Necrológicas
  • José del Carmen Velásquez Saldivia

Redes sociales

Por Diego Benavente Viernes 17 de Marzo del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
32
Visitas

Hace aproximada-mente 6,3 millones de años ocurrió una muta-
ción que separó al humano del chimpancé y comenzó el ciclo que dio origen al homo erectus, caracterizado por caminar erguido. Asimismo hace 90 mil años ocurrió otra mutación, la del cromosoma Y, haciendo que los machos comenzaran a expresarse, a emitir ruidos y darse a entender, en buenas cuentas a hablar. Lo cual redundó en que las hembras comenzaran a preferir a los que hablaban. De ahí en más, la comunicación ha significado una poderosa herramienta evolutiva de la raza humana, la cual hoy en día se apoya fuertemente en la tecnología y en especial la Internet y ahora último en las redes sociales.
Bajo esta nueva realidad, ¿cómo están cambiando los seres humanos y la mente? son preguntas que aún no encuentran respuestas definitivas, sin duda, es una noticia en desarrollo. Como escribía hace varios años Nicholas Carr en La Nación del vecino país, “la mente lineal está siendo desplazada por una nueva clase de mente que quiere y necesita recibir y diseminar información en estallidos cortos, descoordinados, frecuentemente solapados”.
Herramientas actuales de las redes sociales como Facebook, Twitter y WhatsApp están definiendo vidas más mediatizadas y a su vez reflejan características de cada persona. Hoy en día es cada vez más relevante, el sentirse o estar siempre conectado en red. Así como también el mundo de las imágenes adquiere una mayor importancia, en un mundo global en que las distancias ya prácticamente no cuentan.
La Internet está cambiando muchas costumbres y generando nuevas habilidades, como decía Carr, “alienta a la multitarea, a ser rápidos y cambiar de foco de atención”. Pero esto tiene un costo, en el camino se pierde la habilidad de filtrar distracciones e interrupciones, para mantener la mente enfocada en una idea. Hay que estar siempre en la última y meterse en todas, esto partió con el mail y antes lo fue la web, ahora Facebook, Google, Twitter y WhatsApp, sobre todo esta última, serán las que triunfarán y decantará algo el tema, hasta que aparezca una nueva que nos sorprenda, potenciando una nueva habilidad o mejorando algunas existentes.
La novedad del uso de las herramientas de las redes sociales como todo nuevo instrumento, al igual que cuando se pavimenta una calle o una vereda nueva, la gente al principio sale contenta y eufórica a usarla mucho más que lo normal. Se ven más bicicletas y no es que se incorporen más bicicletas o la gente las use más, es sólo la novedad de inaugurar la superficie lisa y expedita, que hace que sea rico probarla y andar más, pero la novedad pasa y pronto la gente vuelve a la costumbre natural de uso. Algo similar debiera ocurrir con las redes sociales, Facebook, Twitter, WhatsApp y otras, donde los usuarios aún maravillados con la herramienta se arrebatan comunicándose a diestra y siniestra, incluso sin tener muchas veces algún objetivo o algo relevante que comunicar. Los tiempos muertos y las horas de espera pasaron al olvido, ya tienen destino, estar comunicados en red con los cada vez más sofisticados Smartphones.
Hay que tener cuidado, ya que también están aumentando las patologías que provoca el uso compulsivo de estas herramientas, como por ejemplo cuando se llega a extremos como no dormir para twittear hasta bajo la sábana para no molestar a la pareja, como lo declaraba una famosa animadora.