Necrológicas

Preocupa impacto que tendrá nuevo “manual” de Sename en el trabajo con la infancia

Por La Prensa Austral Domingo 15 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
753
Visitas

Fundación Esperanza no descarta iniciar acciones legales.

Sin descartar la posibilidad de iniciar acciones legales, el abogado de Fundación Esperanza, Rodrigo Ramírez, se refirió a la preocupación que existe por el impacto que tendrá el nuevo “manual” elaborado por el Servicio Nacional de Menores a nivel nacional. Advirtió que este documento impacta en la mantención de los equipos profesionales que trabajan en infancia.

Rodrigo Ramírez explicó que este problema se produce porque, a nivel central, el Sename dictó un nuevo manual de Fiscalización Financiera, en el que cambia “las reglas del juego” en lo relacionado con la desvinculación y posterior recontratación de los profesionales. Es así como esta medida afecta a todos los organismos colaboradores del país.

“En primer lugar, endosan a los organismos colaboradores de Sename el costear las indemnizaciones legales al término de la relación laboral de un profesional, sin poder cargarlo a la subvención estatal. Con ello se desconoce que el vínculo laboral que los profesionales, que se desempeñan en los programas, lo mantienen con los respectivos organismos colaboradores, por lo que las contrataciones y desvinculaciones son un tema que atañe únicamente a los que son parte de la relación laboral. Además que las consideraciones de Sename nacional para la dictación del manual y referente principal al pago de las indemnizaciones legales a nuestros trabajadores  implica una valoración de circunstancias, que va más allá de sus atribuciones, como órgano de la administración del Estado”, dijo.

El abogado de Fundación Esperanza advirtió que esto repercute directamente en la necesidad que representa para los organismos colaboradores el mantener a sus equipos de profesionales que, eventualmente, no podrían ser nuevamente contratados si previamente fueron finiquitados al término de un proyecto, debido a que los costos no serían absorbidos por el Estado. “Lo que más nos preocupa es poder continuar entregando una atención de calidad a nuestros niños y adolescentes, como hemos venido trabajando en la Fundación Esperanza por casi 28 años y más de seis programas vigentes a nivel regional”, dijo el jurista.

Explicó que este trabajo es desarrollado por psicólogos, asistentes sociales y personal administrativo que posee ciertas características especiales, académicas y de experiencia laboral en infancia, que son profesionales escasos en la región, de manera que les preocupa poder seguir contando con ellos, en el entendido que son parte fundamental de la atención entregada.