Necrológicas
  • Héctor Hugo Pérez Ojeda
  • Rubén Barrientos Figueroa
  • Luis Alberto Bórquez Sánchez

La comunicación

Por Jorge Abasolo Lunes 30 de Agosto del 2021

Compartir esta noticia
66
Visitas

Hace unos días tuve que asistir a una velada social de esas un poco regadas.

Mi olfato periodístico me hizo preguntarle a dos damas que estaban a mi lado, cuáles -a su juicio- son las razones por las que las parejas se separan, divorcian o se alejan en la etapa actual. Ambas coincidieron en que era la falta de comunicación,…¡más que la falta de dinero o la mismísima infidelidad!

Esto me recuerda la sentencia de un gran experto en el tema, que solía decir que “para comprenderse a sí mismo, el hombre necesita ser entendido por otros. Para ser entendido por otros, el hombre necesita entender a los demás”.

Ahora bien, ¿cómo se efectúa el proceso de comunicación?

Frecuentemente, la comunicación entre personas no es lo suficientemente clara, debido a que los individuos interpretan las situaciones de acuerdo con sus propias experiencias. Además, mientras atienden a lo que el otro dice, mantienen una expectativa: están pensando, sintiendo o esperando algo. De este modo, el mensaje expresado es sólo una parte, y tal vez muy pequeña de la comunicación con los otros.

Pongamos un ejemplo bien pedestre. Supongamos que un marido está leyendo el diario. Pasa su señora y él, sin despegar la vista del diario le dice:”Te quiero”. Ella le responde en forma despectiva: “No te creo”.

¿Por qué ocurre esto? Porque el contenido verbal del mensaje del marido fue: “Te quiero”. Pero el hecho de estar leyendo el diario simultáneamente lleva a que ella interprete sus palabras de modo mecánico. Dicho de otro modo, en ese momento, para ella, el diario es más importante que ella.

Es muy importante comprender que existen -como mínimo- dos tipos de lenguaje en los seres humanos. Uno es verbal, y está constituido por palabras, frases y oraciones. El otro es no verbal, y aquí hay elementos como la postura corporal, la expresión facial y el contacto visual.

En muchas ocasiones, el lenguaje no verbal es más decisivo que el verbal. Y algunos psicólogos postulan que, al expresar sentimientos, lo que se dice representan solo el 7 por ciento del mensaje. El resto, depende del cómo se dice (el 38%) y con qué cara se dice (55%).

Los seres humanos estamos más habituados a censurar nuestras palabras que nuestros gestos. Varios  investigadores creen que todos aprendemos, de una u otra forma, a interpretar las conductas no verbales de los demás, como una forma de percibir y evitar el engaño en los encuentros sociales.

No obstante, se sabe que la cara es delatora, y la gente se cuida de controlar su expresión facial. No así lo que  pueden estar diciendo las manos y los pies.

Si el marido del ejemplo antes citado le dice a su esposa:- “Te quiero”, y la mira directamente a los ojos, sus palabras tendrán mayor potencia y convicción. Y si mantiene las manos con las palmas abiertas hacia arriba, en actitud de apertura, y las piernas dirigidas hacia ella, reforzará lo expresado.

Muy distinto sería si dijera lo mismo, mirando en otra dirección, con los puños cerrados y las rodillas juntas, fuertemente apretadas.

Como regla general, todos debiéramos aprender a usar adecuadamente los mensajes verbales y los no verbales.