Necrológicas
  • Ines Ruiz Ruiz
  • Zoraida Vera
En ceremonia de distinción de Ciudadano Ilustre 2019

Familia de Jaime Gutiérrez Varillas continúa con su legado donando dos parcelas para ser sorteadas en las Jornadas

Por La Prensa Austral Viernes 9 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
797
Visitas

El acto, postergado desde octubre de 2019, se realizó en el Centro Cultural.

El 2 de agosto de 2019, Jaime Gutiérrez Varillas dejó de existir, pero a pocos días de su fallecimiento, el 22 de julio, recibió la visita de las autoridades regionales, que le comunicaron que había sido distinguido como Ciudadano Ilustre de Magallanes. Por ello, la ceremonia iba a ser un homenaje póstumo al destacado empresario y filántropo. Ese acto estaba fijado para el 21 de octubre de ese año, el que no se pudo concretar, debido al inicio de las protestas sociales en el país.

Pero a casi dos años de su distinción, el recordado ganadero tuvo el homenaje que se merecía, y que se realizó ayer en la tarde, en el Centro Cultural. En un ambiente muy distinto al que dejó, con restricciones y gente con mascarilla, que ocultaban la emoción que sentían, su familia fue la depositaria del cariño que Jaime Gutiérrez Varillas supo cosechar en sus 74 años de vida.

En el exterior del Centro Cultural, su esposa Ruth Muñoz, sus hijos Macarena y José Manuel, más su nieta María Vicenta, fueron recibidos por la banda del Instituto Don Bosco y voluntarios de la Sexta Compañía de Bomberos, Bomba España.

En sus palabras de bienvenida a la ceremonia, la intendenta Jenniffer Rojas destacó las cualidades humanas de Jaime Gutiérrez Varillas, un hombre que por su conciencia social, se convirtió en benefactor de instituciones como Bomberos, el obispado, clubes deportivos, el Centro de Rehabilitación del Club de Leones Cruz del Sur y muy especialmente de los vecinos del sector Llau Llau, a quienes ayudó a mejorar considerablemente sus condiciones de habitabilidad.

Tras las palabras de la intendenta, se exhibió un video que resumió su vida y que contó con los testimonios del presidente de la Sociedad Española, Juan José Salas; de la presidenta de la junta de vecinos Llau Llau, Cecilia Cárdenas; el titular del Club de Leones Cruz del Sur, José Rosales. Otro momento emotivo fue la interpretación, en gaita del himno de Asturias, a cargo de Fernando Capellán. Por su familia, las palabras estuvieron a cargo de su hija Macarena, que reveló un íntimo episodio que vivieron tras aquella visita de las autoridades, en la que le comunicaron su distinción.

“Ese día, después que todos se fueron, lo vi reflexivo y callado; le pregunté qué pensaba y me dijo ‘es verdad que ayudé, pero debí ayudar más’”, fue la frase que recordó su hija, la que refleja fielmente lo que fue Jaime Gutiérrez Varillas, un magallánico orgulloso de su tierra, pero también con su corazón muy puesto en Asturias; y con una personalidad única y especial. En ese sentido, Macarena Gutiérrez también quiso valorar la función que cumplió su madre Ruth, quien muchas veces fue quien canalizó las ayudas y estuvo siempre a su lado, incluso para recordarle que hablara más despacio.

Pero para que la obra solidaria de Jaime Gutiérrez Varillas no quede solamente como parte del archivo, su familia anunció que para la siguiente edición de las Jornadas por la Rehabilitación, donará dos parcelas para ser sorteadas en una rifa, manteniendo el legado de su labor solidaria, siempre centrada en su amada Región de Magallanes.