Necrológicas
  • María Juana Klein Hernández

Construcción de ciudades más integradas

Por Emilio Boccazzi Campos Lunes 4 de Enero del 2021

Compartir esta noticia
84
Visitas

Hace pocas horas el Ministerio de la Vivienda ha anunciado una Inversión histórica en materia de construcción de viviendas en el país y en la región. La letra grande habla de un aumento de un 21,2 % en éste último año de gobierno del Presidente Piñera. Se habla de 11 nuevos proyectos habitacionales para Magallanes, con un total de 1285 viviendas. Todo ello muy bueno.

Sin embargo, la política habitacional que ha operado en Chile desde el año 2003 a la fecha ha sido un verdadero desastre. Ciudades construidas “de a pucho”, sin una planificación integrada, pagando altísimos valores de suelo, cuando lo lógico sería iniciar un “stockeamiento” de terrenos o suelo por parte de los organismos encargados de la vivienda en Chile (los Servius).

Por otra parte, se ha delegado por parte del Estado a los ciudadanos o las personas carentes de vivienda su organización, lo que ha llevado en algunos casos a la desesperación y la desesperanza, al tráfico de influencias y en muchos casos el acceso a la vivienda, se produce por la cercanía con la autoridad de turno. Esto también ha dado lugar a estafas por parte de personas que han liderado algunos grupos o comités, lo que ha constituido una estafa para gente modesta que aún quiere o necesita creer en el sistema.

En el caso de la vialidad urbana y las obras de equipamiento necesarias para estos nuevos conjuntos habitacionales, la cosa no es muy alentadora. Los conjuntos crecen donde se encuentra un pequeño terreno de 2 a 3 hectáreas. Eso no permite generar una adecuada planificación y llegada de los necesarios equipamientos que demandarán esas pequeñas o medianas poblaciones o villas como se le quiera denominar.

En el caso de Punta Arenas, el crecimiento de diversos conjuntos en distintas áreas de la ciudad, no han traído la materialización o construcción de obras de vialidad estructurante, que permitan dar salida adecuada a los flujos cada vez mayores de vehículos, en la ciudad con más tasa motorizada por habitante del país. La postergada o dilatada construcción de la Avenida Circunvalación no admite más demora. No hay paso fluido desde el sector poniente sur al sector poniente norte, que es donde se concentra gran parte de la atracción laboral. Gracias a Dios que teníamos construida la Costanera del Estrecho, sino el caos sería digno de las grandes capitales.

En el caso de Puerto Natales, la necesidad de materializar el nuevo acceso a dicha ciudad desde el sector de la Virgen, en la Ruta 9, es de vital importancia, para permitir la entrada o salida de todos los amplios sectores habitacionales que se han materializado en la capital del turismo desde mediados de los 90. El sector sur de dicha ciudad, con los conjuntos de la población Silva Henríquez y todas las etapas posteriores requieren un respiro de conectividad. El asunto no es tan grave como en la capital regional, pero va en avance.

Entender estas megas obras (de las cuales se cuenta ya con los diseños) es de primordial importancia, para la salud de la urbe, de la vida diaria, de la menor contaminación, de la mejor calidad de vida, al ahorrar valioso tiempo en la vida de cada habitante que debe desplazarse. La circunvalación de Punta Arenas y el nuevo acceso a Puerto Natales, además generan plusvalía urbana, pues anexan al desarrollo nuevas áreas, que hoy día son la trastienda, o se encuentran en la indefinición. Las obras públicas, bien pensadas son dinamizadoras de desarrollo. Piense en lo que significó para Punta Arenas, la materialización en los años 90 de la Avenida Eduardo Frei y la Costanera del Estrecho, constituyendo un primer cinturón o anillo que hoy debe buscar un apoyo en un par vial con esta circunvalación, que conecte desde Leñadura por el sur hasta Río Seco por el norte.

En relación a los equipamientos, estos en líneas generales han estado ausentes, en esta política afanosa de sólo pensar la ciudad, como una sumatoria de construcción de viviendas, pero sin un horizonte y una concreción de las obras que complementan este habitar, como los jardines infantiles, los centros comunitarios, los equipamientos deportivos y de entretención, Bomberos y eventualmente los Centros de Estadía diurna de adultos mayores en una población regional que crece a pasos agigantados con sus segmentos de población mayor.

A pensar y a actuar con celeridad. Buen 2021.