Necrológicas

La esperanza del movimiento feminista que mira a Argentina tras aprobación del aborto libre

Por La Prensa Austral Domingo 3 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
83
Visitas

Se pide programas de acompañamiento para las mujeres que deciden ser madres y para quienes deciden abortar, además de educación sexual integral.

Con esperanza reaccionaron desde los movimientos feministas de Magallanes ante la aprobación del aborto libre en Argentina y es que este hito ha hecho resurgir este debate en el país. En el Congreso hay dos proyectos que buscan permitir el aborto hasta las 14 semanas, sin embargo no han tenido avances en la discusión en más de dos años.

Una moción presentada en 2018 para despenalizar la interrupción voluntaria del aborto sin causales durante las primeras 14 semanas se encuentra hace dos años en la Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara. Por otro lado, está el proyecto que permite abortar hasta la semana 14 que se encuentra en la Comisión de Salud, pero tampoco ha tenido avances en su tramitación.

Andrea Bluck, abogada y directora regional de la Asociación de Abogadas Feministas (Abofem) Magallanes, recibió la noticia con esperanza de lo que puede significar esta aprobación en Chile y el resurgimiento de una de las demandas históricas del movimiento. “Una implicancia tiene que ver con la reactivación de las discuciones y de mantener sobre la mesa la necesidad de aprobar el aborto libre, pero también respecto de la educación sexual y reproductiva necesaria en niños y adolescentes, precisamente para evitar llegar a situaciones en las que sea necesario un aborto”, dijo la jurista.

De la misma manera, la directora regional de Abofem Magallanes advierte de la necesidad de fortalecer los programas de anticoncepción, tanto en educación como en funcionamiento. “Los anticonceptivos deben funcionar y no puede ser que nos enteremos por las noticias que tienen fallas. Abofem (nacional) está en conocimiento de, al menos, 30 casos de mujeres embarazadas por fallas y problemas en anticonceptivos que fueron entregados en centros de salud”, apuntó la profesional.

“Es un avance en los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres, es un reconocimiento a la voz y a la lucha durante años y, además, por lo menos en Argentina, la ley no se aprobó sola, es una ley de acompañamiento a las mujeres que deciden ser madres. Es decir, si la mujer decide ser madre que tenga el apoyo que merece la maternidad y, si no, que también tenga el apoyo y el seguimiento porque una decisión así no es fácil”, dijo.

Vilma Catepillán Velásquez, dirigente feminista de Magallanes, recordó que la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito ha sido histórica y es, por eso, que desde Magallanes existe una sensación de esperanza al ver que han logrado que sea ley en Argentina.

Advierte de mujeres y niñas que han sido obligadas a abortar en la clandestinidad. “Las mujeres merecen vivir y deben poder decidir, no podemos tener niñas madres y no podemos seguir normalizando lo que este sistema patriarcal nos ha venido instalando de toda la vida… La lucha de las compañeras argentinas nos da fuerza para seguir adelante, dando pasos pequeños y gigantes, no vamos a soltar las calles hasta que así sea… Nuestra lucha debe ser incesante en esta materia y que debemos seguir dando la discusión política para que nuestra legislación también se haga cargo de una salud reproductiva y sexual integral”, dijo.

Por su parte Carolina Saldivia, otra de las dirigentes feministas de Magallanes, explica que la legalización del aborto en Argentina resulta trascendental para el movimiento feminista chileno, pues se instala como un precedente, que nos dice que aquí en Chile también, más temprano que tarde, será ley. “Lo interesante del debate que vimos ayer es la constancia que tuvieron las feministas argentinas en marcar la agenda y mantener el derecho al aborto como algo relevante, incluso en un año como el que vivimos”, dijo.

La dirigenta magallánica advierte que hubo además en el debate un énfasis en la necesidad de garantizar la educación sexual integral como base a toda la gama de derechos reproductivos y sexuales. “Entonces, creo que es interesante sacar aprendizajes de ese proceso, que nos marca una pauta y nos esperanza de que este lado de la cordillera también avanzaremos hacia la conquista de todos nuestros derechos reproductivos y sexuales. Es nuestro derecho contar con todas las herramientas para decidir si queremos ser madres o no, y así como los anticonceptivos deben ser provistos en la red pública tanto para hombres como mujeres, también debiera serlo la esterilización voluntaria ya que la maternidad debe ser deseada y no impuesta”, advierte.