Necrológicas
  • Javier Pardo Ojeda
  • Paulino Vásquez Argüelles

Joven fue torturada y decapitada tras rechazar propuesta de matrimonio en Pakistán

Por Agencias Martes 10 de Agosto del 2021

Compartir esta noticia
648
Visitas

Las últimas horas de Noor Mukadam estuvieron marcadas por el terror. Golpeada repetidas veces, la mujer de 27 años saltó por una ventana, pero fue arrastrada de nuevo adentro, maltratada otra vez y finalmente decapitada. Un amigo de la infancia fue acusado de su asesinato.

El horrible episodio en un barrio exclusivo de Islamabad se suma a una serie de ataques sufridos por mujeres en Pakistán, donde defensores de los derechos humanos dicen que la violencia de género va en aumento a medida que el extremismo religioso gana terreno.

Mukadam era la hija de un diplomático y su condición de miembro de la elite del país ha enfocado la atención en la implacable violencia contra las mujeres en Pakistán, según la prominente activista Tahira Abdullah.

La policía detuvo a Zahir Jaffar, hijo de un empresario rico, por el asesinato de Mukadam. Las primeras versiones indican que la mató porque rechazó su pedido de matrimonio.

La brutalidad de la agresión -el agresor utilizó una manopla de bronce- y el temor a que su elevado estatus social signifique que podría quedar en libertad, impulsó a muchos en Pakistán a denunciar. Han celebrado protestas y una vigilia con velas y han lanzado una campaña en las redes sociales #justicefornoor para evitar los intentos de utilizar influencias y dinero para sacar al acusado del país.

En una petición que circula por Internet, el autor exige que el sistema judicial del país “haga responsables a los autores de la violencia. Exigimos justicia. Exigimos rapidez. La exigimos para Noor. La exigimos para todas las mujeres”.

La mayor parte de las víctimas de esta violencia, no obstante, son mujeres pobres o de clase media y sus muertes rara vez salen en los diarios. Cuando salen, tienden a ser ignoradas.

El Parlamento paquistaní no aprobó este mes un proyecto de ley que buscaba proteger a las mujeres de la violencia en sus casas, incluidas agresiones de los maridos. Decidió pedir al consejo de la ideología islámica que opinase sobre la propuesta. Al mismo consejo que previamente había dicho que los maridos podían pegarles a sus esposas.