Necrológicas
  • Marcos Sepulveda Guajardo

Realidades y mitos sobre el virus SARS-COV2

Por Agencias Viernes 20 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
70
Visitas

Diana Schofield Astorga
Investigadora Centro Regional Fundación Cequa

 

Hace muchos años que las redes sociales pasaron a formar parte de nuestro día a día. Las usamos para mantenernos conectados con familia, amigos y conocidos, comprar o vender productos, buscar entretención y, últimamente, se utilizan como fuente de información de toda índole, reemplazando en parte a otros medios de comunicación establecidos como diarios o noticieros. De ahí mi interés en escribir esta columna. En las ultimas semanas me he dedicado a leer noticias y comentarios en redes sociales de personas sobre temas relacionados al coronavirus en Magallanes, y me ha impresionado la gran variedad de opiniones y posturas sobre el tema, muchas de ellas fundamentadas en mitos que me gustaría comentar.

El primer mito que he visto escrito en redes sociales tiene relación con el uso de mascarilla. he observado comentarios que aseguran que el solo hecho de usar estos elementos de protección personal evitara un contagio. Si bien, el uso de mascarilla es la principal defensa física contra el virus, no debemos quitar importancia al modo de usarlos y la calidad de estos. El virus SARS-COV2, se propaga principalmente a través de gotitas respiratorias cuando una persona infectada tose, estornuda, habla o respira, por lo que el principal mecanismo de defensa es evitar que estas gotitas entren a nuestro sistema respiratorio o tengan contacto con puntos de acceso como los ojos. En este sentido, en el mercado circulan 3 tipos de mascarillas, todas pueden proteger contra el coronavirus, pero en escala de efectividad, encontramos en primer lugar, las mascarillas N95 (origen estadounidense) o KN95 (origen Chino), estas mascarillas son reutilizables, tienen una vida útil de 48 horas aproximadamente y filtran un 95% del aire, protegiendo efectivamente de personas infectados, en segundo lugar, están las mascarillas quirúrgicas, estas mascarillas no son reutilizables y tiene una corta vida útil que varía dependiendo de la humedad, por lo general, se ha descrito que son efectivas para evitar la propagación de una persona infectada a otra sana, pero su efectividad baja en caso contrario. Por último, y solo en caso de no contar con alguna de las mascarillas anteriormente nombradas, se deben utilizar mascarillas de tela, con el adecuado cuidado de lavarlas periódicamente y que estén hechas por telas aceptadas, como fundas de almohadas de mas de 600 hilos, franela o las bolsas de aspiradoras por poner un ejemplo.

El segundo comentario que llamo mi atención va en relación con la especificidad de la prueba de PCR sobre el coronavirus, puesto que veo instaurada la idea de que el test PCR da positivo ante cualquier virus respiratorio. En primer lugar, el termino especificidad se refiere al porcentaje de verdaderos negativos o la probabilidad de que la prueba sea negativa si la enfermedad no está presente. Para el caso del virus SARS-COV2, la prueba de PCR, reconoce un segmento único del material genético presente solo en el virus y no en otros, por lo que presenta sensibilidad reportada del 100%, es decir, personas que no están contagiados por el virus SARS-COV2 pero si por otro virus, dará negativo al virus mencionado.

Finalmente, el último punto que llamo mi atención, son los comentarios sobre el tiempo que dura la protección contra el coronavirus de una persona contagiada y posteriormente recuperada. Hasta hoy, no hay estudios claros sobre el tiempo exacto en que la inmunidad se puede conservar efectiva en el organismo, es más, hay personas que no reflejan inmunidad post infección por tiempos extensos. Es por este motivo, que es de vital importancia entender que aun cuando se haya superado la infección, debemos seguir con las medidas de protección, puesto que la inmunidad no está asegurada y puede variar de persona en persona.

Como comunidad, tenemos el deber de aportar al combate contra el coronavirus, el primer paso es adquirir las medidas de autocuidado, que no solo nos protegerán personalmente, también protegerán a terceros. También podemos comunicar en nuestros círculos estas medidas, ya que mientras más conocimiento tengamos, más rápido superaremos esta crisis sanitaria.