Necrológicas

– Sergio Julio Lillo Descourvieres

– Valeria Ruth Mansilla

– Eduard Kucewicz Koprunner

– Raúl Mayorga Alvarez

– Orfa Luisa Oyarzún Alarcón

Gestión de riesgo

Por Alfredo Soto Martes 18 de Junio del 2024

Compartir esta noticia
39
Visitas

Muy pronto comienza una nueva instrucción para estudiantes que se han integrado al programa del Magíster en Ciencias Antárticas y Subantárticas, con un componente fuerte de enseñanzas en el ámbito de la glaciología, que es el entorno en el que estos profesionales, de distintas formaciones y profesiones, señalan un fuerte interés por esta especialización, fundamentalmente debido a que nuestro territorio está conformado por la presencia de glaciares, haya sido en el pasado y que han dejado sus huellas en nuestro territorio más inmediato, como todo lo que vemos alrededor de nuestra ciudad. 

Es el caso del mismo estrecho de Magallanes que en épocas antiguas fue justamente el depósito de un gran glaciar que cubría casi la totalidad de nuestra región. Los descansos transversales que existen en la subida de Avenida Independencia desde la costanera hasta la calle Zenteno, no son ni más ni menos, que las rugosidades de la acumulación de morrenas glaciares, que le dieron esa geomorfología al sector y que se vuelve a repetir en variados lugares y localidades de la Península de Brunswick, en donde está apostada nuestra ciudad. Estas instrucciones van dirigidas específicamente a prepararse de manera teórico-práctica en lo que corresponde a tener nociones de seguridad y fundamentalmente en crear una solidez en el conocimiento de la gestión del riesgo, en lugares tan remotos como son los ambientes en donde se encuentran nuestros glaciares. 

Estas enseñanzas cruzan de manera transversal un conocimiento que toda nuestra población debiera tener, sin ir más lejos, veo con mucha preocupación, los acontecimientos de las últimas lluvias que han ocurrido en el resto de Chile, con demostraciones reales de nuestra ignorancia generalizada en cuanto a que nuestro país y por sus formas ya reconocidas y que en muchos casos son destacables en cuanto a su presencia como hermosos paisajes, pero en ningún caso se subraya lo peligroso que son de por sí, y por la naturaleza de sus comportamientos, así como un río desbordado, una frágil montaña que por diversas razones, ha caído en agudas erosiones y que el mismo suelo no es capaz de sustentarse por sí solo, vientos provocados por los cambios típicos de un planeta recargado de modificaciones en su atmósfera y que en lugares que antes no ocurría nada, hoy día está afecto a muchos embates peligrosos, daños a la infraestructura y principalmente a un estrés agudo en las personas que son afectadas. 

Hoy día la tecnología, los estudios y la preparación es vital para entender que vivimos en un territorio latinoamericano en donde existen más de 100 millones de personas que viven en asentamientos informales, altamente vulnerables a desastres. Por lo general y como vemos en los reportes e informes de acontecimientos, el 80% del impacto de los desastres se sienten en las ciudades y afecta sobre todo a quienes están menos preparados. 

El enfoque de Gestión del Riesgo de Desastres surgió a fines de los años noventa como un nuevo paradigma que colocaba al riesgo al centro del problema y a los desastres como el producto de dicho riesgo. Este ordenamiento permitió comprender mejor de manera metodológica que nos lleve a tomar decisiones adecuadas frente a los problemas que se presenten. Con el tiempo el enfoque de la gestión del riesgo y los desastres, subrayan la relación entre riesgos/desastres y desarrollo/planificación, que se relaciona con los objetivos de desarrollo sostenible. 

Este nuevo enfoque ha sido adoptado por países como el nuestro, pero en cuanto la intensidad del clima se desborda en su manifestación siempre nos estamos dando cuenta que nos falta aún estar más y mejor preparados, debemos lograr índices de prevención y control mucho más adecuados para llegar a estas instancias, lo mejor preparados para las contingencias, que ya pueden ser estudiadas y monitoreadas, pero nuestras acciones o reacciones a veces se  ralentizan por no tener los momentos de ejercitación, entrenamiento, estudio y por sobre todo la imaginación y que esta se traduzca en una prevención con todos los bordes que se requieran para enfrentarla de la mejor manera.