Necrológicas

– Sergio Julio Lillo Descourvieres

– Valeria Ruth Mansilla

– Eduard Kucewicz Koprunner

– Raúl Mayorga Alvarez

– Orfa Luisa Oyarzún Alarcón

Desafíos y oportunidades del invierno magallánico

Por Emilio Boccazzi Campos Lunes 24 de Junio del 2024

Compartir esta noticia
89
Visitas

Mientras Chile central sufre los rigores de las intensas y persistentes lluvias que han provocado estragos desde la Región de Valparaíso hasta la Región del Biobío, en Magallanes el invierno ha llegado con dureza por las históricas bajas temperaturas, que han mantenido por varios días el termómetro moviéndose entre los -3 y -15 grados. El cielo completamente despejado, ha entregado días muy luminosos, con un sol (que no calienta pero que ilumina bonito) y tardes, noches y madrugadas extremadamente heladas. Vuelven a aparecer imágenes un tanto olvidadas y se han presentado las dificultades propias de las bajas temperaturas y las dificultades propias para el desplazamiento de las personas.

Este escenario invernal, plantea en consecuencia desafíos y dificultades que superar y, por otra parte plantea oportunidades que es necesario prever y planificar para aprovechar esta singular condición.

A las dificultades provocadas por los congelamientos esencialmente de las instalaciones sanitarias domiciliarias, se deberá trabajar en la toma de conciencia y en la permanente educación y reiteración para esperar de mejor manera los inviernos venideros.

Claramente se deberá trabajar por parte de la Empresa Aguas Magallanes, la Super- Intendencia de Servicios Sanitarios y entes de acompañamiento como el municipio para crear y potenciar proyectos que promuevan la protección de las líneas sanitarias, las llaves de jardín y los puntos más vulnerables de toda instalación sanitaria. Esto debe ser una línea de proyectos públicos, privados y mancomunados.

En el caso del despeje de calles y caminos, la situación deberá considerar en el caso de Punta Arenas, Puerto Natales y Porvenir, especialmente en esta primera la gran cantidad de personas y familias que habitan en los perímetros o periurbanos de la ciudad, lo que hace más dificultoso el despeje y habilitación de vías. La dotación de mayor maquinaria municipal para trabajos de invierno y el reforzamiento de los equipos humanos en esta materia, es también una tarea a resolver. Más tolvas saleras, más camiones y camionetas con palas de despeje, equipos de iluminación autónomos , motoniveladoras y maquinaria de escala urbana (minicargadores, minipalas, etc) son necesarias a la luz de lo acontecido. Sólo como recordatorio, la última gran dotación de maquinaria municipal en Punta Arenas, con proyecto municipal y recursos del gobierno regional se produjo entre los años 2014 y 2015, es decir hace casi una década. Y la ciudad y su entorno han seguido creciendo.

En el caso de los caminos provinciales e interprovinciales, estos quedan en manos de la Dirección de Vialidad y sus empresas colaboradoras a través de los contratos denominados Conservación Global de Caminos, en todas las provincias de la región. Sin embargo, en las últimas horas, la Cámara Turística de la Provincia de Ultima Esperanza, ha efectuado público reclamo, por el no despeje o dificultades para acceder al Parque Nacional Torres del Paine o las dificultades presentadas en la Cueva del Milodón, cerrada por estar sin suministro de agua.

Como se ha dicho hasta el cansancio en innumerables diagnósticos y planes, se debe romper la estacionalidad del turismo en Magallanes, y con estas carencias no damos ninguna posibilidad ni seriedad para plantearnos con un Turismo Invernal, prístino y de una contemplación única, por lo despejado de la atmósfera. La visibilidad de las bellezas naturales en especial los parajes y paisajes de la Octava Maravilla así como su fauna son únicos y de una oportunidad que no se puede dilapidar. La región lo necesita. Se tendrá que dotar de más pool de maquinarias en los distintos puntos de la Patagonia, aumentando su cantidad y diversidad si es necesario.

Por otra parte la casi inexistencia de viento en esta etapa del año, hace factible una navegación tranquila y contemplativa (lo que casi no se repite en ningún momento desde primavera hasta entrado el próximo otoño), brindando una oportunidad para la navegación a los fiordos, ventisqueros y glaciares. Sólo a algunas horas de Punta Arenas, se puede tener una navegación por el seno Almirantazgo y su “Avenida de Glaciares” con el “Parry”, el “Brookes” o el “Marinelli” por poner sólo algunos ejemplos. (Hoy se ha creado por un particular, una instalación mini-portuaria en la localidad de San Juan-Punta el Arbol, lo que disminuye notablemente la navegación a los puntos de interés).

En Puerto Natales, en Tierra del Fuego Sur o en Puerto Williams hay decenas de oportunidades en materia de navegación a fiordos y canales. Por ello, hay que estimular y ocuparse de no tener escollos en la mega infraestructura de llegada a la región. En consecuencia, el trabajo preventivo para tener aeropuertos autónomos y altamente equipados para combatir las bajas temperaturas es parte de la estrategia y la planificación. Podríamos seguir en esto de proponer miradas y proyectos, por lo que lejos de trabajar en resolver las emergencias (que evidentemente hay que resolver) nada debiera hacer olvidar de pensar, planificar, decidir y actuar en las inmensas oportunidades que plantean nuestros inviernos. El invierno magallánico y el ser una región aún tranquila y “natural” es una oportunidad de consolidarla como una potencia turística para los chilenos y para quienes quieran aventurarse con sólidas prestaciones únicas y muy distintas a lo que se puede ofrecer en verano.