Necrológicas
  • Pascual Anselmo Candia Almazabal

“Tenemos la disponibilidad de sacar más buses, pero la demanda de pasajeros no ha aumentado”

Por La Prensa Austral Lunes 22 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
440
Visitas

A seis meses del inicio del funcionamiento del nuevo servicio de transporte mayor en Punta Arenas, el balance es positivo, puesto
que de 40 buses con 500 viajes se aumentó durante marzo a 50 buses y 600 viajes, con la posibilidad de aumentarla para la Fase 3.

El jueves 1 de octubre del año pasado debutaron los buses traídos desde Brasil, con los que la empresa Ascendal Group prometió mejorar considerablemente el servicio de transporte público en Punta Arenas. A seis meses de su entrada en funcionamiento, el balance en la empresa es positivo, puesto que comenzaron cuando la capital regional estaba en plena cuarentena total y con la situación del Covid-19 en su peor momento, considerándose en ese momento, como incontrolable.

Ahora, con el paso a la Fase 3 de Preparación, la situación ha tendido a mejorar. En el intertanto, hubo que mejorar las frecuencias de los servicios y disminuir los tiempos de espera. Asimismo, el público ha ido asimilando más las características del transporte, especialmente la aplicación para celulares, que va indicando la proximidad del bus en determinado paradero y que, pese a algunos minutos de desfase en ciertos casos, ha funcionado correctamente. Un dato es revelador. En estos seis meses, y aunque son mucho más rápidos que las micros anteriores, no se ha registrado ningún accidente grave.

El representante legal de Ascendal, Marcelo Cornejo, recordó que “como empresa de transporte público mayor, la pandemia definitivamente nos ha afectado. Tuvimos un  inicio absolutamente en cuarentena, entonces nos fue bastante complejo desde instalarnos en Punta Arenas, llegar con los buses, contratar a todo el personal necesario, y con el equipo que fuimos armando, pudimos iniciar una operación de acuerdo a los requerimientos de la autoridad. Nos sentimos bastante contentos y orgullosos de haber podido iniciar una operación en donde Punta Arenas estaba cerrado absolutamente. Posterior al inicio, nos hemos encontrado con una ciudad que por su propia situación ha tenido una infraestructura vial bastante compleja, sea por controles sanitarios, porque se están desarrollando caminos (en enero y febrero salen todos los trabajos que no se realizaron durante el año) y eso también nos hace complejo poder cumplir con el requerimiento que nos demanda la autoridad, pero no obstante, igual lo hemos cumplido y eso nos deja bastante tranquilos, que estamos cumpliendo el servicio esperado”, resumió.

De acuerdo a Cornejo, los usuarios han valorado la calidad del servicio, ya que “hemos recibido bastantes buenas críticas, no exenta de oportunidades de mejora, hemos tenido algunos incidentes todos muy menores, pero ningún accidente grave que lamentar o gestionar. En ese sentido hemos sido sumamente responsables con los conductores, en el caso de que ellos sigan teniendo las máquinas lo más nuevas posibles, que las sigan teniendo en buen estado y que sean sumamente respetuosos de las señalizaciones del tránsito, la velocidad, para evitar cualquier complejidad”.

El único problema es que, en este contexto de pandemia, han tenido algunas personas que han sido contacto estrecho, o han tenido Covid-19, lo que ha aumentado las licencias a nuestros trabajadores. Para ello han adoptado como medida que, además de sanitizar los buses todos los días, y mantener el 100 por ciento de la flota en óptimas condiciones, “también, durante gran parte del día, en distintos lugares, por ejemplo la Zona Franca, el hospital, el terminal de Aldunate, sanitizamos las máquinas”, destacó Cornejo.

Balance por etapas

En estos seis meses, Punta Arenas pasó de cuarentena total a Fase 2 en diciembre, la que se mantuvo hasta la semana pasada, en que se avanzó a “Preparación”, sin restricciones de desplazamiento para los fines de semana, salvo claro, durante el toque de queda. Es por ello que, para los primeros tres meses, se estableció una marcha blanca del servicio.

“Del Paso 1 al 2 y de ahí al 3, estamos aumentando la cantidad de viajes desde octubre a febrero. Hemos estado sacando cerca de 40 buses con 500 viajes y a partir de marzo pasamos de 50 buses a 600 viajes y son los servicios que hoy existen. Obviamente pasando a Fase 3 estamos preparados para seguir sacando más flota, hay que recordar que nuestra flota total son 70 buses y el proyecto está dado para sacar el 90% y el 10% mantenerlo en reserva. Tenemos la disponibilidad de sacar más flota, pero la demanda de pasajeros no ha aumentado. Todavía no están las condiciones y es lo que estamos controlando con la autoridad para sacar más flota y aumentar la frecuencia”, expuso.

Durante enero y febrero se transportó a cerca de 150 mil pasajeros mensuales, mientras que en diciembre el promedio fue de 140 mil “y en octubre y noviembre, cuando estábamos en cuarentena total, no alcanzábamos ni siquiera a los 100 mil. En marzo será muy similar, un par de miles más. Adultos fueron 110 mil mensuales entre enero y febrero, creemos que será lo mismo en marzo; escolares estábamos bordeando los 2.800 pasajeros mensuales, y adulto mayor, cerca de 40 mil, en enero y febrero”, puntualizó, agregando que “lo que esperamos es que el Paso 3 genere más movilidad, estamos preparando para poder sacar más flota, pero va a depender si los números aumentan”.

Sobre la dotación de choferes, indicó que “durante enero y febrero, entendiendo que el encierro no era menor, dimos las vacaciones proporcionales a todo nuestro equipo de trabajo. En eso hemos ido contratando de a poco más mano de obra, en este caso particularmente conductores, con el objetivo obviamente si hay más alza, en flota, tener una cantidad suficiente para sacar la flota para operar”.

Tiempos de espera

En cuanto a los tiempos de espera de los pasajeros, Cornejo asegura que “no tenemos por plan de operación, ningún servicio que tenga que esperar 40 minutos, puede ser una excepción a la regla y eso es lo que estamos trabajando. El mínimo tiempo de espera entre uno y otro bus va a depender mucho del horario, no debieran ser más de 30 minutos. En marzo eso igual se redujo a 20 minutos, dependiendo del servicio, la hora, pero obviamente a más pasajeros, más buses en la calle y obviamente, menos tiempos de espera”, reconoció.

Respecto de la cantidad de paraderos y su distribución, Marcelo Cornejo admite que “el problema que hoy se presenta es que aún hay una cierta falta de información de mejorar la señalética de los paraderos en la calle. Nos reunimos hace un par de semanas con la gente de la seremi y de tránsito de la alcaldía y hay un proyecto de poder mejorar esa señalética. En segundo lugar, hay paradas mixtas, y no respetar en este caso los estacionamientos, hace que algunos conductores no puedan detenerse en esa parada, hay colectivos, taxis o autos particulares en esa parada. Lo que estamos trabajando es que el conductor no pare en segunda fila, porque es un alto riesgo”.

En caso de que las paradas se respetaran, según el representante legal de Ascendal, “una persona no debiera caminar más de dos o tres cuadras para tener un paradero”.

Aplicación

Finalmente, hay una herramienta que ha demostrado ser muy útil, en especial para aquellos más familiarizados con la tecnología: la app BusCity, lanzada por la ministra de Tranportes Gloria Hutt, en su visita a Punta Arenas, y que se puede descargar tanto a través de la tecnología Apple como Android. “El pasajero, activando su punto referencial, puede ver el paradero más cercano y a qué distancia está ese bus de ese paradero. Está activa, sería bueno que la descargaran y si tuvieran problemas con esa aplicación, están todos los medios para hacer las observaciones y en nuestro correo contacto@ascendalgroup.com donde nos pueden hacer llegar las observaciones”, aconsejó finalmente, Marcelo
Cornejo.