Necrológicas
  • Henry Mansilla Santander
  • María Soledad Guzmán Oyarzún

El basquetbolista croata que se ganó el cariño de los sokolinos

Por La Prensa Austral Sábado 7 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
229
Visitas

Gordan Devivi llegó en 2002 para reforzar el primer equipo y con su espíritu formativo y un carisma a toda prueba sentó las bases para la formación de la rama femenina de baloncesto del club.

En su edición del 15 de marzo de 2002, La Prensa Austral anunciaba el arribo del joven basquetbolista de nacionalidad croata Gordan Devivi para sumarse a las filas del Sokol.

“Llegó para incorporarse a la rama de básquetbol y reforzar al primer equipo de cara a la temporada que está próxima a iniciarse y también para desempeñarse como entrenador de la escuela de básquetbol de la institución”, informaba nuestro diario sobre la espigada incorporación de 21 años (2 metros 4 centímetros de estatura y 97 kilos).

Gordan venía de jugar por el club Mislav de Split, que participaba en la segunda división croata, liga de carácter profesional. Su incorporación al Sokol fue posible gracias a gestiones de Rudi Mijac, cónsul de Croacia en Magallanes, apuntaba esta casa periodística.

CORDIALIDAD

A poco andar, el deportista croata comenzó a ganarse el cariño de los sokolinos y de la familia cesteril puntarenense gracias a su cordialidad y simpatía, además de una disposición a toda prueba para trabajar con los “peques”.

Prácticamente no hablaba español -se hacía entender en inglés- pero a la semana ya estaba entablando diálogos con bastante fluidez.

Gordan había recibido ese año una interesante oferta para jugar en Francia, pero prefirió venir a Punta Arenas, entusiasmado por los antecedentes que recibió de la región. “Tenía interés por conocer un lugar tan alejado de Europa, casi al fin del mundo, y además sabiendo que aquí existe una gran cantidad de croatas y sus descendientes. Me interesa conocer gente nueva, otro idioma, y espero aportar al Sokol como jugador y también como entrenador”, eran los primeros conceptos del basquetbolista eslavo, quien hasta antes del viaje a Magallanes, compatibilizaba el baloncesto con sus estudios de derecho en la Universidad de Split, su ciudad natal.

GRAN CARISMA

Ya en Punta Arenas, “Gogo” comenzó a mostrar no sólo su calidad bajo el cesto sino también un espíritu formador y un carisma a toda prueba, características que lo llevaron a sentar las bases para formar la rama femenina de básquetbol del Sokol.

Fueron varios los “peques” que recibieron sus primeros conceptos y caminaron siguiendo los consejos del croata, quien al poco tiempo terminó ganándose con creces el cariño de todos.

De hecho, un buen número de basquetbolistas de esa camada llegó a brillar con luces propias durante su época escolar, no sólo en el ámbito local, sino también a nivel nacional e internacional.

HABLA BRADASIC

Andrés Bradasic, actual presidente de la rama de básquetbol del Sokol y secretario de la directiva general del club, habla con cariño de Gordan Devivi.

“El llegó por un año a Sokol a través de la embajada de Croacia, becado por el Ministerio del Deporte y Cultura de Croacia. Ellos le pagaban un sueldo, mientras que acá le dimos alojamiento y todo lo relacionado con la estadía”, cuenta el dirigente, enfatizando que “dejó muy buenos recuerdos” tras el año que estuvo en Punta Arenas.

“Partió con una escuelita de básquetbol mixta y justo en ese tiempo Patricia Rivera (dirigente de la Seccional Femenina) nos invitó a una competencia, así que armamos un equipo ‘cebollita’ que después terminó siendo la base de la rama femenina”, agrega.

ANECDOTAS

Bradasic también revela un par de anécdotas de Devivi, como cuando durante el invierno de 2002 se tiró en trineo por Avenida Colón, y la rapidez con que dominó el idioma español. “Cuando él llegaba a los primeros entrenamientos también iba el cónsul Rudi Mijac como intérprete. También ‘Gogo’ se entendía con Víctor Méndez en inglés, hasta que un día el cónsul tuvo que viajar y Méndez salió de la ciudad. Ahí le dije, ‘Ahora te la tení’ que arreglar solo nomá’ hueón (risas)’… Después, cuando le hicimos la despedida, él nos decía que estaba en condiciones de traducir todo del idioma español, pero menos el significado de la palabra ‘hueón’…”, recuerda Bradasic, acotando que, como jugador del primer equipo, el basquetbolista croata “anduvo bien y fue un aporte, pero no funcionamos como equipo, pese a que prácticamente teníamos una selección”.

NO OLVIDA A SOKOL

Bradasic ha mantenido contacto esporádico con “Gogo” en el último tiempo. “Ya está alejado del básquetbol y formó familia”, cuenta, añadiendo que con ocasión del reciente aniversario número 108 del Sokol, el pasado 27 de septiembre, Devivi envió un fraternal saludo.

Hoy tiene 39 años y está vinculado a una empresa de ventas y tecnología en Split, capital de la Región de Dalmacia.