Necrológicas
  • Henry Mansilla Santander
  • María Soledad Guzmán Oyarzún

Hijos de la pandemia: los nuevos almacenes que revitalizan el comercio local

Por La Prensa Austral Domingo 22 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
91
Visitas

“Hay que sobrevivir como sea” es una consigna que se repite en estos tiempos de Covid-19, en especial en lo que concierne al comercio. Muy golpeado por la pandemia, el sector económico ha visto cómo desde empresas grandes a emprendimientos han tenido que repensar y reinventar su actividad. Es común ver locales reconvertidos en almacenes de productos de primera necesidad, para tener un resquicio legal que les permita abrir.

Y también están aquellos que se arriesgan a instalarse con un negocio en tiempos difíciles, una inversión que puede ayudar a salvar el momento. Es cosa de dar una vuelta por la ciudad para notar la aparición de nuevos almacenes, que buscan competir con las cadenas de supermercados que copan gran parte de la convocatoria de la comunidad con sus ofertas y tarjetas.

Bakán Market es uno de ellos. En Croacia entre Jorge Montt y Quillota, la idea de su dueño, Iván Alcaíno era instalarse con un café. “Empezamos  a mediados de agosto. El proyecto se pensó como cafetería y comida para servirse y llevar. Pero dado que, por la pandemia, no podemos recibir público en el local, nos dedicamos a minimarket”, describió. De esta manera, el espacio pensado para mesas fue reemplazado por estantes, con horario de atención de 8,30 a 21,30 horas continuado, de lunes a domingo, incluido festivo.

“Obviamente, como minimarket tenemos márgenes mucho más bajos que los que hubiéramos tenido como cafetería, así que es complicado adaptarse. Cada uno siempre se mantiene en un sector industrial que conoce, dentro de un rango de maniobra. Una persona no se puede reconvertir en algo que nunca ha hecho”, reflexionó Alcaíno.

Así y todo, tienen algunos productos atractivos, como empanadas veganas, pichangas, alitas de pollo crispy, ñoquis, chupe de centolla, choripanes. “Tratamos también de sacar comidas saludables, como souflees de porotos verdes, comidas sanas. Tenemos pastelería y, cada tanto, elaboramos pan, que solamente horneamos, bollitos de pan de queso sin gluten, milanesa napolitana. La ventaja para la gente es que sabe que nosotros estamos sacando productos cada cierto rato y que el producto que llevará va a estar recién elaborado”, detalló el dueño del almacén, que también cuenta con unos 350 productos de consumo habitual y que ve difícil que en el corto plazo pueda retomar la idea del café, por las restricciones sanitarias.

Flor de almacén

En la esquina de Avenida Bulnes con Rómulo Correa, frente al Cementerio Municipal, funcionó por años una florería, ideal para quienes visitaban a sus deudos en el camposanto o asistían a un funeral. Las restricciones llevaron a que las flores se marchitaran y el negocio cerrara, reviviendo hace un mes, en formato minimarket, con el nombre de 4 Esquinas. Su dueño, Moisés Oyarzo, reveló que “los vecinos del sector me comentan que hacía falta. Sé que se han abierto varios negocios, pero por acá no había nada similar para los vecinos, su única opción era el supermercado, que igual están perdiendo clientela con la pandemia, por las filas y tener que sacar un salvoconducto, que no mucha gente opta por eso, sobre todo adultos mayores, que por este sector igual hay bastantes”.

El negocio tiene, en un espacio reducido, todo lo que pueda contener un supermercado, desde verduras, frutas, congelados, café al paso, dulces, tortas, ampliando el stock cada día. La atención es de 10 a 20 horas, todos los días, aunque se calcula que, una vez levantada la cuarentena, el horario se extenderá hasta las 22 horas.

Oyarzo indica que pensaron abrir el primer semestre, pero por los arreglos que hubo que hacer y las restricciones propias de la primera cuarentena, debieron postergar la apertura. Igual, a fines del año pasado pensaba instalarse con un local de eventos para niños, que tuvo que aplazar producto del estallido social, y que, a la vista de la actualidad, ve como un acierto haber cambiado de idea.

En los barrios también han comenzado a abrir locales nuevos. Subiendo por Mardones, entre Padre Aliberti y Padre de Agostini, frente a la parroquia Juan XXIII, abrió hace dos meses Calafate Market, un surtido almacén. Katherine Sánchez es la dueña, que cuenta que partieron con pocos productos. “Los necesarios y, a medida que la gente va pidiendo, se van trayendo, viendo qué se vende más, y así nos vamos organizando. La idea es traer cada vez más cosas, para tener variedad”. Así, se han ido incorporando más productos de pastelería, lácteos, productos regionales como verduras, también cigarros, artículos de librería, regalos, accesorios, mascarillas. “Ahora agregamos aliños, confeti e ingredientes para, por ejemplo, hacer pan de pascua (fruta confitada, clavo de olor, anís) o sushi. Su funcionamiento es de 9,30 a 20 horas, continuado y el domingo de 12,30 a 20 horas.

Y para concluir el recorrido, en calle Chiloé, entre Waldo Seguel y José Menéndez, compitiendo con Carnes Natales y el readaptado Bauer, se encuentra Tierra Market, cuya dueña es Valeria Antimán, una contadora que tenía su oficina dentro de la pequeña galería que se halla en ese sector. Al ver que la oficina del frente quedó desocupada, la arrendó y ahí endulza las mañanas de los transeúntes desde agosto.

“La idea es que fuera al paso, porque al frente está el paradero, así que circula mucha gente y tenemos colegio cerca. Nuestro plus principal es el helado de soft, que no se vende mucho en la ciudad y con el que vamos haciendo combinaciones, como chocolate-plátano y mora-crema; todos los días vamos cambiando los sabores. Igual hay abarrotes, pero la idea es que sea como una dulcería-snack para la colación y salir del paso. Nuestros principales clientes son las personas que trabajan cerca. Y para los niños también, nos hemos preocupado de traer cosas caseras como pancito amasado, sopaipillas, calzones rotos además de café Patagonia Blend”, detalló Antimán, que pidió destacar sus redes sociales Facebook e Instagram, donde cada día suben la combinación del helado y el dulce del día de Tierra Market, que funciona de 10 a 19,45 horas, aunque la idea es abrir más temprano para que la gente pueda ir por su café matutino.