Necrológicas
  • Diego Alberto Vera Velásquez
  • Violeta María Sturiza Matic
  • Mauricio Bargetto Orellana
  • Filomena Sánchez Barría
  • Nancy Galáz Espinoza

Pandemia ha aumentado riesgo de accidentes domésticos

Por La Prensa Austral Sábado 24 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
425
Visitas

Profesionales del Hospital Clínico advierten de situaciones y llaman a extremar medidas de seguridad.

Un aumento de accidentes en el hogar, se ha venido observando durante este periodo de emergencia sanitaria en Punta Arenas.

El tema de los denominados “accidentes domésticos” fue abordado por los profesionales del Hospital Clínico, con especial énfasis en lo preocupante que resulta el que las víctimas sean niños y, en muchos casos, con quemaduras como consecuencia.

La enfermera supervisora del Centro de Responsabilidad Infantil del establecimiento, Carmen Gloria Sandoval, señaló que durante los primeros 4 meses del año se han registrado dos accidentes con menores como protagonistas, provocados por manejo del producto químico utilizado comúnmente como adhesivo de uñas acrílicas. “A razón de la pandemia nos hemos encontrado con un aumento de los accidentes en el hogar, pero lo más grave han sido las quemaduras. Tenemos un número importante de pacientes quemados y también de atricción, que es cuando se aprietan los dedos con las puertas, pero hoy lo grave son aquellas quemaduras cuya fuente ha sido química, pero química a razón de un producto que utilizan las mujeres, en este caso cianoacrilato, que es el pegamento de la uña acrílica. Este producto se ha derramado en partes del cuerpo de dos de nuestras niñitas, en una fue en el tobillo y la otra en el muslo”, lamentó la profesional.

A tener cuidado

Por su parte el cirujano del Cae infantil del Hospital Clínico, Dr. José Antonio Sepúlveda, subrayó que el niño magallánico pasa mucho tiempo en el hogar y que existe un grupo etario (de los 2 a los 5 años) que no tiene mucha conciencia de los peligros que hay dentro de una casa.

“Los niños se queman con agua caliente en un porcentaje altísimo y ocurre cuando la familia tiene esos hornos cuya puerta se abre en sentido vertical; el niño pisa la puerta e intenta subir y la olla que está con agua caliente cae sobre el rostro y el pecho del menor. Lo mismo ocurre cuando se está preparando café; al niño lo sientan en el regazo, en las piernas, y el pequeño por curiosidad toma aquello que le llama la atención, que está humeando”.

Agregó que también están las quemaduras por corriente, que es cuando se utilizan alargadores. Lo anterior afecta especialmente a los más pequeños que están en etapa de “gatear” y que, incluso, pueden tomar el artefacto eléctrico para llevárselo a la boca.

Sepúlveda sostuvo que muchos de los casos que llegan al hospital derivan en cirugías de urgencia, algunas por la entrada de cuerpos extraños a través de boca, nariz y oído, y por la ingesta de cloro y destapa cañerías. “Por eso es fundamental mantener dichas sustancias bajo llave, bien cerradas y evitar que el niño se meta a la cocina. Ojo con el agua caliente, cuidado con los elementos que el niño se pueda llevar a la boca. Y lo de la electricidad, que es importante contar con todas las medidas de seguridad en la casa”, recomendó.