Necrológicas

Pese a dudas de algunos consejeros, se aprobó el convenio de programación entre el gobierno regional y la Empresa Portuaria

Martes 11 de Junio del 2024

Compartir esta noticia
223
Visitas

La aprobación del convenio de programación entre el gobierno regional y la Empresa Portuaria Austral (Epa) generó un intenso debate entre los consejeros. Algunos expresaron que esta iniciativa era innecesaria, mientras que otros dijeron que era un “parche” y a la larga sería insuficiente. A pesar de esto, la idea fue aprobada por diez votos a favor, dos en contra y
una inhabilitación.

Se dispondrán más de $38 mil millones para mejorar la infraestructura portuaria de la región. $24 mil millones serán puestos por la portuaria magallánica, mientras que el resto de los recursos será entregado por el gobierno regional. La infraestructura portuaria ha estado en tela de juicio en el último tiempo debido al surgimiento de la industria del hidrógeno verde, el aumento de circulación de embarcaciones por el estrecho de Magallanes y el posicionamiento del puerto de Ushuaia como referente en el turismo de crucero en la Patagonia.

Intenso debate

Los fuegos fueron abiertos por el consejero republicano, Alejandro Riquelme, quien, a pesar de anunciar su voto favorable a este acuerdo, indicó que uno de los principales escollos que presenta la industria portuaria es la Epa. Denunció que en Magallanes la tarifa por metro eslora es de 64 dólares al día, mientras que en Ushuaia cuesta 15 dólares. La diferencia con el puerto de Natales es mayor, ya que en dicho recinto el metro eslora vale 80 dólares. “Las altas tarifas son un problema, son precios fuera de mercado”, declaró.

El representante de Tierra del Fuego, Andrés López, denunció que: “la Epa no ha invertido un solo peso en Tierra del Fuego”. Justificó que toda la inversión portuaria ha sido realizada por el Ministerio de Obras Públicas o el gobierno regional. López fustigó que estas obras sean administradas por la portuaria magallánica a pesar de no ser financiadas por ellos.

La consejera más dura con el convenio fue la derechista Roxana Gallardo, quien calificó el acuerdo de “innecesario”. Su argumentación la sustenta en las supuestas faltas de cumplimiento que existen en el resto de los convenios de programación suscritos por la administración Flies. “Hay convenios que funcionan al tres y al cuatro”, aseguró Gallardo. La consejera propuso que la Epa solicitara recursos por proyectos y no a través de un convenio.

Flies salió al paso de esta proposición, señalando que por ley las empresas del Estado sólo pueden recibir dineros de los gobiernos regionales a través de la suscripción de un convenio de programación.

Gallardo fue apoyada por el consejero de la provincia Antártica, Rodolfo Moncada, según él existe un nivel de desconfianza en este tipo de pactos, ya que ninguno ha logrado los frutos prometidos.

El democratacristiano Miguel Sierpe fue otro que votó a favor y mostró sus aprensiones con el convenio. El histórico consejero reflexionó sobre la dificultad que tiene la Epa de invertir sus recursos y que esta era una medida “parche”. “No se acerca al puerto que los magallánicos soñamos”, sentenció.

¿Cómo será el convenio? 

El convenio financiará cuatro proyectos de mejoramiento de infraestructura portuaria. Se construirá un nuevo terminal de pasajero en el muelle Prat
con cargo al gobierno regional por un monto de $8 mil 312 millones. 

Con cargo a la Empresa Portuaria Austral se encuentra la etapa III del diseño de mejoramiento de la capacidad de atraque del terminal Prat. Esto tendrá un costo de $10 mil 241 millones. 

Con el fin de mejorar la infraestructura habilitante para el hidrógeno verde, la Epa mejorará la capacidad de losas del terminal Mardones con una inversión de $9 mil 762 millones. La portuaria pública adquirirá grúas para el muelle Mardones, el gobierno regional aportará $6 mil millones, el resto de los recursos los proporcionará la portuaria magallánica.