Necrológicas
  • Ines Ruiz Ruiz
  • Zoraida Vera

Del arquitecto magallánico Sergio Baeriswyl: “Paisajes ancestrales del fin del mundo”: Dibujos de Tierra del Fuego con nombres en lengua selknam

Por La Prensa Austral Domingo 4 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
42
Visitas

– En 160 páginas, el autor realiza un recorrido por zonas que recorrió en distintos momentos
de su vida, indagando en las denominaciones que les habían dado los pueblos originarios.

En distintos momentos de su vida, el arquitecto Sergio Baeriswyl visitó Tierra del Fuego, llamándole la atención montanas, lagunas, cerros y pampas, las que iba registrando en un croquis, a través del dibujo, con las técnicas aprendidas por su profesión. Con el tiempo se fue internando en sectores de más difícil acceso, encontrando nuevos paisajes y sectores prácticamente inexplorados. Al mismo tiempo, leyó sobre la historia de la isla, conoció sobre los pueblos originarios y trabajó con la Corporación Selknam Chile, para nombrar 28 hitos naturales con nombres ancestrales. Así, dio forma a un extenso libro de ilustraciones, que ya se encuentra disponible para la venta a través de la página www.paisajesancestrales.cl.

“El dibujo para mí es casi como un hobbie y es muy bonito cuando uno se conecta con el lugar. Lo hacía como algo muy personal y con el tiempo, como empecé a hacer estos viajes más regulares al sur de Tierra del Fuego, seguí dibujando y de repente, me di cuenta que llegué a reunir unos 200, y que los lugares que estaba dibujando, sobre todo los últimos años, había muchos lagos, lagunas y cumbres que no tenían nombre oficial, y eso me llevó a la reflexión, de pensar que todos estos lugares fueron habitados por el pueblo selknam, por más de diez mil años, y que los nombres se perdieron por la colonización occidental, y me pareció que era un desafío interesante poder investigar sobre los nombres originales para ponerlos en valor”, explicó el arquitecto, para quien Tierra del Fuego siempre llamó su atención por lo inhóspito y por todo lo que hay que conocer de esta zona.

En ese sentido, al buscar los nombres, no tuvo éxito con la cartografía oficial y así fue como se comunicó con la Corporación Selknam Chile, “y les pedí colaboración. Les conté que me había encontrado con esta realidad, que todos estos territorios que fueron habitados hoy no tenían nombre y los invité a hacer un trabajo en conjunto con ellos para poder rescatar estos nombres. Trabajamos ocho meses, y fue una labor muy bonita y colaborativa, en especial de parte de su presidenta Hemany Molina, quien impulsó este trabajo que permitió nominar estos 28 hitos naturales con nombres, evocaciones, del pueblo ancestral selknam. Ellos hicieron un trabajo interno con las distintas familias para ver con las memorias, recuerdos, evocaciones de los paisajes, y así fueron haciendo esta reconstrucción que agregué al libro y que le dieron sentido a la publicación de los dibujos”, reconoció Baeriswyl.

En total, de estos 28 hitos, 18 son cumbres y 10 lagos, que además de quedar publicados en este libro, ya tuvo trascendencia a nivel oficial, porque “el municipio de Timaukel, en diciembre del año pasado, cuando mostramos la propuesta, decretó estos 28 hitos con los nombres oficiales, por decreto municipal. Lo que ahora estamos viendo es que queden en la cartografía oficial chilena, por eso lo vemos como un proyecto, el libro servirá como mensajero para que pueda ir, en el fondo, abriendo caminos con las autoridades para que se puedan ir reconociendo estos lugares con las evocaciones y nombres ancestrales del pueblo selknam y que esto se pueda perpetuar”, recalcó.

En todo caso, Sergio Baeriswyl sabe que aún queda mucho por explorar en Tierra del Fuego, zona a la que califica de muy desolada, inhóspitas “y yo encuentro mucha belleza en esa soledad de los paisajes, que a uno lo hacen entrar en contacto con la creación, no necesariamente desde una mirada religiosa, sino que con la evolución de la tierra”, explicó el arquitecto sobre la razón por la que lo cautivó la isla, a pesar de que recorrió, en estos 15 viajes, 280 kilómetros cuadrados, al sur del lago Deseado hasta más al sur del lago Fagnano.