Necrológicas

Fiscalía pidió audiencia para formalizar a dos médicos y un enfermero por la muerte de un bebé

Martes 18 de Junio del 2024

Compartir esta noticia
1,170
Visitas

Producto de la querella criminal que los padres de un lactante fallecido presentaron en septiembre de 2018, el Ministerio Público solicitó audiencia para la formalización de cargos por un cuasidelito de homicidio en contra de dos médicos y un enfermero.

El Juzgado de Garantía de Puerto Natales fijó el procedimiento para el 26 de septiembre de este año, en contra del enfermero Cristián Keru Orellana y los médicos Rafael Alava Cevallos y Marco Vásquez Sosa.

Los progenitores denunciaron en su momento omisiones y negligencias que llevaron al fallecimiento de su bebé de 8 meses de edad.

Ambos padres trabajan en el Hospital Doctor Augusto Essmann Burgos. 

El 9 de julio de 2018 la mamá estaba en el centro asistencial y el hijo en la sala cuna. A las 14 horas, cuando le correspondía alimentarlo, las “tías” le manifestaron que estaba con fiebre. Le dieron paracetamol en gotas y ella volvió a sus labores.

A las 17 horas la mujer pasó a buscar a su hijo a la sala cuna y verificó que se encontraba bien.

Pero en la noche volvió a presentar fiebre y lo llevaron a la Urgencias del Hospital de Natales.

El médico de turno ordenó exámenes, dando positivo a virus respiratorio sincicial, pero no ordenó hospitalizarlo. Sino 5 días de reposo en casa. Pero le señaló a la madre que no podía extenderle una licencia médica atendido que sólo se les da a los padres cuando la enfermedad es algo grave.

El viernes 13 de julio el bebé continuaba con fiebre, con mayor decaimiento y leve molestia para respirar, por lo que decidieron concurrir a urgencias del Hospital de Puerto Natales. 

Estaba de turno el mismo médico y solicitó realizarle exámenes de sangre. 

Luego lo vio el pediatra Marco Vásquez, quien le dijo a la madre “yo te lo voy a sanar”, y que lo más probable el lunes estaría de alta con el tratamiento que le daría.

Luego una facultativa señaló que no veía bien al niño y que se contactaría con su colega de Punta Arenas, para pedir autorización y gestionar el traslado.

En el Hospital Clínico fue recibido por uno de los querellados, el médico Rafael Alava, quien con un tono de voz fuerte le pregunta a los padres si llevaban las radiografías. Luego sale del box sin dar ningún tipo de atención al lactante.

“La dificultad respiratoria se acrecentó y mientras preparaban la sala revienta en sangre, con los ojos cerrados”, se indica en la querella.

El padre, al trabajar en el sector salud, supo inmediatamente en esos momentos que el hijo estaba entrando en paro cardiorrespiratorio, señalando a viva voz “está en paro”.

El abogado querellante, Ramón Ibáñez, dijo que para sus representados todas las omisiones y negligencias claramente terminaron con la vida del bebé”.