Necrológicas
  • Pascual Anselmo Candia Almazabal

Mauricio Morales Académico: Participación electoral, no es sólo la pandemia

Por Agencias Domingo 4 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
30
Visitas

Aunque resulta imposible anticipar si las condiciones sanitarias serán mejores en mayo que en abril, lo cierto es que la democracia chilena ha funcionado a tropezones en el contexto de pandemia. El Salvador realizó elecciones legislativas en febrero de este año, Ecuador tendrá su segunda vuelta el 11 de abril, y Perú sus elecciones presidenciales en la misma fecha. Uno de los argumentos que se esgrimió para postergar las elecciones en Chile es que la participación sería ostensiblemente baja, y que el cambio de fecha empujaría esa participación.

No hay garantías ni de lo uno ni de lo otro. El gobierno y los expertos no pueden asegurar que en mayo tendremos una reducción significativa de contagios por Covid, y la experiencia electoral de otros países en términos de participación tampoco es contundente. Según IDEA Internacional, en Estados Unidos y Polonia la participación en elecciones organizadas en contexto de pandemia fue superior al promedio de participación entre 2008 y 2019, mientras en Suiza, Italia y Venezuela, la participación bajó. En Chile, el plebiscito de octubre registró el porcentaje de participación más alto desde la instauración del voto voluntario (50,9%).

La participación en las comunas populares de la capital- con mayores tasas de contagio en comparación con el resto- aumentó significativamente en comparación con la segunda vuelta de 2017. En La Pintana, por ejemplo, votó el 37,3% del padrón en 2017, y en 2020 lo hizo el 52,8%. Para esa fecha no existía un horizonte claro sobre el proceso de vacunación, pero los ciudadanos salieron a definir el futuro de Chile.

Puede ser, entonces, que no sea sólo la pandemia lo que explique la baja predisposición a votar, sino que también las características de esta elección: más de 16 mil candidatos en competencia, 2.768 cargos a cubrir, desorden político e institucional, crisis económica, y una participación histórica que desde 2012 sólo superó el 50% para el plebiscito.