Necrológicas

10% de la población entre 15 a 64 años es diabética

Por La Prensa Austral Domingo 15 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
53
Visitas

Mayor mortalidad y dificultad para defenderse del coronavirus son partes de las consecuencias de padecer diabetes en medio de esta pandemia del coronavirus y es por ello quienes tienen esta enfermedad son considerados pacientes de riesgo.

Además, la diabetes inadecuadamente controlada se asocia a múltiples complicaciones, entre ellas el infarto agudo de miocardio, el accidente cerebrovascular además de enfermedades renales. Es por ello que cada 14 de noviembre, Día Mundial de la Diabetes, se busca generar conciencia sobre esta patología y hacer un llamado a seguir los tratamientos y mantener hábitos de vida saludable.

La enfermera del Servicio de Salud Magallanes, Yennifer Cárdenas, explicó que la diabetes mellitus es una enfermedad crónica caracterizada por el aumento de glucosa (niveles de azúcar) en sangre y que puede deberse a problemas en la producción de insulina por el páncreas o complicaciones en la acción de la insulina, por lo tanto, el organismo no logra nivelar los niveles de glucosa en sangre.

En Magallanes, hay 8.937 personas que se controlan por diabetes en el Programa de Salud Cardiovascular, de las cuales 3.543 son hombres y 5.394 son mujeres.

Según prevalencia se estima que un 10% de las personas entre 15 a 64 años son diabéticos, los que corresponden a 8.600 usuarios (sólo considera a pacientes Fonasa) y en los mayores de 65 años un 25% que equivalen a 4.337 personas. Por lo tanto, se puede evidenciar que sólo se encuentran bajo control un 69% de la población diabética en el sistema público de salud, por lo que existe un 31% que podría estar siendo atendido en el sistema privado o desconocer su patología y no estar recibiendo un tratamiento de compensación para su diabetes.

La diabetes mellitus es una enfermedad irreversible que progresa en un proceso degenerativo que conlleva complicaciones crónicas, tales como enfermedades cardiovasculares, neuropatía, enfermedad renal crónica y retinopatía, las que son responsables de importante carga de enfermedad y mortalidad. “Si los pacientes logran mantener sus niveles controlados, el riesgo de estas complicaciones disminuye de manera muy importante”, dijo la enfermera.

En contexto de la pandemia Covid-19, advierte que es de suma importancia que los pacientes se mantengan controlados, es decir, que puedan mantener alimentación saludable y la adherencia a su tratamiento farmacológico, no fumar (el cigarrillo altera la circulación sanguínea e impide la buena cicatrización de las heridas), mantenerse activo, independiente de las condiciones actuales.

“En Magallanes se ha realizado un seguimiento telefónico a los pacientes y si hay alguno descompensado en sus controles, se priorizan en la atención y se define la necesidad de hacer otras pruebas. En este momento se hacen visitas domiciliarias a pacientes descompensados y también se van haciendo seguimientos vía remota”, precisó.

Lo ideal es que el paciente consulte a su médico o centro asistencial si presenta uno o más de estos síntomas: sed inusual, hambre extrema, constante necesidad de orinar, fatiga, irritabilidad extrema o pérdida inusual de peso.