Necrológicas

– Flor Iberia Sobarzo Lago

– José Miguel González Maldonado

– Luis Gilberto Furnier Barría

María Ester Nahuelquín Bacolich

“Tiempo profundo”, residencia artística en Puerto Yartou

Sábado 11 de Mayo del 2024

Compartir esta noticia
132
Visitas

Los imponentes paisajes de Puerto Yartou, localidad emplazada al suroeste de la isla grande de Tierra del Fuego y justo enfrente de isla Dawson, fueron el escenario de una experiencia que combinó el conocimiento del territorio y la creatividad. Se trata de la residencia de Arte y Ciencia “Tiempo Profundo”, organizada por el Area de Artes, Culturas y Patrimonio de la Universidad de Magallanes.

Esta iniciativa, creada el año pasado, reunió a las estudiantes Daniela Miranda y Laura Leiva (Pedagogía en Educación Parvularia) y Kenny Barraza (Arquitectura) junto a artistas e investigadores de la Umag en torno a la reflexión sobre el tiempo geológico. Las actividades, realizadas entre los días 2 y 5 de abril, contemplaron charlas en terreno de la Dra. en Arqueología, Jimena Torres y el Dr. en Geografía, Rodrigo Soteres, sobre el poblamiento temprano de Tierra del Fuego, la geomorfología de origen glacial de la zona y la formación de turberas. Participó también la escritora y performer francesa Julie Pichavant, quien ya había estado presente en dos residencias anteriores también organizadas por la Umag.

Esta residencia, que ya había tenido dos instancias previas centradas en los fósiles, se realizó en alianza con la Casa Museo “Alberto Baeriswyl” (Cab), entidad que administra la antigua casa de la administración de Puerto Yartou. Allí funcionó durante décadas una empresa maderera que dio origen a un verdadero pueblo, que llegó a ser habitado por unas 400 personas en su momento de mayor actividad. Abandonado en la década de los 60, fue progresivamente saqueado y sus edificaciones derrumbadas por el tiempo y los elementos. Lo que queda hoy es la casa del empresario de origen suizo Alberto Baeriswyl y que hoy se encuentra restaurada, albergando un museo habitable que ha sido sede de variadas residencias artísticas y científicas. El recinto fue la sede de esta intensa experiencia comunitaria, que incluyó exposiciones y debates en torno a cómo el arte y la ciencia pueden abordar conjuntamente los diversos aspectos del territorio natural y humano del territorio magallánico, así como salidas a terreno. Allí pudieron apreciar los restos de la desaparecida industria maderera y el bosque fueguino presente.

“Ha sido un viaje no sólo físico, sino también introspectivo. Me ha hecho introducirme en el territorio y paisaje. Y también en la forma en que se habitó, en el aspecto más arquitectónico, los lugares más inhóspitos de la región. Esta residencia me va a dejar mucho conocimiento, de parte de los científicos que han estado aquí y también de parte de los artistas”, opinó el estudiante Kenny Barraza. Por su parte, la estudiante de magíster Pía Ríos también valoró la experiencia. “La primera idea que se me viene es la de sumergirse. En la comunidad de aprendizaje que se ha generado en este viaje que iniciamos en Punta Arenas hasta que llegamos a Puerto Yartou. Y en estos días en que hemos estado habitando, caminando y  cocinando. Se puede resumir como compartir en el aprendizaje”, destacó.