Necrológicas
  • Carlos Nancuante Tureuna
  • Carlos Nancuante Tureuna

En población Santos Mardones retomaron su “olla común”

Por La Prensa Austral Lunes 23 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
202
Visitas

El aroma a comida impregnaba ayer en la mañana la sede vecinal de la población José de los Santos Mardones. Desde temprano manos voluntarias, hombres y mujeres, empezaron a preparar las colaciones que se dispusieron a entregar a la gente del sector que producto de la pandemia no lo está pasando bien.

“Decidimos retomar la olla común para nuestros abuelos postrados y gente de trabajo”, dijo a La Prensa Austral el presidente de la unidad vecinal, Jorge Vergara.

Un grupo de personas unidas con el único objetivo de ayudar y solidarizar. Es el gesto y trabajo que tanta falta hace en estos días que corren.

“Decidimos retomar esta olla común porque vemos la verdadera necesidad que surge en el barrio a raíz de la pandemia”, comentó el dirigente.

“Si en un momento la suspendimos fue porque el nivel de contagio era muy alto y por seguridad de nuestras manipuladoras. Pero como los niveles bajaron y estamos cerca de fin de año decidimos retomar esta actividad. Y además queremos preparar canastas para Navidad”.

“Felizmente Magallanes se caracteriza por ser muy caritativa. Gracias a la donación de gente particular y el trabajo de personas de muy buena voluntad podemos, entre todos, hacer esta olla común”, fue la reflexión de Vergara.

Para Margarita Ovando Ovando, una de las mujeres que ayer estaba en la cocina liderando el trabajo, “es una tremenda alegría poder ayudar a nuestros vecinos. Algunos tienen y otros no. Por eso colaborar en esto genera una satisfacción inmensa, sobre todo cuando ayudamos a nuestros adultos mayores y les podemos entregar un rico plato de comida”.

Ayer los envases de plumavit salían cargados de un sabroso arroz graneado con un contundente tuco de carne, más una fruta, pan y un dulce, para complementar.

Doli Raicahuín, directora de la junta de vecinos; Olga Vera, Sandra Nieto, Jorge Flores, ayudante de cocina; Luis Porfi, repartidor de las colaciones; Sergio Barría y la tesorera Silvia Cano. Todos ellos trabajaron ayer afanosamente en esta olla común que pretenden mantener en el tiempo.