Necrológicas

– Sergio Julio Lillo Descourvieres

– Valeria Ruth Mansilla

– Eduard Kucewicz Koprunner

– Raúl Mayorga Alvarez

– Orfa Luisa Oyarzún Alarcón

La compleja vida de Mark Wahlberg: de integrar una pandilla racista, abusar de drogas y robar autos a la redención

Miércoles 12 de Junio del 2024

Compartir esta noticia
42
Visitas

Desde su oscuro pasado marcado por crímenes raciales hasta su destacada carrera en Hollywood, la vida del actor, rapero y productor que acaba de cumplir 53 años estuvo llena de altibajos. En los últimos, a la par de una carrera ascendente, se alejó de las polémicas para dejar una huella duradera en la industria del entretenimiento.

 

 

 

Siempre he mirado mi carrera como un atleta miraría la suya. No jugaré para siempre. Algunos no saben cuándo marcharse, pero los inteligentes sí”, dijo el actor. Entre los episodios de discriminación racial en su historial, su enfrentamiento con una destacada figura de Hollywood y sus controvertidos negocios en la industria, hay aspectos de este rapero convertido en actor que generan revuelo. Previo a su gran carrera, su vuelco al cristianismo y a su matrimonio de 2009 con la modelo Rhea Durham (que le dio cuatro hijos: Ella Rae, de 19: Michael, de 18; Brendan, de 16; y Grace, de 14), Mark Wahlberg esconde un pasado sombrío.

Fuera de control

La vida de Mark Robert Michael Wahlberg, que nació el 5 de junio de 1971 en Boston, Massachusetts, tomó un giro oscuro poco después de la separación de sus padres cuando él tenía 11 años. Apenas dos años después del divorcio, el joven Mark se vio inmerso en el mundo de las drogas. A los 13 años, comenzó a experimentar con la cocaína, de hecho fue traficante de drogas en su adolescencia. Pero las sustancias eran sólo una parte de su vida turbulenta: abandonó la escuela y se dedicó al robo de autos y al asalto a jóvenes adinerados.

En una entrevista en 60 Minutes, el actor hizo alarde de su pasado criminal cuando se le preguntó sobre sus habilidades como ladrón, respondiendo con humor, “Era bastante bueno. Era bastante atrevido”. En palabras de Wahlberg, su comportamiento delictivo se resumía en un deseo de tener lo que no tenían, lo que lo llevaba a salir y robar. El padre Jim Flavin, párroco local en el vecindario de Wahlberg, recordó cómo el joven actor solía saludarlo mientras conducía por la zona en autos robados que apenas podía manejar. En camino a rescatarse, Mark recibió su diploma de escuela secundaria 25 años después de abandonarla en la Escuela Internacional Snowden en Massachusetts.

Pandillero y racista

En un episodio de su turbulenta adolescencia, el actor se vio involucrado en crímenes motivados por el odio racial. El 15 de junio de 1986, con 15 años, Mark y tres amigos observaron a Jesse Coleman, un niño afroamericano de 12 años, mientras se dirigía a casa con sus hermanos. Según documentos obtenidos por The Smoking Gun, uno de los amigos de Wahlberg ordenó a los Coleman que abandonaran la zona debido a su raza, exacerbando la situación con insultos raciales. La escena se intensificó con una persecución en motocicleta del grupo de Wahlberg hacia los Coleman. Los documentos judiciales revelan que el actor y sus amigos lanzaron piedras a los chicos, mientras los seguían cantando insultos racistas. Al día siguiente, Jesse Coleman se encontró nuevamente con la pandilla de Wahlberg durante una excursión escolar, que lo siguieron durante varias manzanas, exclamando insultos raciales y convocando a otros hombres blancos para unirse a la agresión. Durante el incidente, se lanzaron piedras y más de un estudiante resultó herido. El ataque sólo cesó cuando el profesor logró llamar a una ambulancia cercana, que alejó a Wahlberg y su grupo de la clase.

Dos años después de ser denunciado a la policía por tirar piedras a los niños negros de su barrio, Wahlberg, supuestamente drogado, atacó brutalmente a otro residente de Dorchester. En la noche del 8 de abril de 1988, el actor golpeó a un extraño con un gran palo de madera, dejándolo inconsciente. La víctima era un vietnamita llamado Thanh Lam, quien estaba sacando cajas de cerveza de su automóvil cuando Wahlberg se le acercó con el arma. Le gritó obscenidades a Lam antes de romperle el palo en la cabeza y dejarlo inconsciente. Según los registros del tribunal de Massachusetts, Wahlberg estaba insultando al asiático cuando la policía lo arrestó por la agresión. Los oficiales lo llevaron de vuelta a la escena del crimen para que Lam, que pasó la noche en el hospital por sus heridas, pudiera identificarlo como el agresor. Sin embargo, esta confirmación no fue necesaria, ya que Wahlberg dijo a los oficiales que lo arrestaron, “Te lo haré saber, ese es el hijo de puta cuya cabeza abrí”. El actor fue inicialmente acusado de intento de asesinato después del incidente, pero finalmente fue condenado por asalto, pasando sólo 45 días tras las rejas.

Thanh Lam no fue la única víctima del ataque perpetrado por Wahlberg el 8 de abril de 1988. Después de golpear a Lam con un palo, el actor y su pandilla huyeron rápidamente del lugar. Sin embargo, a pocas cuadras de distancia, se encontraron con otro hombre vietnamita, dando lugar a otro asalto. De repente, Wahlberg tranquilizó a la víctima, Hoa Trinh, haciéndole creer que estaban a salvo y que la policía estaba llegando. Colocó un brazo alrededor del hombro de Trinh para aparentar que eran amigos. Cuando consideró que no había peligro, el actor sorprendió a Trinh con un puñetazo en el ojo. Numerosos informes de la época afirmaron que el hombre quedó ciego de un ojo debido al ataque, una creencia que incluso Wahlberg compartió durante años. Sin embargo, cuando el Daily Mail localizó a Trinh años más tarde, reveló que ya había perdido la vista en ese ojo debido a su servicio junto a las fuerzas estadounidenses en la Guerra de Vietnam. Además, el atacado añadió que Wahlberg ya había pagado por su crimen y que lo había perdonado por el incidente.

La racha de violencia de Wahlberg no se disipó con su fama como Marky Mark y el grupo Funky; de hecho, ejecutó lo que se considera su ataque más brutal después de alcanzar la fama. En 1992, fue arrestado por asalto y agresión después de golpear a un hombre en una cancha de tenis junto a su guardaespaldas, Derek McCall. Los registros del tribunal confirman que dejaron al hombre herido, con una fractura de mandíbula. Durante el incidente, McCall sujetó a la víctima, Robert D. Crehan, mientras Wahlberg le propinaba patadas en la cara. Aunque los documentos indican que Crehan no hizo nada para provocar el ataque, el abogado de Wahlberg afirmó que Crehan fue el provocador al usar un insulto racista contra el guardaespaldas negro de Wahlberg. Crehan presentó una demanda civil contra el actor, quien inicialmente negó tener alguna participación en sus lesiones, llegando a decir, “La gente hará cualquier cosa por dinero. Estuve presente, pero no participé”. Sin embargo, Wahlberg finalmente decidió llegar a un acuerdo extrajudicial justo antes del juicio. Crehan expresó su satisfacción con el acuerdo ante el juez, y Marky Mark se libró de cualquier responsabilidad legal.

Cara de pocos amigos

Mark Wahlberg protagonizó junto a Leonardo DiCaprio la película Los Infiltrados (2006) de Martin Scorsese, lo que le valió al nativo de Boston una nominación al Oscar. Sin embargo, ambos ya habían trabajado juntos más de una década antes. Mark estaba aún en sus primeros años como actor cuando apareció en La Historia de Jim Carroll (1995). DiCaprio interpretaba a Carroll, un talentoso jugador de básquet de secundaria adicto a la heroína. Wahlberg obtuvo un papel secundario en el drama deportivo, pero esto no fue bien recibido por el protagonista.

Durante una entrevista con The Hollywood Reporter, Wahlberg recordó, “Leonardo dijo, ‘Sobre mi maldito cadáver, Marky Mark no va a estar en esta maldita película’. Porque teníamos algo. Ni siquiera me di cuenta, pero fui un poco idiota con él en un partido de baloncesto de caridad. Así que dijo, ‘Este maldito idiota no va a estar en esta película’”. A pesar de las reservas de DiCaprio, el director Scott Kalvert respaldó a Wahlberg y decidió mantenerlo en el elenco. Mark entendió la vacilación de DiCaprio debido a su comportamiento pasado, pero según él, la enemistad desapareció después de la primera lectura del guión. Ambos actores confirmaron su amistad con una conversación que recordaron durante la entrevista.

Borrar un
pasado oscuro

En 2014, Mark Wahlberg presentó una solicitud ante la Junta de Indultos de Massachusetts, buscando eliminar de sus registros sus condenas por agresión. Su objetivo era poder trabajar con niños en situación de riesgo y obtener una licencia de concesionario para su cadena de restaurantes, Wahlburgers. En su solicitud, Wahlberg expresó su profundo arrepentimiento por sus acciones la noche del 8 de abril de 1988, afirmando haberse esforzado desde entonces por ser una mejor persona y ciudadano, con el fin de ser un modelo a seguir para sus hijos y para otros.

Sin embargo, su solicitud de perdón fue ampliamente criticada, siendo percibida por muchos como un intento de lavado de imagen por parte de una celebridad millonaria, lo que generó una respuesta negativa por parte del público y los medios. “Debido a su fama y su éxito cree que puede agitar la varita mágica”, expresó Kristyn Atwood, una de las estudiantes negras que fue golpeada por una roca cuando la banda de Wahlberg apuntó a su clase durante una excursión en 1986. Atwood dejó en claro su posición sobre la petición de perdón del actor, “No me importa quién es, no hace ninguna excepción. Si eres racista, siempre serás racista, y que él quiera borrarlo, creo que está mal”.

El actor posteriormente admitió que su solicitud de perdón fue un error, afirmando, “Fue una de esas cosas que se me presentaron, y si hubiera podido hacerlo de nuevo, nunca me hubiera centrado en eso”.

¿Consumidor
de esteroides?

En 2018, durante una conversación telefónica con el cineasta Jon Bravo, el distribuidor de esteroides encarcelado Richard Rodríguez afirmó que había tenido varios clientes prominentes antes de que su gimnasio en Miami fuera allanado por la Agencia Antidrogas. Entre ellos se encontraba Mark Wahlberg. Rodríguez comentó durante la entrevista que, aunque Wahlberg era inicialmente considerado una buena persona, su relación se volvió tensa con el tiempo. “Cuando lidias con celebridades, lamentablemente debes ser muy complaciente. Wahlberg comenzó a ser más exigente. Una vez que vi su verdadera naturaleza, decidí cortar lazos con él”, dijo.

Según Rodríguez, el actor habría utilizado esteroides para preparar sus papeles en películas, esperando que fueran distribuidos globalmente. “A menudo, se mostraba ingenioso al encontrar formas de enviar productos a ciertos países y áreas donde podría recibirlos, pero no necesariamente bajo su nombre real”. Además, el propietario del gimnasio mencionó que Wahlberg solía utilizar alias para confundir a las personas. Cuando TMZ lo cuestionó poco después de que la historia se hiciera pública, el actor negó rotundamente el uso de esteroides. La estrella de Sangre, sudor y gloria (2013) afirmó que su físico tonificado era completamente natural y que sus músculos los había conseguido a través del ejercicio.

Donación con
fines de lucro

Tras las acusaciones de agresión sexual contra Kevin Spacey, su expulsión de la película Todo el dinero del mundo (2017) de Ridley Scott desencadenó una carrera contrarreloj para salvar el proyecto. Spacey interpretaba al magnate J. Paul Getty, quien se negó a cooperar con la familia mafiosa que secuestró a su nieto en Italia, a pesar de su enorme fortuna. La situación se volvió aún más complicada cuando Spacey fue despedido de la película, que ya estaba terminada, a solo unos meses del estreno programado.

Algunos sugieren que Mark Wahlberg estaba más interesado en aumentar su cuenta bancaria que en rescatar la película. Mientras Michelle Williams recibió una remuneración de menos de 1.000 dólares por su trabajo en las repeticiones rápidas, Wahlberg exigió la impresionante suma de 1,5 millones de dólares. Según informes de dos fuentes diferentes, el actor tenía una cláusula en su contrato que le otorgaba poder de aprobación sobre su coprotagonista, una cláusula que aprovechó al máximo cuando el estudio consideró reemplazar a Spacey por Christopher Plummer. Según un informante citado en USA Today, “Lo que dijo fue, ‘No aprobaré a Christopher Plummer a menos que me paguen’”. Sin embargo, Wahlberg se comprometió a renunciar al millón y medio de dólares después de que el sindicato de actores Sag-Aftra investigara la enorme disparidad salarial, y donó el dinero al Fondo de Defensa Legal de Time ‘s Up en nombre de Michelle Williams.

¿Escribió su Wikipedia?

En 2020, el oscuro pasado de Mark Wahlberg volvió a la atención pública cuando el actor compartió una foto de George Floyd en su cuenta de Instagram. Utilizó el hashtag de Black Lives Matter en la foto y la acompañó con el mensaje, “Debemos trabajar juntos para abordar este problema. Estoy rezando por todos nosotros. Que Dios los bendiga”.

Sin embargo, Wahlberg fue rápidamente criticado como hipócrita, con muchas personas señalando su historial de crímenes raciales. El artista de cómics Adam Ellis tuiteó, “Golpeó a un vietnamita hasta dejarlo inconsciente y fue acusado de intento de asesinato. Cometió al menos 5 crímenes de odio. Solo se disculpó cuando buscaba un perdón 26 años después”.

Cuando la atención se centró en el hecho de que Wahlberg tenía una sección completa dedicada a sus crímenes raciales en su página de Wikipedia, esta sección fue milagrosamente retitulada de “Crímenes de odio” a “Incidentes raciales”, y más tarde se diluyó aún más a “Asuntos legales”. Muchos creen ahora que Wahlberg editó su propia página de Wikipedia para minimizar su pasado y el escrutinio público. El publicista Danny Derany resumió la situación diciendo: “Si todavía no entiendes lo que es el privilegio blanco, Mark Wahlberg cometió crímenes de odio, tiene una sección en Wikipedia dedicada a ello, y nunca hablamos de ello”.

Podría haber escrito su capítulo final hace 23 años cuando casi muere en uno de los ataques terroristas más impresionantes de la historia. Wahlberg y algunos amigos tenían pasaje para volar en uno de los aviones que se estrellaron contra las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001. Originalmente planeaban volar de Boston a Los Angeles, pero en el último minuto decidieron alquilar un avión a Toronto, Canadá, para asistir a un festival de cine. “Ciertamente habríamos intentado hacer algo para luchar. Probablemente he tenido más de 50 sueños al respecto”, acusó sobre su roce cercano con la muerte con el que todavía hoy sueña. Pero por el momento, Mark va a seguir contando el cuento, y más ahora que cumplió 53 años.

Por Cynthia Serebrinsky

Infobae