Necrológicas

A la cárcel enviaron a sujeto que prendió fuego a los paraderos frente al hospital

Por La Prensa Austral Martes 13 de Octubre del 2020

Compartir esta noticia
42
Visitas

En 2005 la justicia le suspendió una pena de 35 años de cárcel, tras ser declarado enajenado mental.

Como Jaime Varas Chamorro, una persona en situación de calle, fue identificado el autor del incendio a los paraderos de locomoción colectiva, ubicados en las afueras del Hospital Clínico, que ayer fue enviado a la cárcel de Punta Arenas a cumplir prisión preventiva.

Justo cuando personal de la Sip de Carabineros investigaba la intencionalidad de lo sucedido el domingo, horas más tarde el mismo autor se presentó ante Carabineros para confesar su autoría.

Ayer compareció a la audiencia de control de detención, ocasión en que el fiscal Manuel Soto formalizó cargos en contra del imputado por los delitos de incendio, violación de morada, daños y atentado contra la salud pública.

De acuerdo al informe policial, fue pasadas las 13 horas del domingo que encontrándose Jaime Varas en compañía de otras dos personas al interior del paradero, utilizado como refugio, que producto de una discusión tomó un encendedor y prendió fuego a la ropa que había apilada al interior. De ahí salió, cruzó la avenida Eduardo Frei y fue al otro paradero, donde prendió fuego a un colchón.

El primer paradero resultó completamente destruido y el segundo parcialmente, gracias a la intervención de Bomberos.

Más tarde, alrededor de las 21 horas, cuando transitaba por la Avenida Frei, la misma persona procedió a  ingresar a la fuerza a un domicilio signado con el número 0890, saltando un cierre perimetral y luego rompió una de sus ventanas, siendo sorprendido por uno de los trabajadores de esa residencia.

Los delitos los cometió incumpliendo la cuarentena y el avalúo de cada paradero es de 16 millones de pesos.

“No me arrepiento”

En la declaración que entregó el detenido, expuesta por el fiscal al solicitar la prisión preventiva, Varas confesó que estaba en la caseta con otras dos personas. Eran pasadas las 13 horas, “y como me llevaba mal con ellos decidí quemar las dos casetas. En la primera como habían frazadas, las extendí rápidamente y les prendí fuego. Lo mismo hice al frente. No me arrepiento y lo volvería a hacer. Lo hice premeditadamente”.

Confesó que lo hizo porque sufría maltrato físico y sicológico de las otras personas, “que me pedían que les haga el aseo y no estoy para eso”.

En su extracto de filiación el detenido registra varias sentencias, una de 7 años de cárcel por robo con violencia, recibiendo el 24 de octubre de 2014 la libertad condicional.

Luego de escuchar los argumentos del fiscal y el abogado defensor, Pablo Santander, el juez de turno, Juan Villa, acogió la prisión por los dos meses que dure la investigación.

En los archivos de La Prensa Austral, consta que en 2005 la justicia le suspendió una pena de 35 años de cárcel, luego de 17 años encarcelado, tras ser declarado enajenado mental.