Necrológicas
EDITORIAL

Desmarque presidencial de la opción Apruebo

Por La Prensa Austral Martes 5 de Julio del 2022

Compartir esta noticia
38
Visitas

– “… El discurso presidencial sirvió para que el Mandatario reafirmara lo que ya había comenzado a deslizar en días anteriores: la Constitución propuesta y, en particular, el resultado del plebiscito de salida no es ni debe ser un juicio a su gobierno”.

El Presidente Gabriel Boric recibió ayer el texto de nueva Constitución elaborado por la Convención Constitucional, luego de que la ciudadanía aprobara iniciar un proceso constituyente en el plebiscito del 25 de octubre de 2020.

Este trabajo no fue fácil y estuvo atravesado por diversas polémicas y, paradojalmente, incluso por claras actitudes antidemocráticas y descalificaciones dentro del mismo grupo de convencionales.

Todo eso quedó en el pasado. Ayer, el Mandatario firmó el decreto que convoca a los chilenos y las chilenas a un referéndum constitucional, fijado para el 4 de septiembre próximo, en que alrededor de 15 millones 174 mil personas están habilitadas para participar en el territorio nacional y poco más 97 mil en el extranjero. La alternativa es sólo una: Apruebo o Rechazo.

En su discurso, el Jefe de Estado remarcó que será el pueblo el que tendrá la última palabra sobre el destino de la propuesta de nueva Carta Magna.

Comienza una nueva etapa, donde cada habitante tiene el deber de leer, estudiar y debatir el texto constitucional.

En su calidad de Presidente de la República, Boric tiene que garantizar que cada ciudadano tome una decisión libre y plenamente informada.

Para el gobernante, debe primar el respeto, el diálogo con altura de miras y el comportamiento cívico responsable que se haga cargo del momento histórico que enfrenta nuestro país.

Más allá de estos lugares comunes, el discurso presidencial sirvió para que el Mandatario reafirmara lo que ya había comenzado a deslizar en días anteriores: la Constitución propuesta y, en particular, el resultado del plebiscito de salida no es ni debe ser un juicio a su gobierno.

Boric refrendó así su desmarque de la opción Apruebo, en el sentido de que, independiente del resultado del plebiscito, él tiene que seguir conduciendo los destinos del país y, con o sin nueva Constitución, debe sacar adelante las reformas y principales propuestas de su programa gubernamental.