Necrológicas

 – Alejandra Marzi Aravena

Consejos de Guerra: otra gran deuda de la democracia con los derechos humanos

Por La Prensa Austral Domingo 20 de Agosto del 2023

Compartir esta noticia
74
Visitas

Estamos a menos de un mes del 11 de septiembre, fecha en que se cumplirán 50 años desde el golpe militar que puso término brutalmente a la administración encabezada por el entonces Presidente Salvador Allende.

Se trata de un hecho histórico que hasta el día de hoy divide a los chilenos respecto de los motivos que desencadenaron la intervención militar, quiénes estuvieron detrás de ello y si era o no necesario derrocar al Mandatario popularmente electo.

Aunque muchos quieran seguir minimizando su importancia, ya nadie puede negar que durante 17 años hubo una violación sistemática de los derechos humanos y que, entre otras atrocidades, se hizo desaparecer a un número significativo de personas.

Justicia dentro de lo posible ha sido, así, una frase que también ha generado partidarios y detractores. Sin embargo, una de las mayores deudas de la democracia se relaciona, precisamente, con los detenidos desaparecidos, cuyo paradero se desconoce o cuyos restos no han sido identificados.

Por esto, entre las agrupaciones de derechos humanos existe mediano optimismo respecto de la política lanzada por este gobierno para realizar nuevos esfuerzos para esclarecer los casos pendientes.

No obstante, otra gran deuda de la democracia se relaciona con los Consejos de Guerra y todas aquellas personas, habiendo sido sometidas injustamente a estos tribunales militares, siguen cargando no sólo en su cuerpo y su memoria aquellos dolorosos y vejatorios momentos, sino que la marca de la condena en su historial y sus antecedentes. 

Desde el retorno a la democracia, pasó más de una década sin que se buscara interponer algún recurso de revisión y, tras ello, los primeros intentos judiciales chocaron con la postura asumida por la Corte Suprema, de negar competencia. 

Debió mediar una reforma constitucional y un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para que esta parte de nuestra historia comenzara a cambiar, lográndose los primeros fallos que anularon sentencias emitidas por Consejos de Guerra.

En Magallanes, poco se ha hablado de estos juicios, aunque hubo varios Consejos de Guerra y decenas de personas sometidas a estos procesos ilegales. En marzo de este año, un magallánico logró que la segunda sala de la Corte Suprema lo declarara inocente y lo absolviera, hecho que debe ser inspirador para otras personas que sufrieron detención, fueron torturados y enjuiciados.

Estamos a pocos días de conmemorar los 50 años del golpe militar y poco se ha avanzado en anular y revertir las condenas emitidas en tales tribunales. 

Muchos abogados han denunciado la inacción del Estado de Chile en esta materia. Sin embargo, parte de la reflexión que debe promover los 50 años es considerar ello e iniciar un camino cierto para restituir la verdad. Es la otra deuda que debe saldar nuestra imperfecta democracia.