Necrológicas
  • Florangel Alvarez Quezada
  • Odesa María Medur Didivic
  • Orlanda Baeza Becerra

Cesantía y reducción de ingresos amenazan a los trabajadores del gremio gastronómico y turístico

Por La Prensa Austral Sábado 8 de Mayo del 2021

Compartir esta noticia
351
Visitas

Una nueva manifestación organizó el gremio gastronómico de Punta Arenas, que esta vez estuvo acompañado de los hoteleros, el turismo, y eventos; todos contra la medida de prohibición de funcionamiento que pesa sobre ellos, producto del retroceso de Punta Arenas, Natales y Porvenir, a Fase 1 del Plan Paso a Paso. Una cuarentena total que les hace recordar el 2020 y sus nefastas consecuencias para el sector. Pero mientras los dueños de restaurantes y dirigentes de las asociaciones llevaban la voz cantante, al interior de los negocios, garzones, cocineros y administrativos continuaban trabajando, vislumbrando un futuro incierto.

Alvaro Monroy es maestro pizzero en el Restaurante Mesita Grande, y afirma que esta prohibición tiene repercusiones en todos los ámbitos, “obviamente económica, porque a nosotros nos baja la renta, ya que los restaurantes, gran parte de los sueldos se complementan con las propinas o tips, y lógicamente, al haber menos venta, eso disminuye. Nos complica y afecta desde el punto de vista de la organización de los tiempos, porque tenemos que andar con restricciones, el restaurante tiene restricciones para abrir, por lo que se va a disminuir personal y el que queda, debe tratar de suplir o reemplazar las labores de las personas que no pueden estar. Eso hace que tengamos que trabajar un poco más y recibir un poco menos. Nuestras deudas siguen, y tenemos que acomodarnos dentro de esta nueva normalidad que nos exigen y claro, la repercusión más grande es en el tema económico, que las ventas bajan, no se vende lo mismo de antes desde hace más de un año, que bajamos a un 20%”.

Para Monroy, la baja, producto de las propinas, es más de la mitad de los ingresos. “La propina en un restaurante de este sector, es equivalente a un sueldo más, por lo menos, en promedio 400-500 mil pesos y no estamos recibiendo ni siquiera la mitad. Al haber también mayor exigencia, nuestro sueldo es mucho mejor, porque hacemos más horas, por lo general todos los días te tienes que quedar un poco más de tiempo, y eso va sumando como horas extras, beneficios, y eso ya no existe”.

Al lado, en el Restaurante La Luna, la chef internacional Noelia Barría expresó que “desde el inicio de la pandemia tuvimos una pausa de tres meses, en la cual nuestro empleador nos envió a la Administradora de Fondos de Cesantía, pero llega un momento donde ellos toman la decisión de reabrir el restaurante y ahí es donde comenzó mi trabajo de buscar un equipo. Con estas altas y bajas de cuarentena, Fase 1, Fase 2, hemos tenido que ir cambiando varias cosas para contratar a nuestro personal, que de partida, son seis compañeros que intentamos mantenerlos con mucho esfuerzo, porque las ventas bajan mucho, pero estamos haciendo el mejor intento de mantenernos en pie y que esto dure dos semanas, porque ya se nos fue la mitad del equipo de garzones a la AFC, y tampoco es que se acumule mucho dinero, es un resto que te sacan del sueldo. Todos tienen diferentes historias y obviamente hay que pagar arriendos, además que Punta Arenas es una ciudad tremendamente cara”, opinó.

Los guías turísticos

Otro drama lo viven los guías turísticos, tal como lo dejó de manifiesto el presidente de la Asociación de Guías de Turismo de Magallanes, Jaime Maynard: “Llevamos 14 meses sin ningún ingreso ni actividad y nuestra proyección a futuro se ve bastante negra. Esto es como si fuera un jardín infantil, nos cierran y somos responsables de la pandemia, somos castigados porque no nos portamos como corresponde y la situación es muy distinta. La autoridad sanitaria tiene que dar la solución a este problema, y la autoridad económica tiene que entregar la solución y los recursos para que podamos sobrevivir en esta pandemia. Vamos a cuarentena, pero siempre y cuando estén los respaldos de la autoridad económica, que no han estado en 14 meses. La autoridad dice que nos entiende, mi nieto tiene 10 años y también me entiende, pero el problema no es ese, sino que se solucionen los problemas”, ironizó finalmente Maynard, que calcula que en la región hay 250 guías de turismo, 100 de ellos de Punta Arenas.

Finalmente, uno de los voceros de este movimiento, el presidente de la Asociación de Gastronómicos de Punta Arenas, Jaime Jelincic, repudió los dichos de la gobernadora de Ultima Esperanza, Ericka Farías, quien llamó al gremio gastronómico “a ser comprensivos, concientes y solidarios”.

“Es una declaración absolutamente antagónica, odiosa, lo que hace es provocar. Lamentamos que una autoridad de la región use ese lenguaje. Primero, porque desconoce absolutamente la actividad que nosotros estamos desarrollando, habla de solidaridad a un gremio que ha estado 14 meses afectado, diez meses cerrados, y nos pide a nosotros que seamos solidarios, a nosotros que hemos seguido pagando nuestros impuestos, haciendo el esfuerzo para pagar las imposiciones; las ayudas del Estado han sido miserables, porque el grueso de las ayudas son lo que nosotros mismos nos hemos endeudado. Los gremios de la industria turística hemos sido los que más hemos sufrido con esta pandemia, cada vez que hay problema que se escapan los contagios, a nosotros nos cierran. Me gustaría que la gobernadora fuera solidaria como hemos sido nosotros, me gustaría que esté, de estos 14 meses, 10 sin ingresos; si quiere ser solidaria, es muy fácil hablar con lo que hace con el esfuerzo de los demás, mientras ella está sentada en su oficina recibiendo sus recursos mensualmente”, finalizó Jelincic, que exigió a Farías que se retracte o pida disculpas.