Necrológicas

Juan Cekalovic, uno de los grandes del ciclismo

Por La Prensa Austral Lunes 30 de Noviembre del 2020

Compartir esta noticia
140
Visitas

Juan Cekalovic, “Cheka” como lo denominaba la afición, fue una de las figuras que tuvo destacadas actuaciones dentro del ciclismo magallánico en la década del ‘40.

Se inició en el ciclismo en 1938, casi por casualidad, porque un día apareció en la recordada cancha de Rómulo Correa para incorporarse a un equipo de fútbol, pero como no había cupo y aconsejado por un amigo comenzó a practicar en la pista de ciclismo.

De allí en adelante su trayectoria fue pródiga de éxitos, porque ya en la temporada 1939 – 1940 fue considerado el mejor pedalero puntarenense defendiendo los colores del Sokol, institución a la que defendió durante toda su vida deportiva.

Se especializó en las distancias largas, logrando el mérito de obtener cuatro record en las pruebas sobre distancias de 25 mil y 50 mil metros en pista, además de conseguir el mejor tiempo en la prueba de la hora y también en los 20 mil metros en ruta.

SUS INICIOS

En una nota publicada por “La Prensa Austral” promediando los ‘80, “Cheka” señalaba que “me inicié en el ciclismo en 1938. Mi primera presentación fue en la categoría Novicios y desde luego que los resultados fueron discretos pero, debido al excesivo entrenamiento, cuando debía actuar en pruebas oficiales fracasaba”.

“Esto me obligó a cambiar de sistema y comenzaron a llegar los resultados ya que logré victorias en Novicios y en cuarta categoría, pasando ese mismo año a la tercera”.

“También estuve poco tiempo en tercera porque en 1939 conquisté un triunfo bastante fácil, lo que me animó a inscribirme en una carrera ‘Milanesa’ sobre 20 mil metros y en la que participaron los ‘ases’ del pedal de esa época como Manuel Mancilla, Antonio Masle, Juan Marín y Mario Maynard. Fue un debut muy auspicioso por cuanto logré derrotarlos”.

CAMPEONATO DE MAGALLANES

Luego, gracias a su buen estado físico, resolvió competir en el Campeonato de Magallanes “y en esta prueba también logré un triunfo, ganándole estrechamente a mi gran amigo Yanko Masle”.

Posteriormente siguió acumulando primeros lugares, “algunos muy importantes como los obtenidos frente a Mario Maynard, quien fue un destacado corredor que me parece fue un campeón de la mala suerte porque realmente perdió carreras increíbles que prácticamente tenía ganadas. Conseguí varios record como el conquistado en 1940 en los 20 mil metros de pista, o el de 1941 sobre 25 mil metros y también el ‘40 en los 50 mil metros”.

“Recuerdo cuando fui a la cancha de Rómulo Correa para tratar de integrar un equipo de fútbol y no tuve cabida, me encontré con el señor Barticevic quien me manifestó que había un lindo deporte que podía practicar, el ciclismo”.

“Di unas vueltas y rápidamente Antonio Mladinic me inscribió en los registros del Sokol. Tenía 20 años y hasta esa fecha no me había interesado por actuar en competencias oficiales, solamente jugaba fútbol pero en ‘pichangas’ nada más”.

“La verdad es que me ambienté rápidamente y ya en la segunda temporada estaba compitiendo en la primera categoría con los mejores exponentes del ciclismo de ese tiempo”.

PREPARACION

“Se puede decir que no teníamos entrenador y los que sabían más le daban consejos a los que estaban comenzando. A nosotros nos ayudaba mucho en ese aspecto el señor Barticevic, pero el que entendía más era Esteban Pavlov. Sus consejos fueron muy importantes para mí, como también mi hermano Francisco estuvo en mis comienzos”.

“Entrenábamos bastante. Lo hacíamos en la mañana pero generalmente preferíamos hacerlo en la tarde en la pista de Rómulo Correa, donde habitualmente había mucha gente practicando diversos deportes. Solamente el Sokol disponía de más de 80 pedaleros”.

“Ciclistas habían muchos en esa época y sin temor a equivocarme puedo decir que superaban los doscientos, de tal manera que el sistema de competencias era diferente a los que se hace ahora (1985) por cuanto existían más series”.

“Me viene a la memoria el campeonato de repechaje que le daba la oportunidad a los corredores que no podían aspirar al Campeonato de Magallanes en pista para actuar en una segunda competencia, en la cual generalmente vencía algún elemento que no había conseguido una buena figuración en el anterior”.

“Nuestros rivales más serios fueron siempre los del Español. Con ellos siempre luchábamos por el puntaje acumulado”.

“Yo me defino como un corredor que combinaba la velocidad con la resistencia. Tuve las dos cualidades que son importantes en el ciclismo. Gané varias pruebas de velocidad pero también tuve el honor de llegar tercero en la carrera que se hizo desde Río Rubens hasta Punta Arenas, con 186 kilómetros y sobre caminos que no eran pavimentados como lo son ahora”.

APOYO DEL PUBLICO

“Se me viene a la memoria que en esa oportunidad presenció esta carrera gran cantidad de público que ya desde Cabo Negro comenzó a bordear el camino, aunque el público también asistía en un número impresionante a los Campeonatos de Magallanes de pista como también a otras pruebas”.

“Estimo que el ciclismo actualmente es mejor en el aspecto técnico, pero falta el entusiasmo y el espíritu de sacrificio que teníamos nosotros y en ese aspecto éramos superiores, había mayor dedicación”.

Juan Cekalovic practicó el ciclismo por quince años, desde 1938 a 1953, “cuando cumplí 30 años me fui a radicar a Santiago, estuve un par de años y regresé. Seguí compitiendo pero ya no era lo mismo”, señalaba el pedalero.

“Había perdido un par de años en la continuidad, sin embargo actué en los 50 mil metros, o sea en el Campeonato de Magallanes, que en esa oportunidad los ganó Juan Mancilla y batió el record que hasta esa carrera estaba en mi poder”.

ENTRENADOR

“Después participé como delegado en la Asociación y entrenador en el Sokol hasta que llegó “Kiko” Martic al club y allí me retiré. A lo mejor hubiese seguido porque el ciclismo lo llevo en la sangre”.

Se lamentaba Cekalovic que después de su retiro nunca fue llamado para cooperar, “nunca más me tomaron en cuenta, aunque perfectamente me podían haber llamado para ocupar un puesto directivo, porque generalmente en la asociación elegían gente de afuera que no conocía lo que es el ciclismo”.

En el cierre, Juan Cekalovic manifestaba su satisfacción por su paso en el ciclismo, “después de haber corrido tanto tiempo me retiré satisfecho porque creo que cumplí una buena labor y siempre supe responder como buen deportista, quizás por eso mismo que dejé en mi paso grandes amigos a los que aún conservo y muchos de ellos que ya no están con nosotros”.