Necrológicas

La temible “depre”

Por Jorge Abasolo Lunes 7 de Junio del 2021

Compartir esta noticia
86
Visitas

Según un Informe de la OMS (Organización Mundial de la Salud) las mujeres son más depresivas que los hombres en una relación de 3 a 1.

Hay razones para que los hombres sean menos depresivos, claro:

– Conservan su apellido.

– Los mecánicos le cuenta siempre toda la verdad.

Lo que este informe no cita es que las mujeres suelen deprimirse por razones más profundas, como no poder tener el tercer hijo o verse imposibilitada de comprar esa casa de dos pisos donde podría meter a toda su familia, suegros incluidos. Es que el cariño de las mujeres es muy grande…

En tanto el hombre puede deprimirse porque su mujer le escondió los chuteadores, se le acabó la cerveza en medio de una cháchara con los amigos…o a la selección de fútbol le tocaron dos partidos consecutivos con rivales muy difíciles.

En Chile se calcula que entre el 15 y 20 por ciento de las consultas médicas presentan sintomatología depresiva, incluyendo a partidarios de la Nueva Mayoría, del Vamos Chile y algunos simpatizantes del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

Aunque ya está dicho, el hombre es menos depresivo que la mujer, y la lista se prolonga en razones:

– Los zapatos nuevos nunca le hacen tira los pies.

– Para unas vacaciones de una semana necesitan de una sola maleta.

– Pueden abrir todos los frascos.

– Si en una reunión social aparece alguien con la misma ropa, pueden llegar a hacerse amigos.

La temible “depre” asoma como un descenso del ánimo o tristeza, acompañada de ansiedad, ideación pesimista, lentificación motora, disminución del apetito, libido y horas de sueño.

Se ha comprobado que espías, serenos, rondines y jefes de servicio de turno no sufren con la falta de horas de sueño y hasta mejoran su rendimiento laboral. Las razones saltan a la vista.

Frecuentemente se minimizan los síntomas pues se parecen a los cambios normales de ánimo. Esto explica que menos del 14 por ciento de los depresivos concurra al médico y que, del total de personas que consulta, el 90 por ciento es atendido por médicos generales. Menos del 10 por ciento va al especialista, y cuando la persona se percata de su error…le aumenta la depresión.

Que el hombre se deprima menos que la mujer, puede obedecer también a causas endocrinológicas y a una sensibilidad menos compleja. Así se entiende que los varones pueden ver televisión con un amigo en absoluto silencio y por horas, sin pensar “debe estar enojado conmigo”. También ciertas simplezas para enfrentar la vida permiten que los machos sean menos propensos que las féminas para salir de paseo con la depresión. Algunos ejemplos:

– Su ropa interior no cuesta nunca más allá de 3 mil pesos el pack de tres.

– Pueden andar con un mismo peinado por tres, cuatro, cinco años y más…

Conviene tener en cuenta que la depresión monopolar es la más frecuente, y suele darse en personalidades con un exagerado afán por el orden, rigurosos y muy cumplidores.