Necrológicas
  • Héctor Hugo Pérez Ojeda
  • Rubén Barrientos Figueroa
  • Luis Alberto Bórquez Sánchez

Obispo Bastres aboga porque la Convención Constituyente amplíe el espacio que debe dejarse al ejercicio de la libertad religiosa

Por La Prensa Austral Sábado 17 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
31
Visitas

El obispo de Magallanes, Bernardo Bastres, al reflexionar sobre los desafíos de la Convención Constituyente, planteó que un elemento importante a considerar, será el “amplio espacio que debe dejarse al ejercicio de la libertad religiosa, uno de los fundamentos de un sistema democrático, sin permitir coacciones o restricciones a las expresiones de los aspectos espirituales propios de la dignidad humana”.

Lo anterior está contenido en una carta abierta dirigida a los feligreses locales, en el inicio del trabajo de la Convención, con miras a elaborar una nueva Constitución, para lo cual desde ya compromete su oración para que esta tarea pueda ayudar a solidificar el “alma de Chile”.

Bastres expresa su interés como Iglesia de procurar el bien común, que debe “salvaguardar todo aquello que afecta a las personas que habitamos nuestro país y, especialmente, la capacidad de establecer una forma de relacionarnos y de vivir en la casa común, que permita a todos, su desarrollo espiritual y material”.

Enseguida añadió que “es esperable y exigible a quienes han sido llamados a esta delicada misión, que comprendan que la nación tiene un pasado desde el cual surgen los fundamentos de su ser. Entre estos elementos, se encuentra aquello que es esencial al ‘alma de Chile’, la fe judeo-cristiana, que ha dado identidad y cohesión a nuestra nación. El cristianismo, con sus luces y sombras, ha marcado nuestro ser como país, por ello nos preocupa que se desconozca o que se hable de refundación, en un sentido negativo y no como “la revisión de la marcha de una entidad o institución, para hacerla volver a sus principios originales o para adoptar estos a los nuevos tiempos”. (RAE)

Monseñor agregó que en la “casa común”, que es el mundo, que se nos ha dado a todos, existen pueblos y culturas diversas, que han dado lugar a la nación chilena.

Recordó que la misma Iglesia invita a solucionar los conflictos y tensiones, en el camino del diálogo y la negociación, que nos ayudará para alcanzar la paz. “En particular, el grupo minoritario tiene el deber de promover la libertad y la dignidad de cada uno de sus miembros y de respetar las decisiones de cada individuo, incluso cuando uno de ellos decidiera pasar a la cultura mayoritaria”.

Manifestó que redactar una nueva Constitución, “comporta recoger el pluralismo de nuestra nación, estableciendo un ejercicio del poder político que la resguarde, que reconozca la diversidad en la unidad, los derechos y deberes de los ciudadanos y las maneras de resolver los conflictos que en toda sociedad humana se presentan”.

La máxima autoridad eclesiástica en Magallanes invitó a poner este acontecimiento tan importante para la vida de Chile en manos de la Virgen del Carmen, Reina y Patrona de esta Patria, como lo establecieron los padres fundadores de la nación.

Por último, instó a orar con insistencia a Dios por todos aquellos que tienen en sus manos proponernos una nueva Carta Fundamental. “Que su amor a Chile y el bien de sus habitantes, sea su preocupación, su desvelo e ideal. Que, dejando de lado favoritismos, ideas sectarias, e incluso ideologías, para plasmar en la nueva Constitución aquellos principios en que todos nos veamos reflejados”.