Necrológicas
  • Juan Antonio Remolcoy Levipani
  • Fernanda Valdevenito
EDITORIAL

Plebiscito Constitucional

Por La Prensa Austral Lunes 26 de Octubre del 2020
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
101
Visitas

– Las celebraciones son efímeras. Lo que se tiene que entender es que con el plebiscito constitucional no se logro nada en sí mismo, sino que, a partir de su resultado, se inicia ahora un proceso interesante, desde el punto de vista político, porque se tienen que definir las candidaturas para llenar los 155 escaños de la Comisión Constitucional, cuya elección se realizará en abril del próximo año.

La de ayer fue una jornada que echó por tierra los peores pronósticos respecto del aumento de la temida abstención electoral, tendencia que se venía consolidando a través de las últimas elecciones y que, producto de la pandemia, se creía que iba a dar un paso más.

Pero, el desarrollo del plebiscito constitucional tempranamente comenzó a dar luces sobre el interés de los ciudadanos por concurrir a las urnas y la presencia de los jóvenes fue uno de los puntos indiscutiblemente prometedores respecto de fortalecer nuestra democracia aumentando el compromiso y la participación de las nuevas generaciones.

Al cierre de esta edición, la tendencia era abrumadora a favor de la opción Apruebo, tanto a nivel nacional como regional, aproximándose al 80% versus el 20% del Rechazo.

La balanza se inclinaba aún más respecto del órgano que deberá estar encargado de redactar una nueva Constitución: la Comisión Constitucional, compuesta en un 100% por personas elegidas popularmente.

Más que celebrar un triunfo y/o ensañarse contra quienes optaron por la opción perdedora, lo importante es que los chilenos mostraron mayoritariamente que desean cambios profundos y que han optado por la vía pacífica para lograrlo.

Las celebraciones son efímeras. Lo que se tiene que entender es que con el plebiscito constitucional no se logro nada en sí mismo, sino que, a partir de su resultado, se inicia ahora un proceso interesante, desde el punto de vista político, porque se tienen que definir las candidaturas para llenar los 155 escaños de la Comisión Constitucional, cuya elección se realizará en abril del próximo año.

Hay que abogar porque en las nominaciones los partidos políticos sean generosos y permitan que las mejores cartas regionales, intelectuales, políticos y representantes de los ciudadanos, sean electos para entregar a Chile lo que esta votación exigió: una Constitución para todos.