Necrológicas
EDITORIAL

El riesgo de incendio al interior de los hogares

Por La Prensa Austral Jueves 25 de Marzo del 2021

Compartir esta noticia
36
Visitas

El uso de la calefacción impone a los hogares magallánicos una alta cuota de riesgo en materia de incendios.

Con cierta periodicidad ocurren siniestros que dejan elevados daños materiales y, en algunos casos, irreparables pérdidas de vidas humanas.

El domingo, recién pasado, un incendio en el barrio 18 de Septiembre cobró la vida de un vecino de 63 años, y trece horas después, una explosión de gas destruyó dos viviendas y dejó a un joven con graves quemaduras, en la villa Portal del Sur.

Se ha entendido que estas desgracias tan dolorosas pueden, en muchos casos, ser evitadas.

Cada año, próximo al inicio de la época invernal, empresas e instituciones encaran campañas preventivas a objeto de reducir el riesgo en que se desenvuelve la vida habitual de los habitantes de nuestra región. De lo que se trata es de entender que el peligro del fuego ronda más cerca de lo que muchas personas pueden creer.

Tal vez, haya otros servicios que en el marco de su acción social puedan abordar esta materia de manera de ir educando a nuestra comunidad, sobre todo a nivel escolar, pues el riesgo adopta diversas formas que van desde la contaminación en los hogares con gases tóxicos hasta el incendio con características catastróficas.

La adecuada mantención de los equipos de calefacción, la correcta evacuación de los gases derivados de la combustión e instalaciones eléctricas adaptadas a un creciente consumo forman parte de un programa mínimo que debe cumplirse en el interior de los hogares. Si bien, esta decisión debe adoptarse en el ámbito de cada vivienda, no es menos cierto que una adecuada formación o instrucción puede contribuir a darle la prioridad que merecen.

El progreso material que se observa en cada hogar significa la incorporación cada vez mayor de artículos eléctricos pero, este aumento en el consumo de energía no siempre va acompañado de una certificación de las instalaciones.

De igual forma, el uso de la calefacción sin los debidos resguardos se transforma en un permanente foco de siniestros. Accidentes tan lamentables como el ocurrido hace un par de días obligan a poner nuevamente la mirada en la siempre necesaria, pero muchas veces olvidada prevención.