Necrológicas

Un estudio plantea dudas sobre el efecto de la contaminación plástica en la salud del corazón

Miércoles 13 de Marzo del 2024

Compartir esta noticia
51
Visitas
  • Respiramos, comemos y bebemos pequeñas partículas de plástico. Pero, ¿son estas
    minúsculas motas en el cuerpo inofensivas, peligrosas o algo intermedio?

 

Un pequeño estudio publicado el miércoles en el New England Journal of Medicine plantea más preguntas que respuestas sobre cómo estos fragmentos (microplásticos y nanoplásticos más pequeños) podrían afectar el corazón. El estudio italiano tiene puntos débiles, pero probablemente llamará la atención sobre el debate sobre el problema de la contaminación plástica. La mayoría de los residuos plásticos nunca se reciclan y se descomponen en estas partículas. “El estudio es intrigante. Sin embargo, existen limitaciones realmente sustanciales”, dijo el Dr. Steve Nissen, experto en corazón de la Clínica Cleveland. “Es una llamada de atención de que tal vez debamos tomarnos más en serio el problema de los microplásticos. ¿Como causa de enfermedad cardiaca? No probado. ¿Como causa potencial? Sí, quizás”.

¿Qué encontró el estudio?

En el estudio participaron 257 personas que se sometieron a una cirugía para limpiar los vasos sanguíneos bloqueados en el cuello. Investigadores italianos analizaron la acumulación de grasa que los cirujanos extrajeron de las arterias carótidas, que suministran sangre y oxígeno al cerebro.

Utilizando dos métodos, encontraron evidencia de plásticos (en su mayoría nanoplásticos invisibles) en la placa arterial de 150 pacientes y ninguna evidencia de plásticos en 107 pacientes.

Siguieron a estas personas durante tres años. Durante ese tiempo, el 30 o el 20 por ciento de las personas con plásticos sufrieron un ataque cardiaco, un derrame cerebral o murieron por cualquier causa, en comparación con el ocho o alrededor del 8 por ciento de aquellos sin evidencia de plásticos.

Los investigadores también encontraron más evidencia de inflamación en las personas que tenían trozos de plástico en los vasos sanguíneos. La inflamación es la respuesta del cuerpo a una lesión y se cree que aumenta el riesgo de ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

“Espero que el mensaje alarmante de nuestro estudio aumente la conciencia de los ciudadanos, especialmente de los gobiernos, para que finalmente tomen conciencia de la importancia de la salud de nuestro planeta”, dijo el Dr. Raffaele Marfella de la Universidad de Campania en Italia, quien dirigió el estudio, en un correo electrónico.

¿Cuáles son los problemas con el estudio?

Es muy pequeño y sólo analizó a personas con arterias estrechas, que ya estaban en riesgo de sufrir un ataque cardiaco y un derrame cerebral. Los pacientes con plásticos tenían más enfermedades cardiacas, diabetes y colesterol alto que los pacientes sin plásticos. Eran más propensos a ser hombres y más propensos a ser fumadores.

Los investigadores intentaron ajustar estos factores de riesgo durante su análisis estadístico, pero es posible que hayan pasado por alto diferencias importantes entre los grupos que podrían explicar los resultados. Este tipo de estudio no puede demostrar que los plásticos causaran sus problemas.

Los investigadores no tenían información sobre lo que las personas consumían o respiraban que pudiera explicar los plásticos.

Las muestras podrían haber sido contaminadas en el laboratorio. Los investigadores lo reconocen en su artículo y sugieren que los estudios futuros se realicen en salas limpias donde se filtra el aire en busca de contaminantes.

Los investigadores sugieren que el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular o muerte era cuatro veces mayor en las personas con plásticos. Eso parece alto, dijo Nissen.

“Significaría que estos microplásticos son la causa más importante de enfermedad coronaria descubierta hasta ahora. Y simplemente no creo que eso sea correcto”, dijo.

¿Qué sigue?

Se necesita más investigación, afirmó el Dr. Philip Landrigan del Boston College. Landrigan, que escribió un editorial acompañante en la revista, dijo que es el primer informe que sugiere una conexión entre los microplásticos y nanoplásticos con enfermedades en humanos. Otros científicos han encontrado trozos de plástico en los pulmones, el hígado, la sangre, la placenta y la leche materna.

“No prueba causa y efecto, pero sugiere causa y efecto”, dijo. “Y es necesario replicarlo o refutarlo urgentemente mediante otros estudios realizados por otros investigadores en otras poblaciones”.

Agencia AP