Necrológicas

Cubanos radicados se unen a protestas y piden ayuda en insumos para enviarlos a su convulsionado país

Por La Prensa Austral Jueves 15 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
405
Visitas

En un clima radicalmente opuesto al que viven sus compatriotas en la isla, un pequeño grupo de cubanos se unió a las protestas que se han vivido en los últimos días en el país caribeño. En Avenida Colón con Bories, entregaron su mensaje a la comunidad, pidiendo especialmente, ayuda para que pueda ser enviada a sus compatriotas que viven una delicada situación, que ha llamado la atención de la comunidad internacional.

Anardis Andrés Sánchez lleva dos años en la región y fue uno de los que lideró esta iniciativa, con la que buscan llamar la atención de los magallánicos ante la realidad que vive su país. “En Punta Arenas no hay más de treinta cubanos. Es solidaridad, hermano, tenemos que alzar la voz; sería muy inconsecuente estar en un lugar tan alejado y que por lo menos, las personas no sepan de Cuba. Allá han cortado todos los medios de comunicación hacia el exterior, para que no se sepa cómo actúa la dictadura. Aquí estamos alzando la voz por nuestros hermanos y que Magallanes sepa que Cuba los necesita ahora, más que nunca”, expresó.

Pero además de unirse a las manifestaciones que se iniciaron el fin de semana, pusieron en marcha una campaña “de recogida de medicamentos, lo que se pueda, para nosotros encargarnos de hacer un envío a nuestros hermanos en Cuba, porque los hospitales hoy están sitiados por la dictadura, no están dejando entrar ni a los heridos ni a los niños; los médicos están secuestrados. Busquen en Internet el Hashtag #SOSCuba y lo van a ver todo. Los médicos están escondidos en casa dando asistencia, pero no tienen insumos, mascarilla, una gasa y por eso estamos aquí, para que con un granito de arena podamos ayudar a nuestros hermanos cubanos”, recalca.

Sánchez confiesa que el contacto que ha tenido con su familia en Cuba ha sido muy esporádico. “Mis hijas y mi madre de 70 años están allá, que están sufriendo, todos los días, no tienen un pan para comer y sin embargo, los hoteles están llenos de turistas; ellos comen de todo. Aquí mismo en Chile importan la comida de mi país, en Santiago están las langostas y mi pueblo no tiene, entonces ¿dónde está el bloqueo? Existe, pero interno. Lo tienen impuesto ellos, una cosa es embargo no comercial con el gobierno y otra cosa, bloqueo, que es lo que tienen ahí. No estamos hablando ni de izquierdas ni de derechas. Mi pueblo, en 62 años, por primera vez, está pidiendo una intervención militar humanitaria, porque no soporta más. Yo nunca había visto un policía tan fuertemente armado como en las imágenes que veo de Cuba, yo no sabía que eso existía en mi país, porque no hay dinero para comida, pero sí para armar Ejército contra el pueblo y eso no es guerra civil, hermano, es genocidio. En Cuba, el comunismo está haciendo hoy un genocidio, porque el comunismo no es más que una dictadura”, continuó Andrés Sánchez, mientras el grupo recibía algunos bocinazos.

En cuanto a las acciones que pretenden continuar desarrollando, Sánchez indicó que se están formando grupos en Ushuaia, Iquique, Santiago, para recopilar la ayuda y enviarla, “por medios a los que no llega la dictadura, estamos contratando agencias como DHL, por ejemplo, a una persona, para que la pueda distribuir donde se necesita, para que no caiga en manos del régimen, que se negó a recibir ayuda humanitaria”. También, para dar a conocer su situación, repartieron flyers informativos en los que van los números de contacto. Igualmente irán a la feria de la villa Alfredo Lorca y a la televisión, para seguir difundiendo su clamor por ayuda para su país.

“Yo quiero volver a mi isla, pero ya no puedo, porque el gobierno me considera un apátrida, pero prefiero estar diez años afuera de mi país, pero apoyando a mi gente, que estar ahí. Yo gracias a Dios me casé con una excelente persona, magallánica, conocí la cultura de aquí y fue cuando empecé a abrir los ojos y ver las cosas que pasaban en mi país, porque el cubano está muy adoctrinado, son 62 años”, reflexionó, finalmente, Anardis Andrés Sánchez.