Necrológicas
  • Pedro Alvarado López
  • Blanca Ester Acencio Sánchez

TPP-11: ¿Sabemos qué se vota?

Por Arturo Castillo Cabezas Jueves 6 de Octubre del 2022
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
210
Visitas

Trataré de ser lo más sucinto que pueda, esperando que mi punto se entienda en esta breve crónica:

El “Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico” (CPTPP), conocido “TPP-11” por ser aquel su origen, nace del acuerdo suscrito en Santiago de Chile el 8 de marzo de 2018, tras fracasar el TPP-12 original, por la salida del mismo de EE.UU., primera medida del gobierno de Trump. Salvo algunas excepciones (“mutatis mutandi”), el documento establece vaciar tal cual, el texto de aquel a este nuevo acuerdo, que pretende un área de libre comercio para 11 países, con un mercado de unos 500 millones de personas. El Presidente Piñera envió a la Cámara de Diputados, el 29 de octubre de 2018, su mensaje para pedir la aprobación requerida, incluyendo un resumen del articulado del tratado -NO el texto del CPTPP- y esta moción:

“PROYECTO DE ACUERDO:

“ARTÍCULO ÚNICO.- Apruébanse el “Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico” entre Australia, Brunéi Darussalam, Canadá, los Estados Unidos Mexicanos, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, la República de Chile, la República del Perú, la República de Singapur y la República Socialista de Vietnam, y las cartas intercambiadas en el contexto del mismo, todos suscritos en Santiago, Chile, el 8 de marzo de 2018”.

Primera en pronunciarse fue la comisión de RR.EE., sin que conste que se estudió el texto del Tratado, insertando sólo el resumen del mensaje presidencial y oyendo a incumbentes. Con ello, el “Proyecto de Acuerdo” citado fue aprobado, según informe de 16 de enero 2019. Luego y con similar trámite, aprobó la comisión de Hacienda. Tampoco consta que hayan leído el texto del Tratado; la aprobación se comunicó a Sala por informe de 7 de marzo 2019.

El 19 de marzo 2019, tras similar trámite, hicieron lo propio las comisiones de Trabajo y de Agricultura, siendo esta última, la única que rechazó el proyecto por 7 votos en contra, 4 a favor y 2 abstenciones. Tampoco consta que hayan leído el texto del Tratado. Con algunas otras gestiones se llega al envío del proyecto aprobado, de la Cámara al Senado, el 17 de abril 2019.

Entre agosto y noviembre de 2019, las comisiones de RR.EE., de Hacienda y de Constitución del Senado emiten sus informes, oyendo a personas que hablan de cifras, guerras comerciales y ventajas, para ser aprobado en cada comisión, sin que tampoco conste que hayan leído el CPTPP mismo.

EL PROBLEMA:

Para entender el tema, me di a la tarea de estudiar el texto oficial del Tratado, que pude obtener en el sitio de la Subsecretaría de RR.EE. Partí por el capítulo 28, que trata la resolución de controversias, y al llegar al punto 5 del acápite 9 me encontré con los errores que pueden verse en la ilustración, y que muestra que la expertise requerida para los jueces, está trastocada.

El problema es que los Honorables aprueban o rechazan el “Proyecto de acuerdo” que les mandó el Presidente, pero eso tiene el efecto de aprobar el texto del Tratado, y el error anotado muestra que para votar, sólo vieron lo aportado por los incumbentes, y parece que ninguno leyó el texto del Tratado con los errores, o peor aún, si lo hicieron no fueron capaces de darse cuenta, y como el “artículo único” no da para discusión en particular, los Honorables una vez más, estarían votando algo sin leerlo, para dejarnos a todos metidos en el brete.

En el acuerdo de Santiago, se lee: “Article 7: Authentic Texts. The English, Spanish and French texts of this Agreement are equally authentic. In the event of any divergence between those texts, the English text shall prevail.” O sea, los textos del tratado en sus tres idiomas, gozan de igual autenticidad, pero en caso de diferencia, manda el inglés. Bueno, sucede que en inglés no están los errores de la ilustración, así es que la autenticidad de nuestro texto parece ser de segunda calidad, aunque la ley acá se promulga en castellano.

¿Qué creen nuestros Honorables que están sancionando, detrás del artículo único que ya tienen casi aprobado? Porque tengo el legítimo derecho a pensar que si no leyeron o no entendieron el texto en castellano, menos lo hicieron en inglés. ¿Y si a la primera de cambio, un tipo sin muchas luces como el suscrito, halla un error evidente, cómo no pensar que un estudio acucioso no va a arrojar otros, quizás de mayor entidad?

La conveniencia comercial del Tratado, no es hoy mi tema. Mi tema como ciudadano, es pedir a los Honorables, que hagan la pega: lo que se convertirá en Ley de la República no es el powerpoint del 13 de agosto 2019 del ministro de Hacienda Felipe Larraín, tampoco lo que dijeron los expositores en pro o en contra, ni los informes de comisiones; ni siquiera es el maquillado resumen que les envió el Presidente de la República en su “Mensaje”. NO: son las 653 páginas en castellano que serán ley con sus puntos, tildes, comas y errores; corregirlos tras la votación, sería alterar lo aprobado. Lean el CPTPP y sólo cuando hayan entendido todos y cada uno de sus artículos, y despejado la duda de si hay más errores, decidan sobre el artículo único que hará que ESE texto sea ley. Si le vienen a hablar de la Biblia, lea la Biblia.

Ya voy en la página 325 del Tratado, y eso que no tengo ni voz ni voto.