generar algo que sea más dinámico, que nuestros turistas, los vecinos, al ir y volver puedan cruzar más rápido de un país a otro”, sostuvo el gobernador de la provincia argentina de Santa Cruz, Claudio Vidal, quien a pesar de ser un crítico de este tipo de instancias por considerar que no conducen a nada, llegó acompañado de cuatro altas autoridades santacruceñas, a quienes mandató salir con el máximo número de teléfonos. “Hay que ponerse a trabajar”, indicó.

Según Andrés Dachary, representante del gobierno de la provincia argentina de Tierra del Fuego, “es clave para avanzar en más trabajo y más economía”. Define que la integración fronteriza es clave para realizar proyectos comunes en temas como hidrógeno verde y turismo. “Muchas veces por trabas administrativas esto se complica y terminamos perdiendo oportunidades”, sentenció Dachary.

Otro problema fronterizo que se trató fue el cruce marítimo entre Ushuaia y Puerto Williams, el cual está trabado por la permisología argentina, ya que las empresas navieras deben contar con una autorización que se gestiona en Buenos Aires para cruzar al lado chileno. A esto se suma la obligación que tiene las embarcaciones que navegan por aguas trasandinas de contar con practicaje, lo cual encarece los costos a las empresas.

“Pensamos que desde que se creó esta ley (practicaje) no se tuvo en cuenta las distintas realidades que se viven en la zona austral”, enfatizó Dachary, indicó que el gobierno de Tierra del Fuego está trabajando para solicitar modificaciones a la legislación y normalizar el cruce.

Sobre la creación de un paso fronterizo por bahía Almanza (frente a las costas de Puerto Williams), Andrés Dachary declaró que no está en carpeta.

 

Realizada en Ushuaia

Objetivos de la sesión anterior del Comité
de Integración Austral aún no se cumplen

 

 “El cumplimiento ha sido bajo”, sinceró Carlos Dettleff Beros, director nacional de Frontreas (Difrol). Explicó que las altas restricciones tributarias en Chile y Argentina han afectado a la concreción de los acuerdos adoptados en la anterior reunión del Comité de Integración Austral realizada en 2022 en Ushuaia.

Otro tema que ha impactado a la Dirección Nacional de Fronteras, responsable de organizar este tipo de instancias definidas en el Pacto de Maipú firmado por Chile y Argentina en 2009, es la nueva forma de administración regional, la cual dividió la figura del intendente en delegado presidencial y gobernador regional. “Costó un poco ver dónde quedaban las competencias de uno y otro”, expresó Dettleff. 

Durante el anterior encuentro se abordó una agenda de cooperación en temas de interés común entre las provincias argentinas y las regiones chilenas como la integración fronteriza del paso Monte Aymond, capacitación conjunta de los agentes migratorios, extender el acceso a la plataforma de control migratorio, procedimientos para evitar los derrames de hidrocarburos en el canal Beagle, homologación del practicaje en el puerto de Ushuaia, la construcción de la senda de penetración Vicuña-Yendegaia, entre otros temas. La gran mayoría no se ha cumplido. 

Uno de los objetivos que se logró concretar fue la habilitación del paso fronterizo Bellavista, el cual desde la comuna de Timaukel buscan aumentar el periodo de funcionamiento de este cruce internacional.

Para el seguimiento la Difrol creó una unidad de administración de estos comités de integración y busca que estas reuniones sean bilaterales. “Una vez al año es un periodo muy corto, todos los presupuestos del sector público comienzan recién en marzo y queda muy poco tiempo después para la ejecución”, reconoce Dettleff. 

Realizarlo de forma bianual, permitiría a la cancillería chilena, tener un año para motivar a las regiones y seleccionar cuáles son los temas que más interesan. Buscan que el seguimiento se concrete en reuniones periódicas del comité y que no tenga que esperar hasta el próximo encuentro para realizar un balance.