Necrológicas
  • Ruth Oladia Casanova Villegas
  • Inés Carreño Carreño

Crisis

Por Carlos Contreras Martes 9 de Agosto del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
70
Visitas

Crisis es un término que se ha repetido durante los últimos meses y quiere decir “situación grave y decisiva que pone en peligro el desarrollo de un asunto o un proceso”, y sin lugar a dudas que los hechos de los últimos meses han confirmado esta situación. De muestra tres botones.
Está concluyendo el proceso de Nueva Constitución para Chile y, curiosamente nadie considera la importancia que un número importante de chilenos haya concurrido a ocupar parte de su tiempo en días de descanso para opinar respecto de los valores que lo representan y que les gustaría formaran parte de los valores constitucionales…nadie ha hablado de aquello y es sumamente relevante. Obviamente que las personas piensen y se manifiesten no es noticia ni genera un solo aplauso.
Se destacó la entrevista, si se le puede llamar así, a don José Piñera Echenique en el programa El Informante en el cual hizo gala de conocimientos e inteligencia, pero también de una soberbia que pocas veces uno puede presenciar. Entiendo que se puede ser inteligente o sabio sin ser soberbio y entendiendo por soberbia, en este caso, la descalificación de las otras personas u opiniones basada en sustentar una posición distinta a la de aquel que actúa de manera soberbia por suponer que su posición es incuestionable.
Finalmente el Servel, servicio encargado de velar por los procesos eleccionarios patrios determina que no se podrá hacer propaganda de candidaturas por las redes sociales, para después proceder a dejar sin efecto esa resolución en atención a motivos más que evidentes, pues el mundo hoy en día está en red.
Y, no es bueno achacar el germen de todos los problemas al gobierno o al Estado porque es la sociedad la que está sumida en esta dinámica, porque son nuestros gobernantes y nuestro Estado, porque se trata de nosotros mismos reflejados en estas instituciones. El problema es nuestro, de todos y cada uno, y de seguir en esta senda lo heredaremos a los que nos siguen.
Así las cosas lo bueno no es bueno, la soberbia se impone y los órganos formales del Estado se equivocan… así las cosas no pueden funcionar ni mejorar. No me gusta la expresión crisis, pero bastante se parece a lo que hoy vivimos y con justicia podemos preguntarnos… ¿ahora qué?