Necrológicas

Milei se dio un baño de masas y se subió a un tanque de guerra mientras la Iglesia argentina criticó a la clase política

Miércoles 10 de Julio del 2024

Compartir esta noticia
213
Visitas
  • El Presidente encabezó la celebración del mayor desfile militar en décadas por el Día de la Independencia. El arzobispo deBuenos Aires reprochó a la dirigencia del país “no tener termómetro social para saber lo que le pasa al argentino de pie”. 

Javier Milei escuchó en primera fila el duro diagnóstico de la Iglesia católica argentina sobre la situación que atraviesa el país sudamericano. El arzobispo Jorge García Cuerva describió una Argentina “que aún hoy sufre las cadenas de diversas esclavitudes” durante el Te Deum celebrado ayer en la catedral de Buenos Aires y pidió unidad a una dirigencia política a la que acusó de “no tener el termómetro social para saber lo que le pasa al argentino de pie”. 

El mensaje de la cúpula eclesiástica contrastó con la fiesta que aguardaba al Presidente en el exterior del templo católico con ocasión del Día de la Independencia. 

Miles de personas se acercaron al centro de la capital para presenciar el mayor desfile militar de las últimas décadas e intentar saludar al Mandatario. Milei lo siguió desde un palco junto a la Vicepresidenta, Victoria Villarruel, antes de romper el protocolo y subirse ambos a un tanque de guerra y gritar eufórico Milei: “¡Viva la libertad, carajo!”.

Durante la misa, el arzobispo hizo un paralelismo entre la parábola del paralítico, en la que Jesús cura a un enfermo que no puede caminar, y la realidad argentina de 2024, donde la pobreza y el desempleo se han convertido en dos de las grandes preocupaciones de la sociedad. “Tantos hermanos paralizados hace años en su esperanza, tantos atravesados por el hambre, la soledad y una justicia largamente esperada”, dijo García Cueva. “Tantos argentinos tendidos sobre una manta en el frío de las veredas de las grandes ciudades del país, postrados como consecuencia de la falta de solidaridad y el egoísmo”.

El deterioro de la situación económica es visible en Buenos Aires, la ciudad más rica de Argentina. El número de personas sin techo va en aumento desde hace años y ya son al menos 4.000, según el último censo oficial. En las últimas horas falleció una persona de 51 años en la calle por hipotermia, la cuarta víctima en una semana.

La Iglesia católica argentina, muy crítica con Milei al igual que el Papa Francisco, ha acusado al gobierno de insensibilidad ante la situación social y este martes volvió a exigir unidad para sacar al país adelante: “Hoy no hay tiempo para la indiferencia, no nos podemos lavar las manos con la distancia, con la prescindencia, con el desprecio. O somos hermanos o se viene todo abajo”.

Gran despliegue militar

Una multitud aguardaba al Presidente ultraderechista fuera de la catedral, situada en una esquina de la Plaza de Mayo. “Milei, querido, el pueblo está contigo”, cantaban los presentes a lo largo del recorrido de la comitiva hasta el palco levantado para presenciar el desfile militar por el Día de la Independencia de Agentina. 

Milei no se limitó a recuperar una tradición interrumpida durante los cuatro años del gobierno del peronista Alberto Fernández sino que lo hizo a lo grande. Más de 7.000 efectivos de las distintas fuerzas, 70 vehículos de combate y 62 aeronaves protagonizaron la mayor exhibición militar en décadas en Buenos Aires. “Viva la patria”, gritaba la multitud al paso de los militares, encabezados por los veteranos de la guerra de las islas Malvinas que Argentina libró contra Gran Bretaña en 1982.

El País