Necrológicas
  • Javier Pardo Ojeda
  • Paulino Vásquez Argüelles

Corporación Municipal de Natales se autodenunció por deficiente condición sanitaria y laboral en que trabajaban sus funcionarios

Por La Prensa Austral Miércoles 7 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
920
Visitas

Edificio central no cuenta con la infraestructura requerida para la cantidad de funcionarios que allí se desempeñan

La autodenuncia fue una decisión adoptada por la alcaldesa Antonieta Oyarzo junto a la secretaria general (s) de la Corporación Municipal, Ximena Velásquez, quienes dieron cuenta que en el recinto, arrendado, trabajan hacinados 26 funcionarios

La Corporación Municipal de Educación se autodenunció ante la seremi de Salud por la vulnerabilidad de derechos que sufrían los funcionarios que se desempeñan en el edificio central de la Cormunat, quienes trabajaban en un espacio que no cumplía con las normas sanitarias y laborales mínimas.

La autodenuncia fue una decisión adoptada por la alcaldesa Antonieta Oyarzo junto a la secretaria general (s) de la Corporación Municipal, Ximena Velásquez.

Ambas llegaron el pasado martes 29 de junio al edificio ubicado en calle Ramírez Nº 324, donde se encontraron con esta condición de vulnerabilidad de derechos que afectaba a los trabajadores desde hace mucho tiempo.

En el recinto -arrendado- trabajan hacinados 26 funcionarios.

26 funcionarios trabajaban en el edificio de Esmeralda Nº 324.

Antonieta Oyarzo expresó que “esta decisión de habernos auto denunciados ante la seremi de Salud tiene que ver con que ésta administración municipal la cual desde el día uno va a normalizar las situaciones que no se han desarrollado en la administración saliente de forma adecuada y en relación a las diferentes normas establecidas en términos sanitarios o laborales”.

Dijo que quería entregar un mensaje que, más allá de los costos que les significa realizar esta denuncia, se va a respetar lo que corresponda de acuerdo a la ley.

Añadió que “ésta administración no va a mantener ninguna relación contractual que vulnere los derechos de los trabajadores de la gestión municipal. Vamos a tener un enfoque de derechos no solo desde la gestión con los ciudadanos sino que también un respeto a los derechos laborales de todos los funcionarios, situación que no ha sido la característica de la administración saliente, ni de quien estaba en el cargo de secretario de la Corporación de Educación”.

Por su parte la secretaria general (s) de la Corporación Municipal de Educación, Ximena Velásquez agregó que una de sus primeras preocupaciones fue la cantidad de personas que se desempeñaban en dicho edificio, porque no se cumplía con los requerimientos del aforo exigido por el Ministerio de Salud ni el distanciamiento físico.

Añadió que “nuestra mayor preocupación es que el personal esté trabajando con las medidas de seguridad correspondientes y que en base a eso nosotros también podamos brindar un buen servicio a los usuarios y a quienes llegan hasta este edifico a realizar trámites”.

Realizada la autodenuncia ante la seremi de Salud, llegaron dos inspectores, quienes levantaron un acta e iniciaron un sumario sanitario.

En la fiscalización de la autoridad sanitaria se observó que no se contaba con un dispensador de alcohol gel donde esta el reloj biométrico; que las oficinas no cuentan con ventilación natural y poseen ventilación artificial que no cumple con la función de extracción y renovación del aire; que faltaba la señalética obligatoria general en todas las áreas del establecimiento y que en el primer piso del edificio no se cumplía con el distanciamiento físico seguro en puestos de trabajo y vías de circulación.

El recinto cuenta con tres pisos, observándose que la primera planta contaba con dos vías de evacuación, una de ellas era la puerta de ingreso y salida del edificio y la restante -que no estaba señalizada- no era de libre acceso y estaba obstaculizada por cajas. Con respecto al segundo y tercer piso, no cuentan con vías de evacuación.

Por su parte los baños no tienen ventilación natural ni artificial y en el segundo piso sobre el área de la tina se había instalado una repisa la cual contenía los archivadores y la documentación de la Corporación. Además la puerta que se encuentra en el inicio de la escalera del tercer piso estaba obstaculizada como vía de evacuación.

Todas estas deficiencias dieron paso al inicio de un sumario sanitario por infracción a la Ley 21. 342 que establece el protocolo de seguridad sanitaria laboral para el retorno gradual y seguro al trabajo en el marco de la alerta sanitaria decretada con ocasión de la enfermedad de Covid-19 en el país y que fue publicada el 1 de junio de este año.

Fotos Gabriel Leiva