Necrológicas
  • Jane Eva Carter Otzen
  • Fernando Viano Santos
  • Jaime Venegas Hernández
  • María Isabel Nancuante Ayaquintuy
  • María Magdalena Méndez Méndez
EDITORIAL

El “maestro Unquén”

Por La Prensa Austral Sábado 2 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
138
Visitas

El primer ejemplar de La Prensa Austral circuló el 25 de agosto de 1941, iniciando una senda ligada íntimamente al devenir de Magallanes y su gente. Este medio de comunicación tiene ya 79 años de existencia y se ha ganado un sitial en la sociedad magallánica.

En este derrotero que ha buscado representar el sentir y las necesidades de los habitantes de este remoto territorio chileno, han sido piezas claves decenas de personas que han aportado, en los más disímiles ámbitos, a hacer de La Prensa Austral y de sus productos asociados una empresa respetable principalmente por entregar un servicio de calidad.

Junto con el quehacer periodístico -que tiene como principal ícono al diario que todos los días ha llegado a los hogares y oficinas públicas y privadas de las región por casi ocho décadas- han sido relevantes los talleres de La Prensa Austral Impresos, en los cuales se han visto la luz los libros y documentos más relevantes de nuestra región, así como otros productos que han permitido a una serie de empresas, gremios, agrupaciones y profesionales difundir sus servicios y dar a conocer sus realizaciones.

En casi tres décadas, detrás de la labor de impresión de millares de textos, fotografías, calendarios, afiches, menú, mapas, guías turísticas, boletas de servicios básicos y otros estuvo el trabajo de un hombre: Daniel Unquén Ulloa.

Conocedor de su oficio, ingresó a trabajar en esta empresa en 1991, cumpliendo cabalmente con la responsabilidad asignada. Pero, a escasas horas de culminar el 2020, Daniel dejó de existir, llenando de congoja a esta casa periodística e impresora.

Con su partida, se ha ido una parte relevante de esta compañía regional, aquella que le permitió a una serie de personas aprender y desarrollar un oficio, haciendo carrera dentro de la empresa gracias a su ética de trabajo.

El “maestro Unquén” partió, pero permanecerá en nuestros registros y recuerdos como un hombre sencillo que trascendió haciendo de su oficio un pretexto para la excelencia.