Necrológicas
  • Néstor Gallardo Vergara
  • Jaime Delgado Herrera
Con apoyo de Corfo que aporta $24,5 millones

Unpade desarrolla proyecto hortofrutícola para apoyar a personas con discapacidad intelectual

Por La Prensa Austral Lunes 14 de Diciembre del 2020

Compartir esta noticia
70
Visitas

El viernes en la mañana, en las dependencias de la Unión Nacional de Padres y Amigos de Personas con Discapacidad Mental, Unpade, donde funcionan los invernaderos, en prolongación Los Flamencos, se dieron a conocer detalles de un proyecto que irá en beneficio de personas con discapacidad intelectual y que puedan aportar con su trabajo, a un modelo de negocios, basado en la producción hortofrutícola. Este proyecto de Innovación Social cuenta con monto de $24.499.000, entregados a través de Innova Chile. A la presentación acudieron la seremi de Economía, Natalia Easton y el director regional de Corfo, Marcelo Canobra, quienes fueron recibidos por el gestor de la iniciativa, el psicólogo Juan Carlos Gibbons.

“Este proyecto consiste en la generación de una unidad de negocios, para personas con discapacidad intelectual en los rasgos moderados y severos. Esperamos que un problema que existe en la región, pueda ser abordado con la metodología que estamos ejecutando. El problema es que las personas con esos rasgos intelectuales no tienen acceso a empleos ni a ningún tipo de trabajo ni tampoco inclusión en el mundo social. Entonces, nosotros hemos apostado a que sí es posible generar un espacio de negocios con ellos, pero sí descubrimos que no es factible hacerlo sólo con ellos, por su baja capacidad de eficiencia, pero sí es posible hacerlo con colaboración con la comunidad, y hemos ido ejecutando con colegios, universidades e instituciones públicas y privadas, donde trabajamos en forma colaborativa en pos de un objetivo que nos haga bien a cada una de las personas. De esa forma, creamos una cooperativa que genere una rentabilidad para estas personas con discapacidad intelectual con rango bajo. Formamos una agrupación de colaboradores, que se comprometen a participar regularmente en los trabajos, en conjunto con nuestros jóvenes”, explicó Gibbons.

Para ello se creó un calendario agrícola, donde se trabajará en las plantaciones de papas, por ejemplo, para que los participantes puedan ir desmalezando, embolsando y otras etapas del proceso. “Nos hemos dado cuenta que el trabajo hortofrutícola les hace bien en su desarrollo personal, en su condición anímica, autoestima y potencia ciertas habilidades que estaban un poco escondidas”, añadió el psicólogo, que fue descubriendo estas cualidades a través de una proyección de negocios que le solicitó Corfo para desarrollar el proyecto.

En este proyecto trabajan 25 personas, cuyas edades van entre los 16 y los 54 años, y la participación de los colaboradores varía, pues en ocasiones son colegios, universitarios, empresas distribuidoras de alimentos, proyectos de Fosis, voluntarios particulares, empresas pesqueras, distribuidoras de alimentos, entre otros.

Esta colaboración, que no está enfocada exclusivamente en lo productivo, sino en una organización laboral, es la que destaca el psicólogo: “A nosotros nos han educado mucho en ser competitivos y en orientarnos a hacer lo mejor en todo lo que hacemos. Con los jóvenes con los que estamos acá, se nos empieza a quitar esa visión. Empezamos a generar empatía y aceptación de la diferencia, reducción de la prepotencia”, expresó emocionado Juan Carlos Gibbons.